¿Por qué el sistema educativo no es atractivo para los padres de familia?

70 mil niños no se matricularon en el año lectivo 2019. En el 14 por ciento de los centros escolares rurales hay presencia de maras y pandillas y en un 17 por ciento de los centros educativos urbanos. Según el observatorio Internacional Educativo de la universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán- (UPNFM) el comportamiento del sistema educativo del país, es alarmante: 70 mil niñas y niños no se matricularon en los centros de enseñanza. Lo debe...
Redacciónseptiembre 20, 2019

70 mil niños no se matricularon en el año lectivo 2019. En el 14 por ciento de los centros escolares rurales hay presencia de maras y pandillas y en un 17 por ciento de los centros educativos urbanos.

Según el observatorio Internacional Educativo de la universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán- (UPNFM) el comportamiento del sistema educativo del país, es alarmante: 70 mil niñas y niños no se matricularon en los centros de enseñanza. Lo debe generar preocupación porque en los últimos 5 años el ingreso a los centros educativos ha decrecido de manera exagerada. Los datos mencionados corresponden al año 2019.

Los estudios demuestran que la matrícula hasta el año 2014 era creciente, pero a partir del 2015 y años siguientes ha venido decreciendo.

En 2018 las cifras oscilaban de 5 mil a 10 mil niñas y niños que no se matriculaban en los centros educativos, para 2019. Se registra que 70 mil niños no se matricularon.

Para el doctor Russbel Hernández, coordinador del observatorio se debe llamar a la reflexión no solo al gobierno como responsable de las políticas y estrategias educativas del país, sino a la sociedad en general, porque 1 millón de niños y jóvenes no tuvieron la oportunidad de matricularse y a esto se suman 90 mil reprobados en el 2018.

Según Hernández se estima que entre marzo y octubre 90 mil niños deserten de escuelas y colegios y 122 mil reprobarán el año lectivo 2019.

Significa que el sistema educativo requiere de intervenciones serias para generar esperanza a los padres de familia, niños y jóvenes de Honduras.

Las principales causas para que los niños y adolescentes abandonen los centros educativos son: los bajos ingresos de sus padres y eso no se puede desconocer. Manifestó el docente, porque el 68 por ciento de la población se encuentra en un estado de pobreza y un 48 por ciento en extrema pobreza.

Según mediciones de organismos internacionales y del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), hay familias que viven con menos de 1 dólar diario, el estudio se realizó en 11 departamentos.
Los padres familia explicaron que la crisis económica no les permite enviar a sus hijos a las escuela.

Los bajos ingresos y una educación que no es gratuita como lo establece la Constitución de República ejerce una fuerte presión sobre el núcleo familiar, porque deben aportar para pagar vigilancia y aseo en la mayoría de los centros educativos, porque el gobierno no cumple con este compromiso como debería de ser, además el padre de familia tiene que invertir en uniformes, material didáctico, cuadernos, fotocopias y transporte en las ciudades importantes.

Los estudios revelan que los padres de familia para sostener un niño en la escuela invierten aproximadamente 14,200 lempiras al año, que es una considerable cantidad de dinero.
Elementos claves, ante la falta ingresos familiares, es buscarlos y lo que ocurre es la migración.

Otro elemento de presión social es involucrarse en grupos antisociales, pandillas, narcotráfico y lo hacen porque quieren generar sus propios ingresos y está presión es fuerte en los centros educativos, el 35 por ciento de los niños manifiestan haber sido víctimas de robos, asaltos, o golpes en el trayecto de la escuela a su casa y dentro del centro educativo.

Los estudios realizados por el Observatorio Internacional Educativo muestran presencia de pandilleros en el 14 por ciento de los centros escolares del área rural y en el 17 por ciento de los centros educativos del aérea urbana. Esto constituye una presión para padres y niños y es un factor que incide para abandonar los centros de enseñanza, no porque quieran sino por el miedo y la falta de recursos económicos.

Para Hernández el incremento de la violencia y el desempleo significa que no se puede avanzar a mejores estadios como sociedad. Porque es muy difícil tener mano de obra calificada, ¿qué tipo de gente vamos a tener dentro de 10 años con esta generación? si no se hace una intervención este país se va caer a pedazos con un sistema educativo casi colapsado.

El fenómeno migratorio por la falta de empleo y la violencia están teniendo un impacto fuerte en el sistema educativo y el presupuesto en vez de aumentar se reduce como gasto social por lo que requiere un compromiso serio de los políticos no que hablen sino que lo demuestren. Expresó Hernández.

Y continua Hernández diciendo que pareciera que las autoridades de educación “estuvieran inmunes porque informadas están y se va discutir el presupuesto de egresos e ingresos de la República pero al ministro de educación, Arnoldo Bueso o sus colaboradores no se ve que expongan una estrategia para recuperar ese millón 200 mil niños, niñas y jóvenes que no tienen la oportunidad de estudiar en el país.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019