/EL DESPIDO DE RONY MARTÍNEZ DE RADIO GLOBO

EL DESPIDO DE RONY MARTÍNEZ DE RADIO GLOBO

El pasado miércoles 18 de enero, Rony Martínez, precandidato a diputado por el partido Libre y locutor de Radio Globo en el noticiero de la mañana, fue despedido de la radio por el director David Romero Ellner. El incidente se dio luego de un intercambio de opiniones en torno a la figura de Manuel Zelaya Rosales. Romero Ellner mantiene en la actualidad una posición critica contra el partido y Zelaya, que algunos interpretan como una campaña de desprestigio, de la cual Rony Martínez no quizo formar parte y eso le costó el puesto de trabajo. Con eso se separa de la radio a una de las voces más conocidas por la Resistencia al golpe de Estado.

Era alrededor de las 6 de la mañana. El periodista Romero Ellner comenzó a tratar el tema del asesinato de Igor Padilla ocurrido el día anterior en la ciudad de San Pedro Sula, responsabilizando por el asesinato —con su estilo— a los políticos. Llegó incluso a involucrar a Mel Zelaya en el tema, porque en algún momento dijo que los periodistas de la globo eran «criminales de la lengua».

«A nosotros Rony, a usted también, a todos aquí ¿lo escuchó?», dijo Romero Ellner.

Rony Martinez, consciente de los intereses que se juegan en la confrontación de Romero Ellner con el partido Libre, del cual es candidato, no quiso profundizar en el tema. Se limitó únicamente a responder con negativas.

«¿Cómo no lo va a estar escuchando?» —increpó Romero Ellner a las negativas de Martínez. «¡Si nos llamó criminales!» —dijo, agregado que las declaraciones de Zelaya estigmatizan a los periodistas «nos pone en la palestra y eso lo que puede llevar es a que pase lo que pasó con él» (Igor Padilla).

1510922_664758063653617_8247003754269482832_n

Romero Ellner mandó a corte comercial. El espacio fue aprovechado por Roberto Quesada, escritor hondureño radicado en New York, quien publicó en las redes sociales, con  la foto de Romero en su celda en Támara, que David Romero hacía responsable a Mel Zelaya de la muerte de Igor Padilla .

«David Romero Ellner, (esta mañana en Radio Globo, hora de Honduras 6:30am) aprovecha el asesinato de Igor Padilla, para culpar al presidente Zelaya, y lo señala como responsable porque dijo que algunos tienen lenguas criminales (…) Es el colmo aprovechar el asesinato de Igor Padilla para culpar a Mel, y para hacerse la víctima, cobarde».

Al terminar el corte comercial, Romero Ellner regresó aún más molesto, atacando ahora a Quesada, afirmando que el escritor tiene una orden de captura pendiente en el país.

«¡Por eso los libros que se escribe aquí nadie los lee, ni regalándolos!» —dijo, preguntando a Rony Martínez por el libro que Roberto Quesada le regaló: «¿A usted le regalo uno verdad?» —preguntó y sin esperar respuesta sentenció al aire: ¡son una mierda!

Rony, sin imaginarse la reacción del director de la radio, confesó que él sí había leído El Equilibrista de Roberto Quesada.

RONY 4

—¿Te despidió por que leíste a Roberto Quesada? —pregunté a Rony Martínez en nuestra conversación.

«Sí, creo», respondió Martínez.

Rony, evitando confrontar a su jefe en la discusión literaria, se retiró de la cabina y se fue a los controles de la radio y desde allí pudo ver como Romero Ellner recibió una llamada.

«Yo estoy viéndolo a él a través del vidrio —dice—, recibió una llamada… “sí, sí, sí, sí amor, sí”, decía»

Al terminar la llamada, Romero entró a los controles y confrontó nuevamente a Rony Martínez.

«Óigame Rony, y usted por qué le tiene tanto miedo a Roberto Quesada?» —quiso saber.

«Yo no tengo miedo a Roberto —dijo Rony—, en todo caso, él esta allá y ¿qué puede decir de mi?»

«Yo digo que le tiene miedo —continuó el director de Radio Globo—, porque yo me estoy deshaciendo aquí defendiéndome de los ataques de estos delincuentes, del delincuente de Mel Zelaya, ¡como maje defendiéndome y ustedes callados! A Esdras, sus compañeros lo defienden, se mueren con él», —reclamó.

«Mire don David —interrumpió Rony—,  yo creo que esta es una cuestión personal entre usted y Roberto Quesada, entre usted y Manuel Zelaya y yo con todo el respeto se lo digo, no lo voy a acompañar en eso».

