UN ENCIERRO MEDIÁTICO Y UNA CAPTURA EN DIRECTO

“Aunque la jaula sea de oro No deja de ser prisión” Los Tigres del Norte Tres días pasó David Romero Ellner refugiado en Radio Globo, al mediodía del cuarto día, un juez ejecutor, acompañado por agentes del grupo táctico especial Tigres de la Policía Nacional ingresaron a la radio con una orden a allanamiento para capturar al periodista, cuando este acompañaba a Gustavo Blanco en el noticiero del mediodía. La policía comenzó la operación: golpes,...
Fernando Destephenmarzo 29, 2019

“Aunque la jaula sea de oro
No deja de ser prisión”
Los Tigres del Norte

Tres días pasó David Romero Ellner refugiado en Radio Globo, al mediodía del cuarto día, un juez ejecutor, acompañado por agentes del grupo táctico especial Tigres de la Policía Nacional ingresaron a la radio con una orden a allanamiento para capturar al periodista, cuando este acompañaba a Gustavo Blanco en el noticiero del mediodía. La policía comenzó la operación: golpes, martillos, patadas, daños, flashes, periodistas, fotoperiodista, transmisiones en directo.

“Estamos aquí en Radio Globo, en este momento nos vienen a capturar” dijo Ellner. El juez entró y le explicó su función, luego un policía le pidió que lo acompañara. Se cerraba un capítulo que inició el lunes 25 de marzo cuando Ellner apareció en la radio luego de volver de la clandestinidad.

Romero Ellner tiene miedo. Dice que teme ser encarcelado y unos momentos que pueden ser horas, días o meses, ser asesinado.

A tres días de la reaparición de David Romero Ellner parecia que el 2009 se repite. La popularidad de este periodista vuelve a subir como la espuma. Es acusado de “seis delitos de difamación por imputaciones constitutivas de injurias el perjuicio del honor de la señora Sonia Inez Gálvez Ferrari, imponiéndole una pena de un año ocho meses de reclusión por cada uno de los delitos” o sea, 10 años de prisión, lo que Romero Ellner considera desproporcionado.

Desde el 24 de junio de 2014 Ellner comenzó lo que ahora podría terminar con 10 años en prisión para David. Ese día en un café inició una batalla mediática en contra de Sonia Inés Gálvez Ferrari y su esposo el exfiscal adjunto, Rigoberto Cuellar, acusados los dos por el periodista de actos de corrupción y tráfico de influencias.

Según se consigna en la querella presentada contra Romero Ellner, este usó su influencia para desde la radio comenzar a proferir insultos y amenazas contra Sonia Inés Gálvez Ferrari y su esposo el exfiscal adjunto, Rigoberto Cuellar, insultos que según la línea editorial del programa Interpretando la Noticia se justifican porque existían actos de corrupción.

“…dice esta delincuente de Sonia Gálvez, por cierto, porque querías llevar a tu íntimo amigo a Miami a tu conductor, su íntimo amigo, el conductor de ella, ella llevaba a su conductor, el que la conduce a ella”. –Querella presentada contra DRE por Sonia Ines Gálvez Ferrari.

Romero Ellner los acusó de pertenecer a un cartel de influencias, de actos de corrupción, de pertenecer a clubs swingers, de tener amantes, de ser Sonia Gálvez, “la Sombra de la Muerte”. El periodista realizó un recorrido por la vida personal de una mujer, la que causalmente fue una de las fiscales que llevó el caso en el que fue condenado por violación en 2004. Gálvez cree que todo este alud de ataques son una venganza por su ejercicio profesional.

David Romero es parte de una generación de periodistas que crecieron en la carrera acostumbrados a tener, administrar y repartir poder y favores, no es la primera vez que Ellner Romero tiene una pelea con alguien, en la lista perfilan varios nombres: Waldina Paz; Rony Martínez; Manuel Zelaya Rosales; César Silva; Roberto Quesada; Billy Joya; Carlos Zelaya.

Y en todos los casos el límite entre lo personal y lo profesional ha sido rebasado.

“Sonia Gálvez mujer de Cuéllar y amante de otros…”
Querella presentada contra DRE por Sonia Ines Gálvez Ferrari.

