/GEORGE SOROS, EL MAGNATE DETRÁS DE MUCHAS CRISIS

GEORGE SOROS, EL MAGNATE DETRÁS DE MUCHAS CRISIS

La caravana de hondureños que viajan rumbo a Estados Unidos ha generado una crisis a la administración Trump, a tres semanas de las elecciones legislativas que define el futuro de su gobierno. Camino a sus fronteras, los republicanos ven en la caravana retratada al mejor estilo de The Walking Dead, un reflejo de otras crisis de migrantes al otro lado del mundo, y tanto ahora como cuando los africanos viajan por el Mediterráneo rumbo a Italia o Grecia, las luces de los medios conservadores apuntan nuevamente al polémico multimillonario y demonio preferido de Fox News, George Soros, de la Fundación Open Society.

No hay que reducir acá la crisis migratoria (de ningún rincón en el mundo) a una simple teoría de conspiración, la migración y la crisis tienen razones históricas que encuentran su génesis en el modelo de explotación que los países dominantes han impuesto en el tercer mundo, generando un mar de gente sin posibilidades de escapar de la violencia y la exclusión. Debemos iniciar reconociendo que estamos ante una crisis global del sistema capitalista que afecta a millones de personas, pero del cual también aparecen actores que han creado las condiciones para cambiar el rumbo de las cosas a su conveniencia.

Si bien las causas de la migración existen en cada rincón del mundo que vive en la miseria, hay detrás figuras políticas que buscan capitalizarlas con el fin de provocar cambios políticos al más alto nivel, cambios, que al final parece generarle dividendos.

¿Quién es George Soros y por qué se le vincula ahora con la crisis de migrantes hondureños en la frontera sur de México?

George Soros, fundador de la Fundación Open Society


George Soros, Filántropo, inversionista de la bolsa de valores, sobreviviente del Holocausto y según la revista Forbes, uno de los hombres más ricos del mundo con una fortuna de alrededor de 28,000 millones de dólares.

El año pasado, según The Wall Street Journal, transfirió 18,000 millones de dólares a su fundación Open Society Foundation que tiene como misión “apoyar el fortalecimiento de la democracia y la inclusión de todas las personas,” con sedes en más de 37 países. Es tal vez, una de las organizaciones más grandes y con mayor influencia a nivel mundial.

Algunos comparan a Soros con Bill Gates. Pero mientras Gates a través de sus fundaciones se enfoca en “proyectos de mejoría,” como la erradicación de la malaria y la lucha contra el VIH; las aspiraciones de Soros son más radicales, tanto a nivel político como social.

Para él, la única manera en la que la humanidad puede sobrevivir a las amenazas climáticas y nucleares, es por medio de una comunidad global abierta.

Los medios de comunicación conservadores como Fox News insisten en retratarlo como un agente desestabilizador, que ha hecho su fortuna en polémicas maniobras en la bolsa de valores aprovechando las crisis que él mismo genera desde su fundación sin fines de lucro.

Para sus seguidores, George Soros es un luchador de la igualdad y cualquier crítica que se le haga es simplemente una conspiración de la ultra derecha.

Para sus críticos es directamente responsable de promover la legalización del aborto, las drogas, la “ideología de genero” y de políticas socialistas a nivel mundial.

Su país de nacimiento, Hungría, recientemente aprobó una ley llamada “Stop Soros” en la que se podría encarcelar a cualquier ONG o persona que proporcione asilo a un inmigrante ilegal, pues muchos en su país natal culpan a Soros y su fundación de perpetuar la crisis de refugiados en Europa.

 


George Soros nació en Budapest, Hungría, 12 de agosto de 1930. Húngaro de origen judío. Es presidente del Soros Fund Management y fundador de Quantum Fund. Conocido por ser «el hombre que provocó la quiebra del Banco de Inglaterra» el 16 de septiembre de 1992, episodio llamado miércoles negro, donde Soros obtuvo unas ganancias de unos 1000 millones de dólares​ y produjo pérdidas al Estado británico por valor de unas 3400 millones de libras. Es una de las personas más ricas del mundo.

Es un gran partidario del neoliberalismo económico y sus políticas, ideología que apoya en el mundo gracias a sus donaciones económicas y fundaciones, y a su vez, del intervencionismo estatal, popularizando la expresión “fundamentalismo de mercado” en su libro La crisis del capitalismo global.

Soros defiende la filosofía de sociedad abierta, muy influida por el liberalismo del filósofo Karl Popper. Entre 1979 y 2011, Soros donó más de 8,000 millones de dólares a «causas relacionadas con la educación, la salud pública y los derechos humanos».

