LA NOVELA “SHINKIRO,” DE PABLO GATO Y LA MEMORIA DEL FINAL DE LOS IMPERIOS

El mundo, como lo conocemos hoy en día, es un invento reciente y poco necesita para cambiar nuevamente a algo que apenas nos podemos imaginar. En el año 1914 era un mundo dominado por los imperios. El imperialismo y el colonialismo estaba en su punto álgido representados, sobre todo, por el imperio británico, el francés, el austrohúngaro, el ruso y el alemán que llevaron al mundo a la Gran Guerra que cambió las fronteras y creó Estados en...
Oscar Estradadiciembre 21, 2018

El mundo, como lo conocemos hoy en día, es un invento reciente y poco necesita para cambiar nuevamente a algo que apenas nos podemos imaginar. En el año 1914 era un mundo dominado por los imperios. El imperialismo y el colonialismo estaba en su punto álgido representados, sobre todo, por el imperio británico, el francés, el austrohúngaro, el ruso y el alemán que llevaron al mundo a la Gran Guerra que cambió las fronteras y creó Estados en donde antes no los había. Más adelante, después de la Segunda Guerra Mundial, nuevos estados emergerían de donde hubo colonias. Para fines del siglo XIX España había perdido Cuba, Puerto Rico y Filipinas y dejó de ser un Imperio; comenzaría una transformación que solo habría de parar con la guerra Civil de 1936, cuando se impone a fuerza de bayoneta la dictadura del General Francisco Franco y surge el concepto que hoy conocemos del Estado español. Y aunque los movimientos independentistas en España no son nuevos (existen desde por lo menos el reinado del Rey Carlos I de España), parecen estar retomando fuerza.

Aquí entra el periodismo como interpretación acuciosa de la realidad, que conjugado con el ejercicio de la ficción, nos permite imaginar posibles escenarios para el futuro. Esto es lo que hace el periodista Pablo Gato en su más reciente novela: Shinkiro, el último cartucho del independentismo catalán (Casasola Editores, 2019).

Shinkiro que quiere decir “espejismo”, trata de una célula rebelde de la ya desmantelada ETA, que no cree en el proceso de Paz en España y considera que los políticos independentistas catalanes y vascos son traidores a la causa de una Cataluña y una Euzkadi libre e independiente. Su objetivo es desmembrar el Estado español y creen que mediante una operación terrorista pueden lograrlo.

Pablo Gato es un periodista con más de 30 años de experiencia cubriendo política internacional. Nació en Sao Paulo, Brasil, en 1961. De familia española, se crió y estudió Periodismo en Barcelona, España. Posteriormente se mudó a Estados Unidos. Es el periodista televisivo del mercado hispano de Estados Unidos que más guerras y conflictos ha cubierto. Entre otros, la guerra Perú-Ecuador, la de Afganistán, la invasión de Irak, Kuwait, la revolución sandinista en Nicaragua, la guerra civil en El Salvador, el conflicto civil en Guatemala, las invasiones de Haití y Panamá y las guerras en Yugoslavia. Además ha cubierto una larga lista de crisis nacionales e internacionales, como los ataques terroristas del 11 de septiembre en EEUU y los de Londres y Madrid.  Utiliza su conocimiento para recrear el universo que envuelve la novela Shinkiro, asociando la causa independentista con múltiples causas tan distantes como actuales e inter-conectadas, en este momento de cambio que vivimos.

Así, en Shinkiro, ETA se relaciona con el Yacusa japonés, con la MS-13 salvadoreña, con los carteles mexicanos, con el Estado Islámico y muchos otros fenómenos que tienen en común un descontento por el orden actual del mundo, que reclaman una independencia casi medieval, a donde si bien es poco probable volver en la Historia de la humanidad, no es imposible.

Aunque el tema central de la novela Shinkiro, el último cartucho del independentismo catalán, está en la operación de esta célula terrorista que busca crear una crisis que desmantele al estado Español, la novela aborda también al periodismo como un tema de fondo, de lo cual Pablo Gato conoce mucho. Con la tesis de que el terrorista necesita del espectáculo que dan los medios de comunicación y del periodismo para magnimizar su lucha, dándole la apariencia de ser aquello que no puede ser, Gato asume una posición crítica de la prensa, sin tomar un partido por las causas que se enarbolan en la novela.

“Es importante ser detallista en un libro como éste”, explica Pablo Gato en su entrevista de presentación de la novela, argumentando además que “si das una premisa como el desmembramiento de España, hay que explicar cómo se daría esto.” Y sus explicaciones no decepcionan, por el contrario, dan luces a los peligros que enfrentamos con los espejismos en el mundo.

Una cosa más que conviene recordar: cuando el mundo supo del atentado de Sarajevo el 28 de junio de 1914, en donde el heredero de la corona del Imperio austrohúngaro, el archiduque Francisco Fernando de Austria, y de su esposa, la duquesa Sofía Chotek, fueron asesinados por Gavrilo Princip, miembro del grupo Joven Bosnia, movimiento cuyo objetivo era la emancipación de Bosnia de Austria-Hungría, poco imaginaron que las acciones terminarían desembocando en el final de todos los imperios.

Así, Aritz Goikoetxea y Akira Fumuro, los personajes de la novela de Pablo Gato, buscan que su sacrificio sirva para dar la última estocada al  Estado español, cambiando no solo el mapa de España, sino de Europa toda. Un espejismo que falta ver si se cumple.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019