MUA, 22 años latiendo en la escena cultural y educativa de Honduras

5 años de Educar a través del arte interactuando con más de 3,000 niñas, niños y jóvenes de escuelas públicas del Centro Histórico de Tegucigalpa En este mes de junio se celebran los 22 años de creación de Mujeres en las Artes “Leticia de Oyuela” MUA compartimos la entrevista realizada en el año 2016 a Josefina Dobinger- Álvarez Quioto, cofundadora, exdirectora y asesora y, América Mejía, Directora y cofundadora de MUA. En esta nota comparten...
Invitadojunio 23, 2017

5 años de Educar a través del arte interactuando con más de 3,000 niñas, niños y jóvenes de escuelas públicas del Centro Histórico de Tegucigalpa

En este mes de junio se celebran los 22 años de creación de Mujeres en las Artes “Leticia de Oyuela” MUA compartimos la entrevista realizada en el año 2016 a Josefina Dobinger- Álvarez Quioto, cofundadora, exdirectora y asesora y, América Mejía, Directora y cofundadora de MUA. En esta nota comparten el transitar de MUA por marcados cambios y procesos sociales e históricos que arrancan con los vacíos y fracturas sociales heredadas de la década de los 80, la secuela destructiva e intenso sufrimiento que marco el Mitch en la población hondureña, el golpe de Estado del 2009 que establece un antes y después para la cultura hondureña, hasta la actual Honduras que se resiste a perder la esperanza.

MUA fue creada en 1995. Es una organización de carácter civil, educativa, privada y sin fines de lucro. Se especializa en el desarrollo de estrategias y políticas que generan la incorporación de instituciones e iniciativas individuales y de grupos al desarrollo nacional, con énfasis en la evidencia y toma de conciencia del papel activo de la mujer en el arte, la cultura y el desarrollo social de Honduras. MUA proyecta la producción, la gestión y la investigación artística-cultural.

19398859_10158853259025125_1474905988_n
¿Cuándo iniciaron? (¿Cómo y por qué la crearon?)

Iniciamos en el año 1995, período convulso en Honduras por las dimensiones de desequilibrio político, económico, social y cultural que se vivían en esa época. No era muy claro para muchas de nosotras, el impacto que estos hechos tenían y tendrían sobre nuestras vidas. En Honduras nos hemos acostumbrado a vivir en un estado de silenciamiento y de miedo que formó parte de nuestra cotidianidad, normalizada y marcada en el cuerpo social por casi treinta años de regímenes y dictaduras militares.

En el marco de ese contexto histórico y sociocultural, se desarrollaron las condiciones para que las vivencias personales y sociales de un grupo de cuatro mujeres -América Mejía, Josefina, Wannayran y Catalina Álvarez- diéramos inició a un viaje que sabíamos con claridad era el que queríamos iniciar, sin embargo no teníamos la certeza hacia donde nos conduciría. La escritora Leticia de Oyuela fue una luz y guía determinante para orientar nuestro trabajo. A través de su vigorosa energía expresada en sus escritos y sus palabras compartidas a la hora de tomar el café o el té, nos acompañan muy de cerca recordándonos que no dejemos de luchar. Sus palabras escritas en 1996 y dirigidas a MUA fueron las siguientes:

Un grupo de jóvenes entusiastas, descubrieron dentro de sí mismas, su potencialidad artística y decidieron crear Mujeres en las Artes y además le pusieron mi nombre en la tendencia necesaria para la identificación, con otro ser humano que lucha y privilegia la visión artística de la hondureña en su totalidad.

La honra que significa el préstamo de mi propio nombre, es posible sea igual que en la gramática castellana, en la función del pronombre. Es decir, la simple partícula que precede al nombre y que se irá venturosamente perdiendo en la medida en que encontramos nuestras propias definiciones o realizamos nuestros propios destinos”.

(Irma Leticia Silva de Oyuela, de 23 de febrero de 1996.