Soros jugó un papel clave en la vuelta de los Estados socialistas de Europa al sistema capitalista,​ entre 1984 y 1989, respaldando por ejemplo al movimiento sindical anticomunista Solidaridad en Polonia o apoyando la Carta 77 en Checoslovaquia. Es presidente de la Open Society Foundations, una de las organizaciones que canalizan los fondos donados; fue miembro de la junta del Council on Foreign Relations. Sus críticos señalan que estas cuantiosas donaciones están dirigidas a mantener el orden social existente y la hegemonía mundial del capitalismo. Algunos de sus oponentes le llaman la Estrella de la Muerte, en relación con la estación de combate del Imperio en Star Wars.

A sus casi 90 años, se posiciona como un fuerte adversario de las políticas nacionalistas en Europa y Estados Unidos, destinando grandes sumas de dinero que sus detractores consideran es para generar crisis a estos proyectos entre los que se incluyen la presidencia de Donald Trump.

Judicial Watch es una ONG de derecha que afirma luchar por la integridad y el respeto de las leyes, política y gobierno. Su eslogan es “nadie esta por encima de la ley.” Soros ha sido el centro de varias noticias de esta organización.

Judicial Watch dice estar en posesión de documentos en el que se evidencia que el gobierno de Obama, con dinero de impuestos, apoyo a una de las organizaciones de izquierda de Soros en Albania. Dicha organización facilitó al gobierno socialista en Albania a tomar control absoluto de la rama judicial del país.

Mientras tanto en Macedonia, Judicial Watch, reporta que Obama y Soros colaboraron para apoyar a grupos de izquierda y así intentar desestabilizar el gobierno de derecha del país.

Finalmente en Guatemala, según Judicial Watch, el gobierno de Obama apoyó la agenda de izquierda de Soros en el país, específicamente en relación con la CICIG. Para Soros, la CICIG, que ha sido el centro de criticas recientemente a nivel nacional, es un modelo ejemplar que otros países deberían de seguir.

¿OENEGÉS QUE DEFINEN POLÍTICAS DE ESTADO?

El concepto de UPCAT (Unidad Política con Asiento Territorial) comprende a cualquier colectividad política organizada que posea el dominio efectivo de un territorio, mientras que el de UPSAT (Unidad Política sin Asiento Territorial) incluye a cualquier individuo o grupo de individuos (que consensúan y coordinan, formal o informalmente, sus acciones), que, sin poseer – ni interesarles– el dominio efectivo formal de un territorio, intentan para cumplir sus fines, cualesquiera sean éstos, imponer su voluntad a las UPCAT.

No importa cuáles sean los fines últimos –religiosos, filantrópicos, económicos o delictivos– de un individuo o de un grupo de individuos: si procuran cumplirlos a través de la imposición de su voluntad a todas las UPCAT presentes en el escenario internacional o a un grupo de ellas, ese individuo o ese grupo de individuos se convierte, de facto, en un actor de las relaciones internacionales.

El concepto de UPSAT comprende a cualquier individuo, grupo de individuos –formal o informalmente organizados– o a cualquier sociedad que intenta cumplir sus fines o los fines de la organización, cualesquiera sean estos, a través de la adquisición y el ejercicio del poder en el escenario internacional.

Las UPSAT son actores reales de la política internacional, si bien a veces pasan inadvertidos. Desde otra perspectiva, puede sostenerse que las UPCAT son los actores directos del escenario internacional mientras que las UPSAT constituyen, fundamentalmente, los actores indirectos.

Las llamadas organizaciones no gubernamentales u oenegés pueden ser consideradas también, en determinadas ocasiones, como UPSAT, es decir, como actores del sistema internacional.

Foto El Heraldo

LOS FINES POLÍTICOS DE LAS OENEGÉS

Las oenegés nacieron de manera formal a partir del artículo de la Carta de Naciones Unidas de 1945, que dice: “El Consejo Económico y Social de Naciones Unidas podrá hacer arreglos adecuados para celebrar consultas con organizaciones no gubernamentales que se ocupen de asuntos de competencia del Consejo”. Como antecedentes se citan las acciones de entidades y organizaciones de beneficencia durante los procesos de colonización, así como la actividad de la Cruz Roja Internacional.

Suele definirse a las oenegés como “grupos de personas o de colectividades, libremente creadas por la iniciativa privada, que ejercen, sin ánimo de lucro, una actividad internacional de interés general, al margen de toda preocupación de orden exclusivamente nacional” (Bettati, Dupuy y Beigbeder, Les ong et le droit international, 1986). […]

Cuatro son formalmente los principales ámbitos de actuación de las oenegés: ayuda humanitaria, defensa del medio ambiente, promoción de los derechos humanos y asistencia al desarrollo. En esos ámbitos se mueven miles de millones de dólares al rededor del mundo.

