LA VENGANZA DE DAVID ROMERO CONTRA SONIA GÁLVEZ

Tegucigalpa. Muy poco se conoce de las verdaderas razones por las que un Tribunal de Sentencia de Tegucigalpa en 2016, encontró culpable por seis delitos de difamación por imputaciones constitutivas de injurias al periodista David Romero Ellner (63) en perjuicio de la exfiscal del Ministerio Público, Sonia Inés Gálvez. Arropado con el manto de la libertad de expresión y de prensa, Romero Ellner gestó una venganza contra Sonia Gálvez desde el 24 de junio de...
Invitadomarzo 28, 2019

Tegucigalpa. Muy poco se conoce de las verdaderas razones por las que un Tribunal de Sentencia de Tegucigalpa en 2016, encontró culpable por seis delitos de difamación por imputaciones constitutivas de injurias al periodista David Romero Ellner (63) en perjuicio de la exfiscal del Ministerio Público, Sonia Inés Gálvez.

Arropado con el manto de la libertad de expresión y de prensa, Romero Ellner gestó una venganza contra Sonia Gálvez desde el 24 de junio de 2014, tal y como consta en el documento TST-S4-26-2016 Proceso No. 14-65-2014 Q Folio No. 319 de la Secretaría del Tribunal de Sentencia del Poder Judicial de Honduras.

Según se explica en el documento desfavorable para Romero, todo comenzó el 24 de junio de 2014 en un café de la capital donde coincidieron la exfiscal Gálvez y la esposa del periodista, Lidieth Díaz Valladares, está última acompañada de su hija que en ese entonces tenía ocho años.

“Este problema tiene su génesis en 2002, fui una de las fiscales que lo acusó por violación de su hija Dalia Romero. Me encargué de la investigación, examen de ADN, captura y culminó en un procedimiento abreviado que aceptó 10 años, tuvo libertad condicional y preliberación, él (Romero) cumple la condena a finales de 2013”, explicó Sonia Gálvez en su testimonio ante el juez.

El encuentro

Eran alrededor de las 4:00 de la tarde del 24 de junio de 2014 cuando en un conocido café capitalino, se encontraba Lidieth Díaz con un periodista y la hija de esta. Según el testimonio de Sonia Gálvez mediante su apoderada legal, Yenny Sierra Varela.

“Mi representada llegó al negocio denominado Vie de France ubicado en la colonia Tepeyac, en dicho lugar tenía una reunión de padres de familia de la escuela de sus hijas, en el lugar se encontraba presente la señora Lidieth Díaz. Mi representada llegó en un vehículo asignado a su esposo, pues tiene asignado un vehículo, motorista y seguridad por ser la esposa de un alto funcionario del Estado”, explicó.

En ese entonces el alto funcionario era Rigoberto Cuéllar, fiscal general adjunto del Ministerio Público, esposo de Sonia Gálvez. “Desde que ingresa, la señora Lidieth comienza a filmarla”, se explica en los Antecedentes Procesales.

“Sonia Gálvez se levanta de la mesa a pedirle a la esposa de David Romero que deje de filmarla, que ella no es noticia, a lo que Lidieth le responde que para ella si es noticia porque anda con carros y personal de una institución”, se explica en el documento. “¿Me estás filmando?”, le cuestionó la exfiscal a la periodista. “Si porque sos una corrupta”, le respondió Díaz.
“No te autorizo a que hagas uso de mi imagen, si tú molestia es por la acusación de tu esposo”, culminó diciéndole Sonia Gálvez. Díaz sigue grabando la reunión escolar de la exfiscal que acusó a su esposo por violación 12 años atrás. Se ampara en la libertad de prensa y de expresión al igual que Romero, ya que también es periodista.

El segundo llamado

Haciendo caso omiso a la petición de Gálvez, la periodista sigue grabando y minutos después la que se levanta de la mesa es Celeste Cerrato, abogada, exfiscal, socia y amiga de Sonia Gálvez, la que se dirige hacia la mesa de Lidieth Díaz a hacerle un segundo llamado.

“Ya le dijo la señora (Gálvez) que no la siguiera filmando”, le indica Cerrato. “No tengo porque hacerle caso”, le respondió la periodista. “Vos no sos nadie para mí, vos no sos noticia para mí”, le agregó. “Si el problema es por la acusación de violación de su esposo…”, dijo Cerrato en el momento que Lidieth la interrumpió.

“Cállate, no ves que aquí está mi hija”, expresó enardecida la esposa de Romero agregando palabras soeces según el testimonio. “Deje de vertir esas expresiones y no exponga a la niña, no la exponga ante situaciones vergonzosas de estar teniendo este tipo de alegatos”, concluyó Cerrato y regresó a su mesa.

