BITÁCORA DE VIAJE: COSTA RICA

Domingo 24 de Enero. «Declaro que mi amor por Centroamérica nace contigo » Otra vez se me salieron unas cuantas lágrimas en el camino, cada frontera me hace sentir más lejos de casa. Y más cerca de eso que se llama Libertad, que es un termino engañoso. Llegamos a la frontera «Peñas Blancas» Junto con varios amigos y compañeros del festival. Entendimos lo que implica ser hondureños para el resto del mundo. ¡Taran! Empiezan los...
Invitadomayo 3, 2016

Domingo 24 de Enero.

«Declaro que mi amor por Centroamérica nace contigo »

Otra vez se me salieron unas cuantas lágrimas en el camino, cada frontera me hace sentir más lejos de casa. Y más cerca de eso que se llama Libertad, que es un termino engañoso.

Llegamos a la frontera «Peñas Blancas» Junto con varios amigos y compañeros del festival.

Entendimos lo que implica ser hondureños para el resto del mundo. ¡Taran! Empiezan los problemas migratorios.

Y bueno, moviéndonos en el margen de la ilegalidad, pagamos por nuestra entrada a Costa Rica. Ahora les explico: Para entrar a Costa Rica, se debe tener un pasaje de salida de dicho país. «Necesita su boleto o no entra, ¡Pura vida!» Nos dijo el oficial de migración. No teníamos el boleto de salida, esta frase repetida mil veces en los últimos días. Una comunidad de cubanos están apostados desde hace varios meses en esta frontera, adornando la soberanía nacional de Nicaragua y Costa Rica.

Una señora, empleada de una compañía de buses, con un «amigo» en migración , nos ofreció un trato, ella nos daba los boletos, nosotros los mostrábamos en las oficinas, regresábamos y se los devolvíamos , por el módico precio de diez dólares cada uno.

Lo hicimos, y pasamos…

No con tanta suerte, los cubanos, estos que pasan la gorra, cerca de los baños públicos, en los cuales se han bañando en los últimos meses, poniendo carteles pidiendo ayuda a los viajeros que pasan frente a sus narices todos los días, esperando con hambre y cansancio a salir de esa pesadilla prolongada, a ellos no los puede ayudar la señora con el «amigo» en migración y no se quien pueda tampoco.

Terminando este percance, la noche había caído. Rápidamente tomamos el próximo bus a San José. Fillo y los demás compas ticos nos acompañaron en todo momento y junto a ellos salimos a la capital.

Por desgracia ya era de noche y no podía ver nada por la ventana del auto bus. Pasadas las horas,  y cuando ya estábamos cerca, comenzamos a ver las luces de la ciudad.

Llegamos a media noche a San José, con mucho frío, inquietud, cansancio y tantas ganas de ver todo. Fillo nos recibió en su apartamento, en el bello barrio Luján.

803701012_2360030509855349704

Lunes 25 de Enero

Nuestra estadía con Fillo, pintor, vegetariano y ciclista, fue de lo mejor. Nos mostró el centro histórico de San Chepe, y vaya, que lugar tan limpio, tan lleno de arte callejero, museos y teatros.

Como me encantan esos lugares llenos de objetos raros y baratijas me fui al barrio chino y me pasé horas viendo relojes y teléfonos antiguos, no compré nada. Ganas no me faltaron, pero Costa Rica tiene ese «detallito», los precios son bastante elevados,en comparación a los demás países centroamericanos. Pero eso al final es relativo a lo que se gana en el país, a uno como viajero no le cuadra tanto.

A parte de esas grandes denominaciones de miles que le hacen pensar a una que las cosas son mucho más caras.

En el mercado municipal, encontramos a la Uchuva, fruta pequeña, amarilla, jugosa, deliciosa y hasta dicen que afrodisíaca. Compramos la bolsa, por si las pulgas.

Fillo nos llevó al mejor lugar para comer pizzas caseras a un muy buen precio. A una cuadra de su apartamento. En el barrio Lujan.

También nos dio el tour nocturno de la ciudad, junto con Marvin, el compañero de cuarto de Fillo, Este joven nos relató la historia de San José, y claro nos llevaron a los lugares emblemáticos de chupe de la ciudad, ¿Y porque no? ¡A bailar!.

Martes 26 de Enero

El martes por la noche tuvimos nuestro primer encuentro con «El Lobo Estepario».

Quedé muy sorprendida. Me encontré con el universo de Hesse, el autor que mi madre a los catorce años me mostró y no dejé de leer desde entonces. Me sentí como en casa.