Para cumplir con sus objetivos las oenegés deben contar –y comúnmente así ocurre– con el apoyo de los grandes medios de comunicación a través de los cuales movilizan a la opinión pública para presionar a los gobiernos. Se ha producido, de hecho, una alianza de facto entre los grandes medios de comunicación y las más importantes oenegés. Esta alianza hace que las oenegés se hayan convertido en verdaderos y decisivos grupos de presión en condiciones de desafiar, e incluso imponerles determinadas políticas, a la gran mayoría de los Estados que integran el sistema internacional.

Entre las oenegés más conocidas y que mayor incidencia tienen en la opinión pública mundial, pueden citarse, entre otras, Greenpeace, Amnistía Internacional, el Comité Internacional de la Cruz Roja, Médicos sin Fronteras, ADRA Foundation, World Wildlife Fund, la Federación Sindical Mundial, la Fundación Bill & Melinda Gates, World Vision, Oxfam International y Human Rights Watch.

Importa destacar que, aunque menos conocida por la opinión pública, de las miles de oenegés que operan políticamente en el sistema internacional, la Open Society Foundations posiblemente sea la oenegé que mayor protagonismo político haya logrado en los últimos veinticinco años.

Tuvo un papel decisivo en el fomento, la organización y el financiamiento de una serie de revueltas políticas bautizadas como las “revoluciones de colores” que se desarrollaron a partir de 2000 en los países de Europa del Este y en las antiguas repúblicas soviéticas, revueltas que desembocaron en un cambio de gobierno en Serbia (2000), Georgia (2003), Ucrania (2004) y Kirguistán (2005) (Andrés Guerra, Europa del Este en juego. George Soros, el Club de las Islas y la última conspiración, s/f).

También en Ucrania jugó un rol estratégico en la organización de las protestas que llevaron a la caída del presidente Víktor Yanúkovich en 2014 (Riley, Russian hackers of DNC said to Nab Secrets from NATO, 2016).

Sobre la base de una filtración de documentos (WikiLeaks) producida en 2016, numerosos medios de comunicación sostienen que esta organización “tiene como una de sus principales metas combatir la influencia rusa en Europa”.

Las actividades de la Open Society, así como como las de Human Rights Watch (que recibió de OSF 100 millones de dólares para el 2018), han sido prohibidas en Rusia. OSF es también puesta en cuestión en Estados Unidos, donde una importante corriente de la opinión pública lleva a cabo una campaña de recaudación de firmas tendiente a exigirle al presidente Donald Trump la prohibición de cualquier actividad de la fundación, a la que acusan “de manipular y sobornar a las elites para propagar los así llamados valores de la época posmoderna”.

Actualmente la Open Society está firmemente comprometida en el proceso soberanista que afecta a Cataluña (Guerra, s/f).

¿Cuáles son las organizaciones a las que apoya Soros en Centroamérica?

En Centroamérica, Open Society Foundations financia principalmente a organizaciones de derechos humanos, apoyo legal y a medios de comunicación.

Entre los medios de comunicación se encuentran la Revista Factum y el diario digital El Faro en El Salvador; El diario nicaragüense, Confidencial; y los medios guatemaltecos Plaza Publica y Nómada.

Según la Guía Centroamericana de Filantropía del 2017 (The 2017 Central America Philanthropy Guide), estas son las organizaciones que reciben apoyo de Open Society Foundations.

En Honduras: Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ) recibió US$400,000 de OSF; y la Alianza por la Paz y la Justicia (APJ): US$100,000.

El Salvador: Kino Glaz, organización que produce y distribuye programas de cine y television con el objetivo de consolidar el rol del cine de Centroamérica en el mundo, recibió US$180,000 en el 2016; el diario digital salvadoreño, El Faro recibió US$ 280,000; la Revista Factum también de El Salvador, recibió financiamiento de OSF en el 2016 de aproximadamente US$ 25,000; Grupo de Monitoreo Independiente de El Salvador (GMIES): US$150,000; El centro de investigación de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas, Instituto Universitario de Opinión Pública (IUDOP): US$25,000.

Nicaragua: El diario Nicaragüense, Confidencial: US$175,000; la Iniciativa Mesoamericana de Mujeres Defensoras de Derechos Humanos: US$180,000.

Guatemala recibe mayor cantidad de financiamiento que cualquier otro país de Centroamérica. Un total de US$2,567,296 es la inversión de George Soros a través de Open Society Foundations en Centroamérica. La mayor parte (35%) de la inversión es en Guatemala.

Específicamente en Guatemala los esfuerzos de Soros se centran particularmente en el apoyo de dos causas: la investigación y persecución por muertes relacionadas con el conflicto armado interno y el rol de las Naciones Unidas, particularmente de la CICIG en el país.

Open Society Foundations ha sido un principal y activo partidiario de la causa de la CICIG en Guatemala. Incluso en su página web, OSF ha publicado varios artículos en los que elogia ha dicha entidad y el mismo Soros ha dicho que la CICIG debería de ser un modelo para el resto del mundo.

