Mel Zelaya: “Juan Orlando miente permanentemente”

Manuel Zelaya Rosales en su participación en el plantón frente a las oficinas de las Naciones Unidas con su toque discursivo zelayista, se muestra como un candidato antisistema, criticando al gobierno del presidente reelecto Juan Orlando Hernández, aduciendo que es impuesto con el apoyo de las Naciones Unidas y que es un gobierno que niega la democracia, el derecho a la protesta y elecciones libres. Nuevamente se proclamó en rebeldía sin reconocer a ninguna autoridad,...
Redacciónfebrero 15, 2018

Manuel Zelaya Rosales en su participación en el plantón frente a las oficinas de las Naciones Unidas con su toque discursivo zelayista, se muestra como un candidato antisistema, criticando al gobierno del presidente reelecto Juan Orlando Hernández, aduciendo que es impuesto con el apoyo de las Naciones Unidas y que es un gobierno que niega la democracia, el derecho a la protesta y elecciones libres.

Nuevamente se proclamó en rebeldía sin reconocer a ninguna autoridad, únicamente la de Dios que los manda a protestar en defensa de los valores humanos. Se muestra renuente a confiar en los organismos como la ONU (Organización de las Naciones Unidas) y la OEA (Organización de los Estados Americanos) pero anuncia que van a realizar acciones en todo el país hasta que busquen una solución pacifica para Honduras. Rosales afirma que el bipartidismo fue derrotado en las elecciones, y que la situación que se vive es en un momento histórico, dado que la Alianza de Oposición es una nueva forma popular, social y política con deseos de cambios en Honduras.

¿Para que sirve las Naciones Unidas? -se preguntó Zelaya retóricamente- a lo que respondió: para defender la paz, pero el Estado de Honduras le ha declarado la guerra al pueblo e hizo un llamado a la organización diciendo que en Honduras no hay paz, no se aplica ni la justicia ni las leyes. Metaforizó sobre el grito de los migrantes, de los obreros (pero sin referirse a los más de 40 días de huelga de los trabajadores de las bananeras en la zona norte del país).

1

Zelaya le dio una bienvenida a la misión de las Naciones Unidas, pero pidió que se les escuche. Admite conocer las limitaciones del organismo, asegura que autorizan guerras, pero en Honduras se quiere la paz, coincide en un diálogo como opción para salir de la crisis pero uno franco, sincero y vinculante.

El objetivo del plantón en las afueras de las oficinas de las Naciones Unidas era reunirse con la misión técnica enviada, en cuanto a las movilizaciones Zelaya afirma que no se van a quedar callados ante el fraude y la imposición actual.

Manuel Zelaya Rosales se muestra anuente a lograr acuerdos pero con ciertas condiciones como el cese a la represión de las fuerzas de seguridad del Estado. La garantía de la alternabilidad en el poder, y que la reelección se someta a una consulta popular directa orientada a ese fin y que sea el pueblo el que decida si quiere o no la reelección.

Incluyéndose dentro del pueblo agregó que ya no le endulzan el oído a la población, porque están decididos a llevar a las últimas consecuencias con el fin de que la patria encuentre senderos de paz, justicia y amor.

El chauvinismo como parte del discurso político a favor de los intereses partidistas está presente en la dialéctica zelayista de cambio y lucha, quien como representante y vocero del pueblo afirma que están a la orden pero en combate permanente, hasta que se respeten los Derechos Humanos y pare la represión.

Como Coordinación están a la espera de la respuesta de las Naciones Unidas a una carta enviada como Alianza de Oposición,  para saber cuál es el siguiente paso.

En uno de sus paseos por el tiempo, Rosales retrocedió hasta su periodo de presidente comparando las protestas en su administración y que él aprendió que la represión no resolvía nada, únicamente el diálogo.

“Juan Orlando miente permanentemente”, dijo Zelaya, expresando que no cree lo que dice el presidente y partiendo de eso no pueden aceptar un diálogo sin mediadores internacionales, y que la paz pasa por que se escuche al pueblo.

Advirtió Zelaya que si no se escucha la voz del pueblo y los derechos ganados, van a estar en reclamo permanente e indefinido por toda la historia. Están dispuestos a reunirse con quien sea, siempre y cuando las decisiones se tomen únicamente por las partes en disputa, La Alianza de Oposición y el Partido Nacional, participar puede hacerlo cualquiera, todos los partidos, los nuevos y los que inventen.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019