Le pregunte a David si estaría dispuesto a resolver esto de otra manera, contesta que si pero, que es la parte acusadora la que debe otorgar el perdón, porque es un delito privado: “si la dama no está enojada ahí se resuelve, sentados bebiendo café” y señala una mesa de su oficina. El 20 de agosto de 2014 otro David Romero Ellner dijo “no tengo que andar negociando con ellos, es que los delincuentes son ellos, no soy yo…”

En este momento bebería un café para solucionar todo, de una forma más racional, antes ni siquiera lo consideró como posibilidad.

El hondureño en masa es maleable, capaz de perdonar delitos ideológicos, levantarle la frente al que los ha ofendido y lavarle los pies al que una vez los pateó, otra vez el pueblo se reúne en torno a Romero Ellner.

Para David, esto es un complot del gobierno porque utilizan a los que él denunció de actos de corrupción y tráfico de influencias para hacer avanzar una querella en su contra, le atribuye esta conspiración a Juan Orlando Hernández, porque “no le importa Rigoberto Cuellar, lo utilizó, le importa llevarme a mí a los tribunales y le importa judicializarme y llevarme a la cárcel”.

26 de marzo

En en el rostro de David las arrugas ahora resaltan más, los ojos hundidos en sus cuencas reflejan mucho desvelo. Saluda nervioso, apenas aprieta la mano, impasible, apenas sonríe o esboza una, hay momentos en los que reír no es una opción, menos una obligación.

Concede entrevistas en su oficina: un triángulo escaleno con sillones entre amarillos y naranja, fotografías colocadas en la pared en columnas, pinturas clones o imitaciones de Jackson Pollock. La última al lado derecho del segundo piso del edificio Villatoro, donde funciona Radio Globo.

“Era alrededor de las 6 de la mañana. El periodista Romero Ellner comenzó a tratar el tema del asesinato de Igor Padilla ocurrido el día anterior en la ciudad de San Pedro Sula, responsabilizando por el asesinato —con su estilo— a los políticos. Llegó incluso a involucrar a Mel Zelaya en el tema, porque en algún momento dijo que los periodistas de la globo eran «criminales de la lengua».”
El Pulso, 24 de enero 2017, entrevista a Rony Martínez.

Adentro de Radio Globo mucha gente se pasea por los amplios pasillos, otros esperan sentados en el suelo o en un mueble frente al set, lleno de personas con mensajes para Romero Ellner.

Foto: Fernando Destéphen


En la radio abundan los espacios vacíos, hay puertas blancas, otras de vidrio, cámaras, cabinas usadas como almacén, espacios ociosos. Varios periodistas de El Confidencialhn redactan sus notas en una esquina alejada del ruido inteligible de la gente que apoya a Romero Ellner, quien ya no es el mismo que se escucha en la radio, gritando.

Afuera varios policías esperan para cumplir su misión, adentro, un policía sonríe nervioso, gente entra y sale en solidaridad con el periodista del que pende una orden de captura en un aparente  péndulo que se mueve de un lado a otro sin decir nada, un silencio basado en la incertidumbre.

Una pareja de ancianos muy humildes preguntan por David, sienten que ese tormento que pasa es de ellos también, porque David otra vez, es del pueblo, están presentes en defensa de su guerrero.

Afuera un bulevar cerrado antes de llegar al rosado edificio Villatoro, una medida que aparte de torpe es innecesaria. Afuera el calor, el humo y el trafico asfixian a una ciudad que se pierde en la bruma de los incendios forestales y en el debate: David Romero Ellner: víctima o victimario.

Foto: Fernando Destéphen


Afuera, apoyado en una de las paredes del edificio, exactamente en el muro de las gradas que llevan a la radio, una persona se sube a una cruz de madera, coloca sobre su pecho un letrero: “Todos Somos David Romero, César Silva, presos políticos ¡Libertad! Fuera JOH.”

Hace sonar una trompeta de plástico que no se escucha adentro por el sonido de las pláticas, la transmisión y los mensajes revolucionarios y a distancia de muchas personas.

