Beatriz Valle: de furibunda activista a la más cuenta crítica de la cúpula de Libre

TEGUCIGALPA, Honduras «Los resentimientos personales también son antesala de traición…cuidado». Este tuit escrito a las 7:01 de la noche de un 3 de julio de 2017 por la congresista más votada por Libertad y Refundación (Libre), Beatriz Valle, se ahogó en la montaña de mensajes que suele escribir la dama que en la actualidad se volvió una de las personajes más críticas del partido de corte izquierdista que gobierna por primera vez un país asolado...
Katerin Galo3 junio, 2022

TEGUCIGALPA, Honduras

«Los resentimientos personales también son antesala de traición…cuidado». Este tuit escrito a las 7:01 de la noche de un 3 de julio de 2017 por la congresista más votada por Libertad y Refundación (Libre), Beatriz Valle, se ahogó en la montaña de mensajes que suele escribir la dama que en la actualidad se volvió una de las personajes más críticas del partido de corte izquierdista que gobierna por primera vez un país asolado por las políticas neoliberales nacionalistas y liberales, quienes están como espectadores mientras esperan que el tsunami político arrase a fin de retomar la administración en los comicios de noviembre de 2025.

Dejamos algo claro en El Pulso: Con ese tuit de la congresista Valle no estamos diciendo que sea traidora a la causa que defendió con uñas y dientes desde el golpe de Estado del 28 de junio de 2009, sino que este texto está siendo utilizado por sus camaradas para atacarla vehemente y virulentamente por comenzar a revelar interioridades que podrían suponer un golpe bajo a la conducción de Libre y a la presidenta Xiomara Castro. En el caso de que las revelaciones que haga la lideresa política, supondrían un golpe bajísimo al flamante gobierno.

El lenguaje del hondureño es muy florido, folclórico y muchas veces cómico. En el caso de nuestra personaje, se asemeja al siguiente adagio: Una mujer enojada es como una balacera en ascensor. Ese refrán no deja de tener razón en el caso de Valle. Una breve descripción psicológica nos daría el siguiente análisis (dejamos claro que no somos estudiosos de la conducta humana, de eso ya se encargan los discípulos de Freud): Beatriz Valle podría padecer del mal de la esponja. Significa que habría soportado algunas conductas autoritarias del liderazgo oficialista, tramas de sus compañeros hasta que no soportó más y la coyuntura en la elección de la actual directiva del Legislativo la hizo sublevarse.

Si el afamado escritor norteamericano George Orwell viviera en Honduras, tendría como personaje ideal a la parlamentaria para reeditar el libro Rebelión en la Granja que -insistimos-, si Valle da más detalles sobre lo que ocurrió con la directiva de Redondo y del porqué ella y un grupo de diputados disidentes (a instancias del expresidente y asesor del Ejecutivo) Manuel Zelaya, pudiera ser que la grieta en Libre ya sea insalvable y haga fracasar el proyecto político que surgió de las calles para la toma del poder. La refundación, prometida por Mel, podría quedar en papeles y el descontento en sus bases sería demoledor.

Démosle un poco de actualidad a los dichos de Valle: Luego de anunciar su expulsión de las filas del partido Libertad y Refundación (Libre) la diputada Beatriz Valle se ha destapado en sus redes sociales, haciendo aún más evidente su distanciamiento con la dirigencia de ese aparato político.

Externó que «aquí por decir la verdad dicen que uno es controversial, pero lo que hay es escasez de personas que la digan y por eso se sorprenden. Yo voy a ir contando todo lo vivido en estos 24 años, todo».

«Así que estén pendientes, no quedará piedra sin levantar. Vaciados telefónicos y otros», sentenció.

Lea más: «Redondo es tan presidente de facto como lo fue Micheletti», asegura diputada Beatriz Valle

Comentó que «voy con una interioridad. Yo hablé personalmente y por celular con los siguientes diputados Hugo Noé Pino, Jari Dixon Herrera, Ligia Ramos y Silvia Ayala, para contarles lo que íbamos a hacer en el Congreso Nacional y ellos me dijeron que se iban sin votos».

Aseguró que «el periodista, Raúl Valladares, me llamó y me escribió un par de mensajes empujando a que buscáramos votos para -ser presidente del Poder Legislativo- Jorge Cálix a instancias de -coordinador de Libre- Manuel Zelaya, quien siempre tuvo pleno conocimiento de lo que estábamos haciendo para luego tildarnos de andar con el crimen organizado».