Junto a Dennis, poeta hondureño y dueño del bar «El Lobo Estepario», acordamos una función de «Amor, sexo y otros cuentos», en una de las salas íntimas del bar, como somos desconocidos decidimos no cobrar la entrada del espectáculo y mejor al final, pasar la gorra.

Esa misma noche, nos encontramos con Alejandra y Rubén. Y desde entonces nos quedamos en su casa, cerca del mágico bosque de Alajuelita.

Miércoles 27 de Enero

Alejandra es una actriz de teatro y de televisión (La pensión, una serie con más de quince años de estar al aire), Rubén, actor de teatro y diseñador gráfico. Ambos maravillosas personas, viven en una casita de madera con dos guardianes de cuatro patas, Bosco y Asis. A veinte pasos el bosque de Alajuelita, caminamos junto con Alejandra y nuestros amigos perrunos por los senderos. El bosque de Alajuelita solo florece en febrero. ¡Justo a tiempo!

Allí a cada árbol se le llama por su nombre, ése es Habibi, decía Ale, aquel quemado que esta allá, se llama Quemadito. Cada árbol es también el recuerdo de una persona, en ese bosque escuché tantas historias, tantas memorias, ése es el bosque de los recuerdos.

Hoy todo son buenas noticias, Alejandra nos arregló una función, en el Teatro Urbano.

Eloy y Karina son los propietarios del teatro, el payaso Pepe Picaporte nos cedió el espacio donde cada fin de semana deleita al público con un espectáculo de clown tierno e impecable.

Walter se propuso aprender todas las canciones de un cancionero que Rubén le proporcionó, claro que sólo se aprendió una, pero fue divertido verlo intentar cuatro canciones al mismo tiempo.

Jueves 28 de Enero

Los ensayos los realizamos en «El Lobo Estepario».

–Pidan todo lo que quieran. Nos dijo Dennis.

¿Qué pasa cuando se le dice eso a dos «hippies» viajeros?

Pues podría decir que los batidos son muy buenos. Los nachos con carne o de berenjena, sabrosos, hamburguesas de carne o de soja, tiritas de carne con papas, deditos de queso. En «El Lobo Estepario» se come y se bebe bien y vaya que damos fe de ello.

Viernes 29 de Enero

Se celebra un encuentro nacional de poesía, y este día se celebra en «El Lobo».

Tuvimos la oportunidad de leer el libro de Dennis, nos encantó. Qué sinceridad en sus palabras, a Honduras la pensamos y la llevamos siempre.

803717547_5660218360643170213

Sábado 30 de Enero

Finalmente llegó el día de la función, yo claro que me moría de los nervios, atrás del telón repetí no sé cuántas veces el texto, no funcionó para tranquilizarme, los estiramientos me calmaron un poco, la sala era muy pequeña, así que entre veía a las personas que entraban, Walter empezó su monologo, yo escuchaba y escuchaba, recordando y olvidando todo lo que debía hacer. Las risas comenzaron a sonar más confiadas, las bromas y los relatos de Walter calentaron la escena. Terminó y la música comenzó, ése era el momento, y salí, todo fue como debía ser. Que sensación tan placentera se siente en la escena, las luces del escenario que ciegan, las personas, el silencio y los aplausos cerrando la noche.

Domingo 1 de Febrero

La función en Teatro Urbano fue una agradable experiencia, un escenario tipo arena, para un público familiar.

Cerramos un show de magia que se presenta todos los domingos. También pasamos la gorra. Fue la mejor decisión que pudimos tomar. Las ganancias superaron nuestras expectativas.

El trabajo en la calle no se quedó atrás. Walter trabajó toda la semana en los buses de San José.

Se nos acababa el tiempo, y debíamos arreglar todo antes de salir a Panamá. Esto si es estresante, Panamá pone peros, hasta para respirar.

Bueno, no me enorgullece esto, claro que a nadie le gusta decir que es viajero y que su mamá le ayudó en el camino, se pierde un poco lo que se busca, esa magia del viaje, que es la liberación y la independencia de la casa materna. Pero bueno, me podía ayudar y yo acepté, el mundo es más duro de lo que se lee en los libros o se ve en las películas. Y conseguir quinientos dólares para pasar por la frontera de Panamá no es fácil, y mi mamá con mucho esfuerzo, nos ayudó. Ahora sólo quedaba el asunto de los boletos de salida de Panamá, que astutamente modificamos, de reserva a confirmación de vuelo.

Lunes 2 de Febrero

Todo encajó poco a poco en está semana.

Con las mochilas listas y la cabeza en alto nos despedimos de Tikicia.

Lea la nota anterior sobre el inicio del viaje y Nicaragua, acá.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019