Foto: Fernando Destéphen


Alejandro Villatoro se pasea por la radio, sonríe, un poco más que Romero Ellner, pero su sonrisa no se entiende, no hay nada, vacía como los espacios sin usar del piso que ocupa la radio.

Llega Romeo Vásquez Velásquez, también sonríe, saluda, estrecha manos, los golpeados del 2009 saludan a su golpeador, habla con David, lo aconseja, hablan, las cámaras graban, los teléfonos también, son amigos, viejos amigos como asegura Ellner, cada vez que puede, su incontinencia verbal le permite reconocer su amistad con las cúpulas del poder, de algún poder, aunque sea uno minúsculo como el de Romeo Vásquez Velásquez. Hablan como esas pláticas de velorio, bajito, bajito, guardando un luto no consumado.

Foto: Fernando Destéphen


Un suceso mediático como este une a muchos que antes se desunieron.

Romero Ellner se pasea con la mirada triste, recibe consejos, la humildad brota de su piel, apenas se siente el olor al perfume triste que se aferra a él, va desapareciendo, porque David no ha salido de la radio en más de 12 horas.

“…usted señora y sus socios son corruptos en este país y de eso ni usted ni nadie me va a callar y a menos que me mande a matar señora como es su intensión señora de mandarme a matar…”
Querella presentada contra DRE por Sonia Ines Gálvez Ferrari.

Hace unos días al conocer que la orden de captura en su contra ya estaba lista, Romero decidió pasar a la clandestinidad, desde ese cualquier lugar comenzó a publicar una serie de reportajes de investigación, concluyendo que la familia del Presidente Juan Orlando Hernández, su esposa Ana García Carías de Hernández y Antonio Hernández, Hermano del Presidente y detenido en los Estados Unidos, operaban una red criminal desde donde manejaban un grupo de empresas para lavar dinero de negocios turbios y de la corrupción del gobierno. La empresa núcleo es Inversiones del Río, constituida el 1 de diciembre de 2010, primer año de la presidencia en el Congreso Nacional de Honduras de Juan Orlando Hernández 2010-2014.

Estas investigaciones tuvieron poco eco en los medios, desde la clandestinidad David no tenía ya poder y algunos lo vieron como una acción desesperada por torcer la mano del mandatario.

El lunes 25 de marzo apareció en el programa Interpretando la Noticia pero, en esta ocasión no estaba solo con Lidieth Díaz, su esposa y Héctor Amador, en el lugar no cabía un medio de comunicación más, cámaras y micrófonos, más de los que Ellner podría necesitar hicieron eco de su denuncia: un plan para matarlo cuando esté en prisión, “no van a pasar ni 48 horas -dijo- y me van a matar”.

La fotografía es icónica: todos los medios a los que Ellner alguna vez llamó vendidos, afines al golpe de Estado, el cerco mediático que construyó un muro alrededor de lo ocurrido en el 2009, estaban con sus micrófonos y cámaras rodeando por centímetros el cuello de un hombre disminuido y con temor que alega lo persiguen para callar la Libertad de Expresión, denunciando que Juan Orlando Hernández lo quiere matar: “el poder de Juan Orlando, es el que ha ordenado que me eliminen”

Foto: cortesía


«Yo digo que le tiene miedo —continuó el director de Radio Globo—, porque yo me estoy deshaciendo aquí, defendiéndome de los ataques de estos delincuentes, del delincuente de Mel Zelaya, ¡como maje defendiéndome y ustedes callados! A Esdras, sus compañeros lo defienden, se mueren con él», —reclamó.
«Mire don David —interrumpió Rony—,  yo creo que esta es una cuestión personal entre usted y Roberto Quesada, entre usted y Manuel Zelaya y yo con todo el respeto se lo digo, no lo voy a acompañar en eso».
«¡Si no me va a acompañar no me sirve aquí» —respondió Romero, molesto.
El Pulso, 24 de enero 2017, entrevista a Rony Martínez.