19416070_10158853259870125_1557802520_n

¿Cómo creamos MUA? Es una pregunta que provoca sobresalto. No es acostumbrado el interés por conocer el trabajo que realizamos y agradecemos esta oportunidad de pensarnos como organización a lo largo de estos veintiún años de existencia. Comenzamos a transitar los espacios artísticos y culturales de Honduras a partir de dos rutas: la de gestión y promoción artístico-cultural y por otro lado la producción artística propiamente dicha. Lo anterior no fue antojadizo en el tanto dos de las cuatro que comenzamos con esta iniciativa poseíamos una formación como historiadoras y las otras dos se destacaban como artistas en el campo de la danza y la música.

La idea primaria fue la creación de espacios que evidenciaran la producción de mujeres artistas y con ello resaltar sus aportes y participación en la cultura hondureña, particularmente desde las expresiones artísticas, incluido el arte popular. Se convirtió en una urgencia crear una asociación de Mujeres artistas y no reducir las acciones a la elaboración de proyectos. Partimos de la premisa de la existencia de un gran número de creadoras que habían jugado un papel determinante en el acontecer cultural del país, que a su vez eran invisibilizadas al no encontrarse registros historiográficos de las mismas.

Desde ese contexto comenzamos con la ejecución de pruebas de estudio o eventos en el que participaron mujeres que se expresaban a través de las artes visuales, escénicas, literatura-poesía y arte popular. El fin se dirigía a investigar y documentar las prácticas artísticas realizadas por mujeres en el pasado (mujeres creadoras de finales del SXIX y principios del XX), contraponiendo o tejiendo un universo amplio junto a la producción del trabajo realizado por mujeres artistas en la década de los 90´.

Comenzamos a expresar una clara postura política centrada en evidenciar que las prácticas artísticas realizadas por mujeres eran resultado de largos procesos de formación profesional. Reivindicamos el arte como profesión, al contrario de los prejuicios sociales que señalan el arte realizado por mujeres como actividades de ocio o entretenimiento. Recordamos que en esos tiempos, era una insolencia reclamar que el trabajo artístico se remunerara, ya fuera en actividades vinculadas a políticas de desarrollo o eventos públicos estatales.

¿Por qué creamos MUA? La organización se concibe, como ya se ha hecho mención anteriormente, al interior de un contexto social comparable a un estado endémico de ceguera y silenciamiento colectivo, en términos de Saramago. Al interior de MUA percibíamos que en los discursos sociales predominaba una fuerte tendencia a la homogenización de la sociedad con un constreñido o casi inexistente sentido de identidad.

19398861_10158853262045125_1378281840_n

En esa época era recurrente escuchar que las y los hondureños carecíamos de identidad. Desde ese contexto comenzamos la búsqueda de signos identitarios que respondieran a la situación que se vivía en ese momento. La propuesta de MUA fue la promoción de trabajos creativos que vincularan vivencias de una gama amplia de actores sociales. Desde esta perspectiva, el reclamo por el derecho a la cultura y al diálogo, la comunicación y la expresión de “la realidad” fue contundente en nuestro accionar.

Fue posible identificar que para muchas mujeres artistas la presencia de MUA, en sus inicios, causó incomodidad ya que la identidad que predominaba era la de su ser artista. En aquellos tiempos inicia a fortalecerse el movimiento feminista en Honduras que serán fuertemente estigmatizadas, no olvidemos que para las mujeres artistas, históricamente, muchas de ellas han sido duramente condenadas por elegir el arte como profesión. Respecto al movimiento de mujeres y feministas es posible pensar una mirada desde la sospecha hacia el precoz planteamiento de MUA de no fragmentar o priorizar las identidades por un lado desde su ser mujer y su artista. Finalmente, el equipo de trabajo no correspondía al modelo tradicional donde exclusivamente se conformaba por mujeres. No podemos olvidar el temor que abiertamente declaraba doña Lety; crear escuelas artísticas femeninas podría limitar el sentido de pensamiento universal, incrementando el peligro de convertir estos espacios en guetos.