Molesta, Lidieth llama por teléfono a su esposo, quien llegó 15 minutos después al café y se dirige hacia la mesa donde están las exfiscales según consta en un video de seguridad del negocio y que no contiene audio. Antes, Díaz le dice a su esposo que Cerrato la insultó.

“¿Por qué me has ofendido a mi hija?”, le preguntó David Romero a Celeste Cerrato. “Hija de la gran puta, sos una corrupta que te llevas unos expedientes de la Serna (Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente). Me la vas a pagar”, le dijo David Romero a Sonia Gálvez y al grupo, entre otras cosas. La seguridad del local intervino y las exfiscales salieron aterrorizadas del lugar.
Enseguida Sonia Gálvez y Celeste Cerrato se dirigieron al barrio Los Dolores a interponer una denuncia por el delito de amenazas contra David Romero y su esposa Lidieth Díaz. Ese mismo día el Ministerio Público inició el procedimiento normal y proceso ordinario de la investigación.

El 25 de junio de 2014, un día después del altercado, David Romero desde los micrófonos de Radio Globo y Globo Tv, comienza una campaña de desprestigio, calumnias e injurias en contra de Sonia Gálvez, la fiscal que años atrás lo acusó de violación, delito por el cual fue condenado a 10 años de prisión.

Hechos probados

La deshonra y el descredito por parte de David Romero contra Sonia Gálvez comenzó un día después del altercado en el café. Usando la plataforma de Radio Globo, la venganza contra la fiscal que lo llevó a la cárcel en el pasado, comenzó a las 6:33 de la mañana del 25 de junio de 2014.

El Tribunal de Sentencia declaró probados varios hechos de manera expresa y terminante luego de valorar varias pruebas como videos y testimonios. El primer hecho probado fue el altercado en el café entre la exfiscal Sonia Gálvez y la esposa de Romero, la que grababa la reunión que esta sostenía con un grupo de amigos.

“David Romero se retiró de la mesa no sin antes decirle a la señora Gálvez: ´me la vas a pagar´”, se señala en el proceso judicial que se llevó a cabo contra el periodista luego que la exfiscal lo querellara por difamación, calumnias e injurias.

“Sonia Gálvez de Cuéllar, abogada, esposa del fiscal general adjunto Rigoberto Cuéllar, maneja y manipula el cártel del bufete Cuéllar y Asociados, cartel que actúa como cualquier cartel delincuencial en nuestro país”, fueron los primeros ataques de muchos de parte de Romero contra la exfiscal.

“Sonia Gálvez conocida como sombra de la muerte. ¿Por qué le dicen a Sonia Gálvez la sombra de la muerte? Investigue usted por qué le dicen la sombra de la muerte. Tenemos vida personal, también hoy en la tarde daremos a conocer en Interpretando la Noticia, cómo la influencia de Sonia Gálvez es factor para la desintegración familiar”, señaló Romero en su programa radial matutino.

“Tenemos algunas interioridades que tienen que ver con la vida privada pero que no las podemos desligar, por ejemplo, la mamá de Cuéllar, ¿qué dice de esta dama?, el exesposo de Sonia, un colombiano, por ejemplo, el trato que le da a un hijo que Cuéllar tiene por fuera, la hija de ella que no es hija de él”, agregó.

“Estas cosas que son interioridades un poco vida privada, desnuda el comportamiento, lo falso que son estos personajes que se dedican a la defensa de la sociedad”, concluyó en su programa de la mañana.

Más ataques y destrucción de imagen

La tarde de ese 25 de junio de 2014, los ataques contra la exfiscal comenzaron a la 1:10 minutos de la tarde según consta en el capítulo de los “Hechos Probados” en la Sentencia contra David Romero Ellner.

“Este es el cartel de la influencia, tenemos a Sonia Gálvez de Cuéllar, abogada, maneja y manipula el bufete, esposa del jefe del cártel. Vamos con la primera historia, por cierto, ¿sabe e investigue usted por qué le dicen a la esposa de Cuéllar la sombra de la muerte? es el calificativo que le han puesto. ¿Por qué le dicen la sombra de la muerte?”, indagó Romero en la radio de cobertura nacional.

“La señora Sonia está como vil delincuente saltando tapias o rompiendo puertas, se saltó por la puerta de atrás para sacar el expediente y que no la viera la parte interesada, tenemos testimonio, típica actitud de un delincuente, cuando usted no tiene nada que ocultar dice véalo”, refirió Romero.

“La señora Sonia Gálvez y toda esa pacotilla que integran este cártel, no son víctimas, son victimarios de muchos años delincuenciales ligados a ese delito de tráfico de influencias”, dijo.
A las 2:36 de la tarde del mismo día, David Romero vuelve a arremeter contra Sonia Gálvez: “Dedicada a Sonia de Cuéllar, pobrecito el mandilón, otro latigazo. Esté pendiente mañana sobre otras cosas de la familia Cuéllar y hay otras cosas en la vida privada dan ganas de llorar”, señaló David Romero mientras el encargado de controles le colocaba una canción dedicada a la exfiscal y su esposo, mientras al mismo tiempo sonaban latigazos al fondo.