«¡Si no me va a acompañar no me sirve aquí» —respondió Romero, molesto.

—¿Todo eso fue al aire? —pregunté.

«No, fue en controles, mientras estaba en el corte».

15000027_10207281650585045_2630406206718666656_o

Rony Martínez fue firme en sus palabras con David Romero. Mientras sonaba el corte comercial de la radio, los dos locutores discutían en controles.

«Yo vengo todos los días aquí a la hora de trabajo, estoy disponible, dispuesto y a sentarme ahí, pero en eso no lo voy a acompañar, agradecido con usted infinitamente por la oportunidad, soy alguien gracias a usted, por la oportunidad que usted me dio, pero en esto no lo puedo acompañar» —dijo Martínez.

—¿Vos sabias, cuando decidiste lanzarte para diputado, que eso iba a ocurrir? ¿vos sabias que eventualmente ibas a tener conflictos con David Romero? —pregunté.

«Fíjate que me resistí a creerlo. Son 8 años de estar trabajando al lado de una persona y vos decís “somos amigos, somos compañeros de trabajo de tanto tiempo”. Había una relación de amistad, más allá de la relación de compañeros de trabajo. Me resistí a creerlo. Si creí que en algún momento se iban a dar algún tipo de fricciones por el posicionamiento de él mantiene en contra del partido y del coordinador Manuel Zelaya y su familia. Esperaba que se iban a dar algún tipo de fricciones, pero no a este extremo».

—¿Por qué David Romero tiene estas fricciones con Zelaya?

«Lo que yo creo es que fue una cuestión política, él quiso formar su movimiento al interno de Libre y se encontró con un bloqueo. De ahí viene las fricciones que llegó a extremos inimaginables».

—¿Y él intentó forzar para que tomaras una posición en eso, en contra del partido o fue más un asunto un conflicto de opiniones en medio del set?

«Creo que si me quiso arrastrar a que lo acompañara. Él decía en medio del programa “¿es corrupto Mel? ¿sí o no?, dígame. Sea objetivo, usted es periodista, es corrupto Mel ¿sí o no?” A mí no me consta que Mel sea o no corrupto, creo que hay juzgados, hay instituciones que se encargan de revisar y de juzgar eso…»

Rony 3

—¿Y eso era al aire?

«Eso era al aire, sí. Fue público, luego en la tarde dijo “aquí todo el que quiera anunciarse tiene que pagar…»

—¿Cómo es que vos antes eras un crítico de Zelaya y ahora que vas de diputado no lo criticas? Ese es uno de los argumentos de la esposa de David que Manuel Zelaya te compró.

«En un momento fui critico de Mel Zelaya, sí, le hice las críticas que yo creí convenientes. Críticas en base al respeto y el mismo Manuel Zelaya Rosales en público me lo dijo “vos sos uno de mis mejores críticos porque siempre lo haces con respeto.” Y se las seguiré haciendo en el marco del respeto, si es algo que yo creo como periodista, como comunicador social, como alguien que estoy en el medio de la comunicación, que lo que él está haciendo desde mi punto de vista está equivocado, pero siempre en el marco del respeto».

—¿Cómo ves tu rol como periodista y como político ahora? ¿Vas a seguir ejerciendo el periodismo o no?

«Lo que mi ex jefe y amigo don David Romero ha mencionado es que lo político y el periodismo no pueden ir de la mano… Pero en su momento él organizó un movimiento a lo interno de Libre y utilizó la radio para hacerse campaña política, incluso para atropellar a otros en su partido. Ahora puede estar diciendo otra cosa. Pero igual son sus opiniones. HRN tiene Tito Izaguirre que es candidato a diputado del partido Nacional y no lo han quitado; Cesar Quintanilla sigue en Tele Noticias; Kilvett Bertrand sigue en Radio América… se dijo en la radio, incluso después de mi despido, que yo me había decidido por la política y que había abandonado momentáneamente el periodismo. Yo no me puedo dar ese lujo, yo soy un obrero de las comunicaciones, vivo de eso y no me puedo dar ese lujo. No me he retirado».

—¿Te tomo por sorpresa el despido?

«Sinceramente sí. Esperaba cualquier cosa menos eso porque no creí que hubiese tanta intolerancia. No lo creí, por mi amistad con David Romero».

—¿Cómo está la radio ahora?

«Quedándose sin gente. Nuestro auditorio, en su mayoría, es gente del partido Libertad y Refundación que siente que en estos momentos se les está atacando a su partido. Hay un amplio sector que está muy molesto con la actitud que ha asumido la radio desde su dirección».