Desde sus inicios, MUA ha materializado una diversidad de acciones de intervención educativa y cultural, pero es, sobre todo, un espacio de los afectos, creado por mujeres y alimentado por la esperanza y los sueños que reconocen las expresiones artísticas como un derecho cultural; por tanto, derecho a la libertad creadora de y para todas y todos los actores sociales, sin discriminación por motivos de género, raza, edad, clase, sexo y personas con discapacidad, entre otras.

Los vínculos que se han logrado tejer en los últimos veintiún años, se han concretado a través de encuentros, talleres, exposiciones de artistas, presentaciones de obras de teatro y danza, conversatorios sobre identidad, memoria, el lenguaje simbólico, espacios públicos, el cuerpo como territorio, el papel del arte en lo social, entre muchos otros temas. Espacios desde los cuales se han construido redes afectivas de voluntades y compromisos personales, desde los cuales se experimentan y se vivencian resistencias creativas contra la exclusión social.

19416079_10158853265650125_414961290_n

Ante todo, consideramos que las producciones artísticas, el acceso y la visibilización del trabajo realizado por mujeres artistas y grupos sociales desprotegidos como las niñas, niños y juventudes, han sido y son trascendentales para la sociedad hondureña. En definitiva, esos componentes fueron el medio para evidenciar y recrear el entorno social hondureño evidenciando nuestras debilidades y fortalezas. MUA responde al entorno cultural al establecer principios operativos, prácticos de investigación, gestión administrativa y financieros, que hasta el día de hoy hacen posible las diversas actividades educativas y de proyección que la organización realiza.

Uno de los postulados principales de MUA, muy desde sus inicios, fue la búsqueda de crear propuestas artísticas novedosas y de calidad incentivando la participación de los jóvenes, incorporar las vivencias de los procesos creativos realizados por mujeres al imaginario social con el fin que esas experiencias fueran integradas en la apuesta de elaboración de políticas culturales estatales.

Es posible afirmar que MUA es una organización pionera en lo que respecta el reclamo de los derechos culturales, particularmente sobre la lucha por establecer políticas culturales en la agenda cultural del país. Se vuelve necesario destacar la importancia que MUA después de muchos años de presencia en la escena cultural del país, es reconocida como institución cultural que agrupa acciones de muchos otros grupos y sectores artísticos. Sin embargo, en los últimos años MUA como el resto de los sectores culturales independientes del país ha generado respuestas a los cambios en la política de descentralización por parte del Estado, de ahí que un porcentaje importante, del fomento cultural artístico en el país proviene casi exclusivamente del sector independiente.

Se destaca que acciones dirigidas a una presencia política cultural desde el pueblo aún no se encuentra asumidas y posesionadas por todos los que formamos parte del sector cultural independiente. Igualmente, ha sido, y es el sector independiente el que activa acciones de fomento a las artes sin recibir ningún incentivo financiero y mucho menos reconocimiento estatal. Creemos firmemente que es este sector uno de los actores sociales que posee las herramientas para impulsar el desarrollo social, entretanto somos las pequeñas iniciativas las que hemos trabajado directamente con las comunidades, los barrios y las escuelas.

Las iniciativas del sector cultura en Honduras, incluida MUA, se concentran casi en su totalidad en apoyos y estímulos para el desarrollo de actividades puntuales y de proyección artística-cultural. Desafortunadamente esto nos ha llevado a descuidar el fortalecimiento del sector en su conjunto que somos al final el reflejo de nuestra cultura. Así mismo, se ha reducido la comprensión sobre la dimensión que posee la gestión cultural hacia la procuración de fondos para actividades, programas y proyectos, es decir, cada año las condiciones sociales se embrollan con el incremento de los costos de vida, crisis económica, violencia y fragmentación o desinterés social de mirar la cultura como elemento fundamental de la sociedad. Junto, todo lo antes dicho, dificulta mucho más la gestión de fondos. 

19416104_10158853261260125_615529064_n

¿Qué han hecho durante los últimos años?

