Presidente del Congreso Cálix: Mel ha sido grosero conmigo; lo único que he hecho es servir

TEGUCIGALPA, Honduras «Soy el presidente del Congreso Nacional y no porque así lo quiero o decidí», sostuvo la mañana de este lunes Jorge Cálix, después de la crisis política que se desató en Honduras por la elección -casi simultánea- de dos juntas directivas. Expuso que él obtuvo más votos que el diputado Luis Redondo y la elección de este no se hizo de acuerdo a la ley, pues no tenían la cantidad de congresistas propietarios...
BFlores24 enero, 2022

TEGUCIGALPA, Honduras

«Soy el presidente del Congreso Nacional y no porque así lo quiero o decidí», sostuvo la mañana de este lunes Jorge Cálix, después de la crisis política que se desató en Honduras por la elección -casi simultánea- de dos juntas directivas.

Expuso que él obtuvo más votos que el diputado Luis Redondo y la elección de este no se hizo de acuerdo a la ley, pues no tenían la cantidad de congresistas propietarios para hacer la sesión.

Apuntó que el otro grupo sumó suplentes, situación que sería válida únicamente una vez abierta la sesión legislativa, para lo que se requeriría cumplir con la cantidad mínima de participantes.

«Nuestra elección fue con 79 diputados propietarios y la contra con 49. Los números no engañan y, al final de cuentas, la Constitución señala que para abrir cuórum se ocupan 65. Para integrar suplentes primero se tiene que abrir cuórum», describió.

Mencionó que la proclamada directiva que dirige Redondo no publica los nombres de quienes votaron en favor de su moción porque se evidenciaría que lo hizo tanto el diputado propietario como el suplente en varios casos.

Planteó que, en la contraparte, tanto la legalidad y la legitimidad respalda a su junta directiva e, incluso, la guardia de honor los resguarda.

BÚSQUEDA DE DIÁLOGO. Sin embargo, aseguró que él respeta la opinión de todos e hizo un llamado a la paz y la cordura.

«No podemos seguir fomentando división en la familia hondureña. Lo que queremos es que comencemos a hablar de lo que tenemos que hacer porque ha llegado el momento de trabajar, ya basta de hablar de política, de divisiones o  conflictos», dijo.

Garantizó que derogarán las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (Zedes) en los primeros 30 días de gobierno y recalcó que buscarán derogar la Ley de Secretos y hacer enmiendas al Código Penal «de la impunidad», así como la aprobación de la Ley de Colaboración Eficaz.

«La gente quiere que deroguemos el suelo que le pusieron a los diputados suplentes sin que ellos fueran a trabajar, quiere que no permitamos a los secretarios de Juan Orlando Hernández cobrar prestaciones, que legislemos para que congelemos los precios de la canasta básica y reduzcamos el costo de la energía eléctrica.

Comentó que él ha soportado calumnias e insultos para sí y sus familiares, pero que no se ha pronunciado en público para evitar la crispación.

«No he dicho nada ni proferiré un insulto de ningún tipo y le pido calma al pueblo hondureño, invitando a todos a dialogar. Es irresponsable llenarle de odio el corazón a la gente», expresó.

Externó que el sábado -un día después de la elección de la junta directiva provisional- Luis Redondo lo buscó para hablar y acordaron verse en un lugar a las 4:00 de la tarde, pero Redondo no llegó, pese a que estuvo mandándole mensajes y llamándolo.

VÍNCULO CON NACIONALISTAS. Cálix aseveró que se unió a los cachurecos para la elección de la junta directiva «porque los cargos y las leyes se obtienen con votos», además, se escudó en que no es la primera vez que Libre vota en la misma línea que el Partido Nacional para alcanzar un objetivo.

«¿Qué va a demostrar si fue bueno o malo? Mis acciones. Con ellas demostraré de qué estoy hecho, que cada calumnia la responderé con mi trabajo», acotó.

ROCES CON ‘MEL’. Reveló que está molesto con el coordinador de Libre, Manuel Zelaya, porque -supuestamente- profirió agravios contra él y le increpó por disentir.

«Me tiene algo molesto porque ha sido grosero con este servidor y lo único que he hecho es servir, he estado ocho años siendo su vocero, ocho años poniendo el pecho, parando las balas que iban hacia Xiomara, Mel y Libre», dijo.

«Una diferencia de opinión no debería ser motivo para recibir insultos de alguien que ha sido amigo», enfatizó.

Relató que un día platicó con Zelaya y le hizo saber que no obtendría los votos necesarios con Redondo, pero el expresidente le respondió que su compromiso era apoyar a Redondo y si él no conseguía los votos suficientes era su problema.

¿SIGUE EN LIBRE? El jurista subrayó que él todavía se siente de Libre. Expuso que los estatutos de la entidad no reconocen la expulsión y, en caso de haberla, ellos tendrían el derecho a recurrir la resolución.

«Soy un militante de Libre y no hemos hecho nada malo. Soy de Libre y voté por gente de Libre para que presidiera el Congreso, ¿cuál es el delito, el pecado?», planteó.

DESCARTA INTERESES OSCUROS. También negó haber recibido dinero por la postura que ha tomado y dijo que pueden revisar sus cuentas y las de sus compañeros «las veces que quieran» y solo se confirmaría que se trata de una presunta calumnia.

Asimismo, descartó haber hecho ofrecimientos monetarios o en especie a sus compañeros para que lo respaldaran; aseguró que los convenció, uno a uno, a través de pláticas.

Mencionó que no siente temor porque considera que no ha hecho nada malo hasta el momento y tiene su conciencia tranquila ya que la presidenta electa, Xiomara Castro, externó que reconoce a Luis Redondo como presidente del Legislativo, Cálix se limitó a decir que es su opinión y la respeta.

Siga leyendo – «Así será siempre»: Aplauden apertura del Congreso Nacional al público tras quitar valla perimetral

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021