David Romero Ellner para muchos purgó su delito de violación y eso le permitió erigirse como un redimido de las causas sociales por su posición durante el Golpe de Estado de 2009. Muchos perdonaron su reciente pasado y otra vez lo cargaron hasta la cima del poder periodístico y a un portal político nuevo, -que más tarde sería bloqueado por Manuel Zelaya Rosales- lejos de sus pasos con el poder neoliberal con el que creció luego de su primer etapa en los bloques de izquierda, el 2009 representó para Ellner pasar de la sima a la cima con solo usar su micrófono.

Más tarde ese convulsionado 25 de marzo la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) había solicitado al gobierno de Honduras medidas cautelares para Romero Ellner y dejar en suspenso la orden de captura:

“La Comisión considera que el presente asunto reúne prima facie los requisitos de gravedad, urgencia e irreparabilidad contenidos en el artículo 25 de su Reglamento. En consecuencia, la Comisión solicita a Honduras que suspenda la ejecución de la sentencia condenatoria dictada el 15 de marzo de 2016 por el Tribunal de Sentencia de Tegucigalpa, hasta que la CIDH se haya pronunciado sobre la petición P-696-19.”

Ese fue el tanque de oxígeno que Ellner necesitaba para seguir conteniendo una respiración que cada vez iba más lenta.

El tiempo es caprichoso, cuando las emociones rebasan la credulidad el tiempo parece no avanzar, es un desgaste que presiona el hombro, una enorme prensa atrofiando los músculos.

David teme por su vida. Había estado escondido, en esa aparición en directo dijo que se entregaría, llegaron defensores de Derechos Humanos, políticos, abogados, hubo reuniones, al final la decisión: no se entregaría y fue anunciado en la radio como un última hora, no se entregaría porque no existen garantías para el respeto de su vida, otra vez su carácter había cambiado, había dicho que se iba a entregar, luego que no.

El tráfico era terrible, el reflejo de una ciudad que sigue ahorcándose sin saber exactamente de qué.

Foto: Fernando Destéphen


A las 11:30 de la noche del lunes 25 de marzo, Manuel Zelaya Rosales llegó a Radio Globo y como en un Deja vu después del 2009, se abrazaron, sonrieron, se estrecharon las manos, David olvidó por ese momento como Zelaya Rosales bloqueó su aspiración política dentro de Libertad y Refundación y el divorcio entre ese partido y la otrora emisora del pueblo.

Romero Ellner confesará luego que hablaron de política y de un posible gobierno de transición, en el que Manuel Zelaya Rosales estaba dispuesto a deponer cualquier aspiración política por el bien del país, Salvador Nasralla haría lo mismo: comprometerse a quitar a Juan Orlando Hernández y apoyar un gobierno de transición, el martes 26 siempre en la noche -los políticos son criaturas de la noche- Porfirio Lobo Sosa también visitaría a Romero Ellner, es el trending, el nuevo destino político de los que están en contra de Juan Orlando Hernández.

“Romero jugó un papel importante en el proceso de desmovilización popular, minimizando y difamando a los que contrariaban la propuesta oficial de Manuel Zelaya o los intereses de la radio a la que debía su resurgir.”
El Pulso, 20 de junio, 2016.

Martes 26 de marzo

David Romero cumple un día refugiado en Radio Globo, le pregunto si esto se podría considerar una nueva forma de refugio político, me contesta que ignora si el estándar abarca su situación, pero si dice que se siente un preso, una cárcel por otra, confinado a los amplios espacios de un segundo piso de un edificio rosado “por defender la libertad de expresión, verdad, porque yo de algo estoy convencido y me mantiene con la frente en alto, no soy delincuente, que no he matado a nadie, que no le he robado a nadie y que la acusación y la sentencia de 10 años que tengo como un homicidio o como que perteneciera a una organización criminal no corresponde realmente, verdad, al delito que se me imputa que es el de injurias y calumnias es desproporcional.”

David asegura que esta situación es por una persecución política en su contra, una violación a la libertad de expresión por los delitos que él ha denunciado, como el del Instituto Hondureño de Seguridad Social.

¿Cuál sería el mejor y el peor escenario en su situación? Le pregunto, contesta que sería que el poder judicial acate la resolución de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos encaminada a que suspendan la sentencia, al suspender la sentencia, suspenden la orden de captura y otra vez, estaría a salvo de la cárcel, dice que eso permitiría un escenario nuevo, uno en el que todas las partes valoren lo ocurrido, incluso él.