15025282_10207281650705048_6604155125689634574_o

—¿Y cómo queda tu campaña ahora que no tenés la tribuna de la radio?

«En ningún momento, desde la radio, hice campaña. Nada más era que me escuchaban la voz. Además nunca se me permitió, siempre habían en algún momento indirectas de que “todo el que se quiera anunciar aquí en la radio tiene que pagar”».

—¿Cómo va tu campaña?

Va muy bien, me reconocen en mi departamento, me ven como una figura fresca, con nuevas ideas, que le estoy aportando al fortalecimiento del partido. Pero después de mi despido siento que he recibido un respaldo y una solidaridad del partido que no me la esperaba, realmente no me esperaba recibir toda esa fortaleza espiritual y moral por parte del partido,  por parte las autoridades, por parte de las bases del partido, no solo en mi departamento si no a nivel nacional. Los mensajes y las publicaciones en el Facebook fueron impresionantes. Pero para mí, el periodismo sigue siendo lo principal y no voy a ser de los que le va a sacar provecho a esto».

15871759_10207704415593906_6059406212614813046_n

—¿Cuál es tu propuesta como candidato a diputado?

«Mis propuestas van enmarcadas en el proyecto de Refundación del partido, apoyo a jóvenes, crear fondos a través de ONG`S para poder ayudar a niños y jóvenes que no tienen espacios, que no tienen oportunidad de poder estudiar. Yo soy originario de una aldea rural, entró la luz eléctrica hace tres años. Crecí sin luz eléctrica en un ambiente rural y soy testigo de la situación difícil por la que atraviesan nuestros campesinos, los hijos de nuestros campesinos, de los pequeños productores de café. Mi papá es pequeño productor de café. Quiero generar oportunidades para esos niños y jóvenes para que puedan salir de esos lugares y puedan enfrentarse con una gama de oportunidades que se nos niegan a las personas que no estamos a la luz de las principales ciudades o de los pueblos. Soy de una zona productora de café que ha estado olvidada por mucho tiempo, el pequeño productor ha sido olvidado, el productor es el último en recibir los beneficios del rubro y es el que más se esfuerza por sus cultivos»

—¿Por qué votar por Rony y no por Garmendia o por Chico Paz?

«Porque hay nuevas propuestas. Con su voto, el pueblo del Paraíso va a ser quien va a decidir si ellos han hecho un buen papel o un mal papel. Ellos son los que van a decidir, al final los que van a servir de jueces».

—¿Cómo llegaste vos a estudiar periodismo?

«Salí de sexto grado a los once, doce años y mis aspiraciones eran seguir estudiando, pero mis padres son de escasos recursos, personas humildes, pequeños productores de café, luchadores. Por ellos quise seguir estudiando. Mi papá me dijo sabiamente “no, no se puede ir todavía a estudiar porque no le puedo dar, no tenemos las condiciones o sea va a tener que esperar tres años”. Entonces me espere tres años y cuando tenía quince años me dijo: “yo creo que usted puede trabajar de algo allá” y decidió mandarme a Tegucigalpa con una tía. Estudiaba en la noche y trabajaba en el día, desde los quince años. Estudie en el Milla Selva y me gradué de Perito Mercantil. Siempre trabajando y estudiando. No ha sido nada fácil».

—¿Cuándo se dio el golpe de Estado en 2009 contra Zelaya, vos estabas ahí con David Romero?

«Sí. allí estaba. Entré a la radio en Febrero de ese año. Cuando se dio el golpe tenía unos cinco meses de estar allí. Cuando el golpe de Estado, le di todo el acompañamiento a ese proceso. Trabajé días, noches enteras, fines de semana…»

—¿Qué paso con la radio? Una radio que estaba de lado de la Resistencia en ese momento y ahora esta tan crítica del partido y de Zelaya. ¿Qué paso ahí?

«Fue una decisión de la dirección, la dirección de la radio tomó otro rumbo, pero igual está dentro del marco de las libertades que se le dan como director de un medio de comunicación. No soy quien para juzgar ni para criticar esa decisión».

Óscar Estrada (Honduras, 1974). Es guionista, novelista y abogado. Productor de radio novelas y documentales sociales. En 2008 dirigió el largometraje «El Porvenir». Ha publicado los libros «Honduras, crónicas de un pueblo golpeado» (2013), la novela «Invisibles» (2012) y más recientemente su colección de cuentos «El Dios de Víctor y otras herejías» (2015). Fundador de la revista «Lastiri». Actualmente dirige la editorial con sede en Washington D.C. Casasola LLC.