«Mientras instalaban la Junta Directiva de facto, que así permanecerá porque al legalizarla se le da demasiado poder a Luis Redondo -actual titular del hemiciclo- quien es el nuevo tramitador de Casa Presidencial. Mucho poder a Luis Redondo significa mucho poder para Salvador Nasralla (designado presidencial). ¿Se entiende?».

Añadió que «Raúl Valladares además de periodista, es un operador político en Honduras. Él es gran amigo del expresidente Zelaya y eso es de conocimiento público. ¿Le enoja la verdad? Manuel Zelaya públicamente apoyó para que Yani Rosenthal -expresidenciable liberal- tuviera los sellos del Partido Liberal y que fuera el candidato, lo dijo en mi casa, ahí estaba Mauricio Ramos Suazo».

Al ser cuestionada de ¿por qué no buscaron los votos para llevar a la presidencia del Congreso Nacional a Jorge Cálix, dentro de las filas del partido Libre, ya que ellos son mayoría en el hemiciclo?.

Valle respondió que «¿Y los 21 diputados de Libre qué son? y busqué a varios otros, a quienes señalé en otra publicación. Ellos ya estaban con el plan de tomarse a la fuerza el Legislativo o ¿cree que la violencia de los diputados y la patada de Rasel Tomé fueron espontáneas?».

La congresista prometió que en los próximos días seguirá dando detalles sobre la dirigencia del partido Libre, la Junta directiva del Congreso Nacional y la política hondureña.

Le puede interesar : «Fui expulsada definitivamente de Libre» anuncia diputada, Beatriz Valle 

En enero anterior, según consignó La Tribuna, «la diputada electa Beatriz Valle admitió que la sacó del aire y le duele en el alma que la presidenta electa, Xiomara Castro, los llamara traidores por apoyar a Jorge Cálix para presidente del Congreso».

«Me siento sorprendida de la conducta porque en vez de valorarnos a los diputados que hemos luchado durante 12 años, usted me tiene una bancada de 50 diputados y la familia Zelaya sale apoyando al diputado Luis Redondo, teniendo 50 diputados», dijo a un canal de televisión y que lo plasmó el rotativo capitalino.

Lamentó que Zelaya -prosigue el texto- los convocara tarde para consensuar la junta directiva con Redondo a la cabeza.

Consideró que «el Congreso no le pertenece a una bancada sino a cuatro bancadas porque así lo decide el pueblo hondureño».

A renglón seguido, recurrió a la sátira e ironía, en el sentido que «yo me hice ladrona de un día para otro, yo me hice corrupta de un día para otro, yo me hice narcotraficante de un día para otro».

«Respetamos nuestra presidenta, no nos metemos en los asuntos de nuestra presidenta, me extraña que no la hayan asesorado para decirle que un ser humano no puede otorgarle a otro algo que no le corresponde».

En la entrevista, que fue concedida a un canal, fustigó a la presidenta Castro: «Usted me acusó de traidora, me duele en el alma porque yo nunca tuve un rédito de andarlo apoyando usted, presidente Mel, solo sacrificio a costa de mi reputación, usted siempre supo que yo no tuve nada que ver con usted pero fue incapaz de desmentir a la gente porque usted es de esta sociedad machista cuando ustedes le dicen ‘ay qué cuero te estás echando’ y la pobre mujer queda como una mujer de valores ligeros».

«Cuando la subcoordinación, usted me dijo que Xiomara se iba a oponer rotundamente porque ella pensaba que yo había sido su amante cuando usted sabe que eso jamás ocurrió y yo me la tuve que aguantar y ¿sabe por qué?: Me lo aguanté porque yo tengo vocación política y tengo vocación de poder y eso no es ningún pecado porque sería el mismo pecado que está cometiendo usted y doña Xiomara entonces aquí tenemos que respetar los derechos de los demás», dijo.

«Mi único pesar cuando gané las elecciones fue no tener a mis padres vivos para que me vieran, es el único pesar, a mi papá lo mataron ¿se acuerdan? Me acuerdo de ustedes, doña Xiomara, me recuerdo cuando David Romero me atacó a mi hija ¿se acuerda cuando yo me enfermé que no recibí ni un mensaje de solidaridad de ustedes ni del partido porque ustedes andaban quedando bien con David Romero? ¿se acuerda y yo callada y le tiraron un vaso de agua a Nelson Ávila, ‘ay me solidarizo’, hagamos conciencia, ustedes no pueden derrumbarle el prestigio de una persona, yo tengo años de estar luchando”, fustigó.

 

 

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021