Muy en los inicios, MUA obtuvo apoyo financiero primero por parte de la Embajada de Holanda y posteriormente de la cooperación holandesa HIVOS. Entre las acciones que se implementaron y continúan desarrollando hoy en día se encuentran capacitaciones a través de talleres para artistas y jóvenes, intercambios y apoyo financiero a propuestas artísticas nacionales, este último por no contar con recursos ha dejado de implementarse.

En aquel entonces MUA había establecido en su presupuesto, fondos para el apoyo de producciones artísticas y gestionó recursos económicos con otras instituciones privadas y estatales para el desarrollo de las mismas. Entre las producciones que se estimularon en 1997-2000, se encuentran: Con ojos de mujer de Danza Libre, Mandrágora: Máscaras y mitos femeninos de Sandra Herrera en su dirección y el proyecto de apoyo a los jóvenes Arteria, entre muchos otros.  Actualmente MUA apoya producciones de grupos artísticos a través de facilitar sus espacios y asesoría técnica sobre todo a la población joven.

En el año 1997 se creó la Sala Mujeres del Arte Contemporáneo SMAC. Inicialmente fue un proyecto que tenía como objetivo general; evidenciar la producción artística de mujeres en el campo de las artes visuales, y sus aportes a la cultura en Honduras. Durante este proceso, se realizaron reflexiones e indagaciones centradas en dar testimonio sobre la importancia y trascendencia de las experiencias de las artistas y sus registros visuales, tanto en Honduras como en el resto de la región centroamericana.

Los dos primeros años de trabajo de la sala (1997-1999) se caracterizaron por la puesta en escena de exhibiciones temporales expresadas a partir de lenguajes abarcadores, es decir, del uso de metáforas, símbolos y códigos desde los cuales las artistas compartieron la diversidad de maneras de estar en el mundo. De esa manera, la sala ha contribuido a inventariar gran parte de los desplazamientos y movimientos socioculturales dentro de los cuales se ha visto inmersa la esfera artística regional, principalmente en los últimos cinco años de la década de los 90´.

19441326_10158853266950125_836324209_n

Con el paso del tiempo y concluido el período de ejecución del proyecto, las actividades de MUA se fueron incrementando y diversificando. Dicha sala además del trabajo que realizaba a sus inicios, brindó un espacio de encuentro para grupos y/o jóvenes emergentes, y la implementación de proyectos interdisciplinarios.

A finales de los 90´ la Sala Mujeres del Arte Contemporáneo (SMAC) se establece como espacio de promoción, investigación y exhibición. Su proyección se concreta al organizar la exhibición internacional de arte contemporáneo “Evidencia y Memoria” dentro del marco del encuentro MUAINSTALA´99, en el que participaron seis comisarias/curadoras regionales.

El MUA INSTALA dispuso la creación de un circuito de exhibiciones que instaló los núcleos curatoriales de Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Panamá y Cuba, desde los cuales se estructuraron 6 exhibiciones individuales y colectivas de mujeres artistas que se expresaron desde el campo de las artes visuales. MUAINSTALA´99 Evidencia y Memoria: “vivamos el arte en la ciudad, aquí – ahora”, una de las actividades del proyecto Mujer y Cultura, hizo énfasis en lenguajes que narraran relatos sobre la experiencia de las mujeres y la práctica artística, como repetidas veces hemos mencionado.

Es importante destacar que durante la fase de planificación y coordinación del encuentro de artistas, el huracán Mitch arribó a la costa y tierras hondureñas. Ante la desolación y el sufrimiento que vivía la población hondureña, MUA, al igual que otras organizaciones e instituciones del país, se incorporó desde su quehacer en la llamada “Reconstrucción nacional”. Así mismo, las artistas y mujeres creadoras que participaron en el encuentro unieron sus fuerzas y esperanzas para con el pueblo hondureño. Este fluir de energías hizo posible lo que el lema del evento perseguía: “Vivamos el arte en la ciudad, aquí – ahora”. La dimensión de las pulsiones experimentadas al interior del MUA INSTALA generó un intenso sentimiento de conservación de la vida y equilibrio emocional colectivo frente a las secuelas de destrucción física de la ciudad y la transformación repentina en que se vio inmersa la vida cotidiana de sus habitantes.