Belice: United Belize Advocacy Movement (UNIBAM) esta es la única ONG cuyo enfoque consiste en promover y proteger la agenda LGTB a través de un énfasis en los derechos humanos para reducir estigma y discriminación. Estaoenegé recibió en el año 2016 US$105,000 de Open Society Foundations.

Costa Rica: Asociación Costarricense para el Estudio e Intervención en Drogas (ACEID): US$28,766

¿OPEN SOCIETY FUNDATION EN LA CARAVANA DE MIGRANTES?

Aunque no se ha presentado (aún) ninguna prueba que demuestre la organización y apoyo de alguna organización a la caravana de hondureños que viajan rumbo a Estados Unidos, lo cierto es que ha generado crisis en el gobierno de Trump a semanas de las vitales elecciones de noviembre. Sólo ese hecho debería llamar la atención en cuento a si hay o no un trasfondo político electoral en la caravana. Existe además información que indica que George Soros está financiando también a las organizaciones que han apoyado otras caravanas y apoyan ahora la que actualmente está en México.

Lea: La caravana de migrantes que unió a Trump a la Alianza de Oposición

Un artículo de la revista WND en Estados Unidos señala que la caravana está organizada por la organización Pueblo Sin Fronteras. Esta organización estuvo fuertemente vinculada con la anterior caravana de abril y ha manifestado apoyar también a otras caravanas desde hace varios años. Este esfuerzo es también apoyado por la coalición CARA Family Detention Pro Bono Project, que incluye Catholic Legal Immigration Network (CLIN), el American Immigration Council (AIC), el Centro de Refugiados e Inmigración para Servicios Educativos y Legales (RICELS) y la Asociación Estadounidense de Abogados de Inmigración (AILA) – por lo tanto, el acrónimo CARA. Según informó WND “Al menos tres de los cuatro grupos están financiados por la Open Society Foundation de George Soros”.

WND también informó que otros grupos que apoyan financieramente a las caravanas de migrantes centroamericanos hacia el norte a través de México incluyen la Fundación Ford, Carnegie Corporation y la Fundación MacArthur.

Pueblo Sin Fronteras ha sido también reconocido como miembro de la Red Nacional de Jornaleros, un grupo afiliado a United for Justice and Peace , Caravan Against Fear y Freedom Road Socialist Organization.

Los vínculos del Partido Demócrata con George Soros también levantan sospechas. Según WND a principios de este mes, la gobernadora demócrata de Oregon, Kate Brown, aceptó una contribución de Soros a su campaña de reelección, “su primera participación directa en las elecciones de ese estado”. “Tres días después, Brown anunció que la Guardia Nacional de Oregón no participaría en los esfuerzos del presidente Trump para lograr que la Guardia brinde seguridad fronteriza”.

El presidente republicano de Oregón, Bill Currier, señaló la “conspiración de izquierda ideada por Soros y financiada por sus profundos bolsillos.”

“Kate Brown ha ignorado sistemáticamente los problemas que enfrentan los habitantes de Oregón y, en su lugar, ha utilizado la oficina del gobernador para convertirse en una celebridad nacional de izquierda”, afirmó Currier, según WND. “Ahora, Brown está sacando provecho de grandes donaciones de campañas del notorio maestro de marionetas izquierdista, el multimillonario George Soros”.

OTROS ACTORES de la trama

Open Society Foundation apoya además con fuertes sumas de dinero a otras organizaciones a nivel internacional, que a su vez apoyan organizaciones hondureñas: Global WitnessOxfam,  Human Rights Watch, Front Line DefenterMedia Democracy Fund; Goldman Prize y Global Justice Alliance, HIVOS y medios de comunicación progresistas como NPR de Estados Unidos y The Guardian, de Inglaterra a través de Eurasianet, recibe ayuda moneraria de la Open Society Foundations.

Como suele ser en este tipo de eventos, quizás no podremos saber si el magnate George Soros está detrás o no de la crisis de migrantes rumbo a Estados Unidos. Queda sí el rastro que su fundación deja a las organizaciones que apoya económicamente (y las que estas a su vez apoyan) para conocer el rol que la Fundación Open Society juega en la crisis que vivimos, comprendiendo además que sin crisis, quizás, no hay cambios.

Óscar Estrada (Honduras, 1974). Es guionista, novelista y abogado. Productor de radio novelas y documentales sociales. En 2008 dirigió el largometraje «El Porvenir». Ha publicado los libros «Honduras, crónicas de un pueblo golpeado» (2013), la novela «Invisibles» (2012) y más recientemente su colección de cuentos «El Dios de Víctor y otras herejías» (2015). Fundador de la revista «Lastiri». Actualmente dirige la editorial con sede en Washington D.C. Casasola LLC.