“La miseria en que se crío la lleva a odiar a su propia madre a tratarla mal a decirle y vos porque vestís así no te bajes el carro…”
Querella presentada contra DRE por Sonia Ines Gálvez Ferrari.

“El peor de los escenarios lógicamente es ir a la cárcel, y que en la cárcel pierda la vida” confiesa David.

“…nos vamos a ir a la vida privada de estas farsantes, hipócritas,… esa dama que usted ve ahí, que le dicen sombra de la muerte, hipócrita, farsante se avergüenza de su madre…”
Querella presentada contra DRE por Sonia Ines Gálvez Ferrari.

El debate continua; ¿es la Libertad de Expresión la plataforma para resolver asuntos personales? ¿Se deben despenalizar los delitos contra el honor, por ejemplo la calumnia y la difamación?

Miércoles 27 de marzo

Romero Ellner pasa un tercer día refugiado en Radio Globo y anuncia que su esposa Lidieth Díaz se presentará el jueves 28 de marzo a La Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH) a presentar todas las pruebas que tienen y que demuestran que Juan Orlando Hernández es corrupto para que sea esa institución la que investigue todos los casos.

Esta vez invita al pueblo a acompañar a su esposa, que no la dejen sola, en la radio otra vez la planta teléfonica está a reventar, anuncian caravanas desde varios puntos del país, otra vez el 2009 regresa y el poder mediático de David Romero Ellner también.

“…no tengo que nada que negociar con Rigoberto Cuéllar ni con la esposa de Rigoberto Cuéllar y amante de no sabe quién…”
Querella presentada contra DRE por Sonia Ines Gálvez Ferrari.

Jueves 28 de marzo

Mientras un grupo de personas espera que Lidieth Díaz llegue a las oficinas de la MACCIH, los agentes Tigres están abriendo a la fuerza las puertas de Radio Globo -todas las puertas- PUM, PUM, golpe, martillo, ansiedad, afuera: cámaras y armas, flashes y chalecos antibalas, PUM, PUM, la primer puerta no abre, PUM, al fin cede, entran como en fila india, como la cola de un Tigre, lado derecho, cabina de enmedio, un policía ignora que la puerta abre hacia afuera, la golpea, PUM, PUM, PUM, las patadas no pueden con la puerta, más adelante la triangular oficina de Romero cede ante las patadas de un agente mejor entrenado, en la cabina Gustavo Blanco apoya su mano en el hombro de David, como dandole los ánimos que le faltan, llama a la gente que esta en la MACCIH:

“Están rompiendo las puertas para venirnos a capturar en este momento, estamos aquí en Radio Globo, en este momento nos vienen a capturar, están rompiendo las puertas… escuchen ustedes, última hora, están rompiendo las puertas en este momento para venir a capturarme en este momento, óigase bien, escuchen ustedes como están rompiendo las puertas los militares, la policía para venirnos a capturar por órdenes de Juan Orlando Hernández”

David Romero Ellner fue capturado en medio de varios periodistas, fotoperiodistas y camarógrafos que le acercaban los micrófonos para tener la última declaración de un periodista al que se están llevando preso. Fue el mismo día que la poeta hondureña Juana Pavón estaba siendo velada en el auditorio Juan Lindo de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, en el que la temperatura fue de 27 ºC y en el que las bombas lacrimógenas no fueron noticia.

Una soledad extraña habita en Radio Globo, un Hashtag solitario cuelga de los cierres de todas las noticias: #TodosSomosDavidRomero. David está recluido en el Agrupamiento Táctico de Tamara, al norte del Distrito Central, representantes del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH) constataron si el Estado está dando o no medidas de seguridad.

Hoy, 29 de marzo el bulevar Morazán está habilitado, el país, Tegucigalpa volvió a su normalidad acostrumbrada, a su tráfico asfixiante, a las protestas. Radio Globo se acostumbrará a estar sin David y David se acostumbrará a su nueva calidad de preso, los periodistas de la Globo se acostumbrarán a pedir la libertad de su director y el país entero, en unos pocos días olvidará todo, por… digamos, un partido de fútbol.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019