19441258_10158853259635125_1379272566_n

Como resultado del encuentro MUA INSTALA 99´ y otros encuentros que se desarrollaron posteriormente, se ha logrado congregar un amplio grupo de personas que colaborar activamente y se han comprometido con las búsquedas de la organización; artistas y profesionales cuyos perfiles abarcan una amplia diversidad de campos del conocimiento como; la teoría de género, la gestión cultual, la curaduría, la historia, psicología, pedagogía, administración, diseño y por supuesto la experiencia misma de las artistas, por mencionar algunas.

Actualmente, las acciones de intervención de MUA se han transformado respondiendo, desde lo organizacional, a la realidad social del país. La experiencia acumulada durante dos décadas de participación directa con diversos sectores sociales ha conducido a establecer los siguientes programas que se orientan desde el lema “Creando vivencias futuras”:

  1. Educar a través del arte: Niñas(os), Jóvenes, Centros Educativos del Distrito Central, educadores, voluntariado
  2. Voluntariado Cultural EDUCA: Estudiantes, profesionales, facilitadoras (es), asesoras(es), voluntariado, empresas, instituciones, tercera edad –arte terapia
  3. MUA emprende 1331 (Bolsos 1331): Productos eco-amigables: Artistas, artesano/as, diseñadore/as, clientes individuales-empresas-institucional
  4. Sala MAC/CAVC – Mujeres Creadoras: Dirigida a Mujeres artistas, investigadore/as, instituciones, empresas, instituciones académicas, centros de estudio
  5. MUA invierte: Administración de fondos: Socias de MUA, empresas socialmente responsables, organismos nacionales e internacionales
  6. Pensar Ciudad: Artistas, colectivos, instituciones, empresas, gestores/as culturales, territorios

Pensamos que estos programas son espacios que permiten ir creando comunidad y una institucionalidad cuyas perspectivas se orientan más allá de construirnos como Organización no Gubernamental que desarrolle proyectos para la agenda de la cooperación, gobierno u otras instancias. Tal vez sea más lento el desarrollo de sus programas pero estamos creciendo con la perspectiva que éstos se integren a la política institucional de MUA, pero a que su vez impulsen políticas públicas desde la mirada y reconocimientos de los y las otras.

Otra de las acciones que MUA desarrolla, es la prestación de servicios: Divulgación de actividades y asesoría en gestión y administración cultural, elaboración de materiales de comunicación, sensibilización y educativos como boletines y brochures, entre otras.

19433442_10158853263400125_1080393385_n

¿Quiénes integran la organización y cómo se estructura?

MUA es una organización pequeña que cuenta con un equipo de planta de cuatro profesionales especializados en gestión artística-cultural. Se conforma por una coordinación horizontal, una fuerte capacidad de investigación e implementación de agendas, así como una alta valoración y consideración en la relación con las y los beneficiarios. También, ha creado una sólida red de voluntariado de planta (20 jóvenes) que en la actualidad experimentan un momento de activo y productivo desarrollo. El equipo del voluntariado apoya la ejecución de las actividades, programadas y son beneficiarias y beneficiarios directos de los proyectos de MUA.

La participación activa de la Junta Directiva, miembras de la organización y su Comité Consultivo, se integra por un promedio de 12 mujeres profesionales de larga trayectoria en la esfera cultural de Honduras. Son actoras directas de las alianzas y modelos de gestión a partir de metodologías educativas-creativas que han otorgado a MUA reconocimiento nacional e internacional. Este recurso es una herramienta estratégica para el establecimiento de redes entre organizaciones civiles, centros educativos, gobierno local, cooperación internacional y comunidad local.

