Partido Nacional plagia canciones para hacer campaña política en Honduras

TEGUCIGALPA, Honduras Como estrategia para conseguir más votos en los procesos electorales, el Partido Nacional de Honduras estaría recurriendo frecuentemente al plagio de canciones populares o de campañas preexistentes. El oficialismo se apropia de melodías pegajosas, las modifica a su antojo bajo ideales partidarios y después las disemina a su público objetivo, el electorado, a través de los medios de comunicación masivos. De cara a las próximas elecciones, que se celebrarán el 28 de noviembre,...
Jonathan Jared19 octubre, 2021

TEGUCIGALPA, Honduras

Como estrategia para conseguir más votos en los procesos electorales, el Partido Nacional de Honduras estaría recurriendo frecuentemente al plagio de canciones populares o de campañas preexistentes.

El oficialismo se apropia de melodías pegajosas, las modifica a su antojo bajo ideales partidarios y después las disemina a su público objetivo, el electorado, a través de los medios de comunicación masivos.

De cara a las próximas elecciones, que se celebrarán el 28 de noviembre, la táctica -que puede ser constitutiva de una transgresión a la Ley- vuelve a figurar.

Un ejemplo está en una campaña impulsada para favorecer al aspirante a la alcaldía capitalina, David Chávez.

«Ya tenemos alcalde, tenemos a David», dice repetitivamente la canción, que se transmite varias veces al día en diferentes medios televisivos y radiales.

Sin embargo, la pieza no es original, sino una adecuación del tema «Ya tenemos presidente, tenemos a Rafael», correspondiente a la campaña del expresidente ecuatoriano Rafael Correa cuyo mandato fue de 2007 a 2013.

Chávez también ha bailado en este tiempo de proselitismo con una versión modificada de La Jeepeta, canción original de Nio García, artista puertorriqueño.

«Y trabajando y apoyando en la Jeepeta, junto a David y Papi (Nasry Asfura) trabajando en la Jeepeta y Luis Pinel en su Jeepeta», expresa la lírica que armoniza las concentraciones políticas.

Empero, la utilización del contenido no le pareció a su cantante y compositor, quien al darse cuenta informó a través de Twitter que haría una investigación.

«¡Honduras, estamos averiguando a fondo! Gracias», escribió Nio García en un primer mensaje, que recibió miles de reacciones y comentarios de sus seguidores.

Además, al día siguiente atizó contra la acción, emitiendo una declaración contundente. «¡Odio la política y los colores de partidos que dividen una sociedad! Mi música es para el pueblo, no para el gobierno», expresó el reguetonero.

En esta misma campaña también se ha popularizado el ritmo de «Papi es diferente», dirigida a impulsar los ideales del presidenciable Nasry Asfura.

Usuarios en las redes señalan que la misma tiene un perceptible parecido al ritmo de la canción «We’re not gonna take it» de la banda de rock Twisted Sister.

La situación se ha reportado en los diferentes niveles de elección. El candidato a diputado Antonio Rivera Callejas ha hecho uso de la conocida canción «YMCA» del grupo estadounidense Village People.

En el material se escucha la misma música y en lugar del deletreo de «YMCA» por parte del cantante original, se hace el de «Toño», apodo del candidato.

Además, no es un escenario nuevo. En campañas anteriores de la misma entidad política se ha utilizado la misma estrategia.

«Súmate cachureco» es uno de los lemas que han entonado los nacionalistas previamente. Lo hizo en su momento el dirigente Ricardo Álvarez y también el actual mandatario Juan Orlando Hernández.

No obstante, la canción no es propia, pues fue creada para la campaña del excandidato -y ahora presidente- de Chile, Sebastián Piñera.

La frase en el video original era «Súmate al cambio», pero los nacionalistas en Honduras lo cambiaron a «Súmate cachureco».

«El candidato presidencial Ricardo Álvarez hizo apenas algunos cambios en la letra para su campaña, aunque usó la misma idea y prácticamente las mismas imágenes», señaló en su momento el diario digital Soy Chile.

En las canciones mencionadas -y que se han vuelto virales- el partido de gobierno no dio créditos a su creador.  Aparte de los casos aquí descritos, más actores nacionalistas han recurrido a la misma práctica.

La Ley del Derecho de Autor y los Derechos Conexos en Honduras explica en su artículo 12 que una persona puede ser titular del derecho de una obra independiente que procede de la traducción, adaptación o arreglo musical de otra.

No obstante, para ampararse en esa figura, primero debe haber solicitado una autorización por escrito al autor original del contenido.

En caso de una transgresión a la ley, la Oficina Administrativa del Derecho de Autor y los Derechos Conexos sancionará con una multa de 10 a 200 salarios mínimos, de acuerdo a la gravedad de la misma.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021