Los aprendizajes adquiridos por MUA en los últimos 21 años y la estructura flexible e independiente que posee se orienta a la ejecución de diversas acciones creativas e innovadoras dirigida a la puesta en práctica del derecho a la cultura.

¿Quién las respalda? Gobierno, ONGs, colegas, inversionistas.

Mujeres en las Artes ha tenido el apoyo de la cooperación internacional como ser HIVOS de Holanda, AECID, ACDI, Centro Cultural del BID, socio implementador para UNESCO. De igual forma realiza una gestión local con socios, voluntariado y empresas para poder impulsar sus programas y proyectos. En los últimos dos años ha recibido una transferencia por parte del Congreso Nacional, pero su principal fuente de gestión de recursos es desarrollada por la gestión de estrategias de recaudación de fondos a través de su programa Educar a través del Arte, venta de servicios artísticos, y su emprendimiento Estudio-Bolsos 1331. Su sostenibilidad institucional se desarrolla a través de la vinculación de diferentes estrategias como patrocinios, servicios, incorporación de propuestas en colaboración con artistas, voluntariado y socias.

19427770_10158853264505125_409357285_n

¿Qué obstáculos enfrentan? (del tipo que sea, económicos, de tiempo…etc)

Los niveles de violencia que ha alcanzado Honduras, sitúa el país entre una de las regiones con mayor número de muertes violentas en el mundo. Desde este referente, abordar el derecho a la cultura como acción política dirigida a que se democratice la cultura se vuelve una necesidad urgente. Muy desde sus inicios MUA lucha por reducir la brecha de acceso a la cultura para los sectores excluidos y, esa, ha sido y es una de las tareas más difíciles a las que se enfrenta MUA, como acontece con otras organizaciones culturales. Sorprende de manera extraordinaria que en el marco de esas violencias el Estado hondureño, eliminara la Secretaria de Cultura, Artes y Deportes, además, de suprimir las clases de arte del currículo escolar.

Lo antes dicho se sustenta en que el reducido y casi inexistente apoyo por parte del Estado hondureño a las organizaciones y grupos independientes, como ya se ha mencionado anteriormente, que trabajamos en el campo cultural, reduce la evidencia del impacto de las acciones que con grandes esfuerzos se realizan. Desgaste emocional que no deja espacio para pensar en mecanismos y estrategias de acción que permitan tomar acciones directas para transformarlo.

Otro obstáculo al que se ha enfrentado MUA desde sus inicios, han sido las diversas lecturas interpretativas y valorativas sobre sus premisas de acción e intervención social. MUA ha dirigido y dirige su accionar a la reivindicación del derecho a la cultura con énfasis en el aporte de las mujeres creadoras. También evidencia y promueve la participación activa de las mujeres en las artes, pero no exclusivamente, ya que posee entre su población beneficiaria a grupos artísticos emergentes en el que participan tanto mujeres como hombres. Igualmente se trabaja de manera activa con niñas, niños, adolescentes y jóvenes. Posiblemente no podría mirarse exclusivamente como un obstáculo, sino como el reconocimiento de los procesos de construcción de la identidad institucionalidad de MUA que ha ido transformándose de manera dinámica y preservando al mismo tiempo aquellos elementos que le determinan y la hacen ser la organización que es hoy en día.

Los lentos procesos de transformación cultural que a veces no se perciben de inmediato, en estos momentos nos hacen pensar en las maneras en que la institucionalidad de la cultura, como ser; museos, centros culturales e iniciativas privadas, proyectan el arte más desde una mirada con énfasis en el espectáculo, esto incide, y nos preocupa sobre todo porque tiende a reducir que se puedan crear condiciones que favorezcan el desarrollo de entornos creativos y de emprendimiento cultural.

No deja de ser una realidad que las estructuras del Estado no han logrado posicionarse de una visión de lo cultural desde el fortalecimiento de las diferentes instancias que den cuerpo a una estructura sólida.

19433611_10158853263135125_1594573003_n

¿Qué impacto consideran que tiene lo que están haciendo?

Entre los impactos que han resultado de diversas evaluaciones institucionales externas realizadas a la organización, se destaca el que se ha agenciado para que las y los artistas se apropiaran y tomaran el espacio público para sus propuestas artísticas.  Anclada en la  premisa de MUA “Pensar cultura para crear futuro” nos acercamos nuevamente a los espacios públicos (particularmente de la ciudad), para construir pensamiento e impulsar acciones para activar su revalorización. Se han propuesto y materializado maneras alternativas (de hacer la vida en ellos) respecto al comercio, la violencia y la inseguridad.

Es en este sentido que el aporte de MUA sienta sus bases en la producción del festival interdisciplinario de arte INSTALA, desarrollado en tres ediciones (1999, 2002 y 2005). Una de las evaluaciones institucionales señala que MUA ha contribuido consistentemente en reimpulsar la práctica de abordar la producción cultural en espacios públicos para propuestas creativas desarrolladas por grupos independientes y emergentes, toda vez que muy probablemente esto no se hacía desde las tres primeras décadas del siglo pasado. Como un primer eco en el que MUA interactuó con diversos colectivos artísticos se encontraron los siguientes:

En el año 2004, el colectivo de poetas jóvenes llamado paisposible realiza un evento de poesía en las gradas de la ciudad de Tegucigalpa.

En el año 2006, el grupo de artistas interdisciplinario Gritón realiza un desfile de teatro de calle (pasacalle) por una de las avenidas de Tegucigalpa.

En el año 2007, el grupo de teatro Sombra Roja realiza el primer festival de teatro de calle en Tegucigalpa, presentándose en la plaza de la ciudad. También en el mismo año, la Asociación cultural Artística Arteacción retoma una avenida de la ciudad para hacer un festival de Zancos y otras expresiones de teatro de calle, al que se invitaron representantes de otros países como El Salvador y Guatemala.

19449495_10158853271535125_804450946_o

También ha sido de gran impacto, la iniciativa de MUA en sinergia con otros grupos de artistas, y en conjunto con el gobierno local de Tegucigalpa, en promover la revitalización del Centro Histórico para la presentación de conciertos, ferias de libros, programación artística en las plazas, y compañías pedagógicas como mimos para el fomento de una vialidad respetuosa.

MUA desde el planteamiento de la existencia de otras formas de apropiarse y vivir los espacios públicos ha explorado posibilidades diversas de construcción de entramados sociales para potenciar a otros impulsos al arte y la cultura, para lo que se contó con el apoyo de redes institucionales privadas y estatales.

Igualmente, para MUA una de las grandes alegrías, en los últimos años, que dan sentido y dirigen nuestras motivaciones para continuar en la batalla cultural, como lo nombraba la escritora hondureña Leticia de Oyuela, es el despertar de las conciencias de las juventudes, las niñas y niños con los que cotidianamente se trabaja a través del programa “Educar a través del arte”.

Continuar con el desarrollando de acciones como el Megataller: “Pintando Tegucigalpa, por el derecho a la alegría, en el que participan anualmente 1,000 niños y niñas de escuelas públicas del casco histórico, alimentan la esperanza y dan sentido a nuestro trabajo. Si bien la autogestión se vuelve cada año más difícil, continuamos trabajando arduamente en su realización porque creemos que es sumamente necesario que se generen espacios para la creación dirigida a la niñez y juventud hondureña.

Finalmente, se destaca que uno de los grandes impactos para la organización en sí misma, ha sido y es lograr una sostenibilidad institucional durante 21 años, sobre todo porque Honduras, como en otros países, se caracteriza por el reducido apoyo a instituciones y organizaciones culturales creadas desde la iniciativa ciudadana. Lo antes dicho no ha sido un impedimento para establecer espacios de dialogo desde los cuales se han creado alianzas con diferentes grupos, instituciones e iniciativas que son el motor que dinamiza nuestra capacidad para reinventarnos como organización.

19457959_10158853270600125_1988222151_o

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019