“No te equivoques Sonia, no te equivoques, mujer de patas cortas igual que la mentira, te voy a seguir denunciando en todo lo que tengo que denunciar a vos y a tu marido y todo ese atajo de léperos que conforman este cártel de la influencia, vamos sin miedo, sin temor”, dijo 12 minutos después.

Mientras despotricaba contra la exfiscal, en pantalla de Globo TV David Romero colocó seis fotografías tituladas como “Cártel de la Influencia”, entre ellas apareció la imagen de Sonia Gálvez.

La venganza se intensifica

Los días pasan y Sonia Gálvez sigue callada mientras David Romero continúa intensificando una campaña de desprestigio en la que asegura que el entonces fiscal adjunto, Rigoberto Cuéllar, es el jefe del cártel que maneja su esposa y desde ahí se trafica con todos los casos millonarios. Nunca presentó pruebas.

“Lo mismo hace Sonia Gálvez de Cuéllar que su soberbia, su prepotencia y su ambición ha llevado a Rigoberto Cuéllar a violar las normas, los principios éticos y morales, que abusa de los bienes del Estado para que su esposa vaya al supermercado, para que su esposa vaya a Pricesmart, que vaya a dejar a su hija mayor producto de su matrimonio con un colombiano”, señaló Romero el 26 de junio de 2014 a las 7:00 de la mañana en Noticias Radio Globo.

“Para que ella vaya al café a contar chistes y hablar con la mafia que integran en el bufete Cuéllar, con los guardias, los guaruras, los motoristas, los carros y el combustible del Ministerio Público. Estos son los integrantes de esta mafia, de este cártel que opera en el bufete Cuéllar y Asociados, una estructura bien montada de corrupción, montada allí por Sonia Gálvez”, volvió a mencionarla.

“Sonia Gálvez, esposa de Rigoberto Cuéllar, sombra de la muerte como le dicen, manipula, maneja todos los asuntos del Ministerio Público, incluyendo de la vida personal de empleadas, abusa del poder, hace uso de los bienes, el bufete Cuéllar centro de operaciones del cártel, es el que defiende los intereses de aquellos que atentan contra los ciudadanos”, culminó Romero ese día.
Desde que David Romero le prometió a Sonia Gálvez “me la vas a pagar”, mañana y tarde el periodista aprovechó los micrófonos de Radio Globo para montar la venganza orquestada en su máximo nivel y sin ningún tipo de pruebas documentales o testimoniales que lo apoyaran.

Explotación de la imagen

El 8 de julio de 2014 en el programa Interpretando la Noticia de la misma Radio Globo y Globo TV, con un amplio público, David Romero llega a los extremos y coloca en la pantalla una fotografía de Sonia Gálvez y a la par una figura que personifica a la muerte según consta en la Sentencia contra el periodista.

“Conozca usted la historia de la sombra de la muerte, por qué le dicen la sombra de la muerte. Sonia Gálvez, abogada, miembro socia del cártel de la influencia. La sombra de la muerte, así le dicen a esa dama que usted ve allí, ella se llama Sonia Gálvez de Cuéllar, esposa del fiscal adjunto. En Serna le decían la sombra de la muerte, pregúntese usted por qué le decían la sombra de la muerte”, insiste a sus oyentes y televidentes.

“A esta petulante dama de la sociedad, arribista, que le gustaron las mieles del poder, es una dama que en su interior lleva odio, rencor, frustración y lleva amargura, la miseria en que se crió la lleva a odiar a su propia madre, a tratarla mal, a decirle ´y vos por qué vestís así, no te bajés del carro´”, comentó en directo Romero.

“Es un atajo de pinches vulgares, farsantes, mentirosos y mentirosas, esta señora que le dicen la sombra de la muerte, está ahí, deshizo hogares, ella estaba casada con un colombiano, las hijas aquí las tengo”, amenaza Romero.

“Es una dama petulante, que le gusta las mieles del poder, se acostumbró a vivir del erario público, del tráfico de influencias y de todo eso, le dicen la sombra de la muerte, la señora Sonia Gálvez de Cuéllar, la abogada, exfiscal, desde el bufete manipula, trafica con las influencias”, insiste el periodista.

Invasión a la privacidad

A David Romero no le bastó los señalamientos personales que contra la exfiscal Sonia Gálvez y tomó la decisión de señalar a familiares de su víctima día y noche, mientras el comunicador se amparaba en que lo hacía por denunciar la corrupción y que la libertad de expresión lo protegía.

“Esta señora que está allí se avergüenza de su madre, por eso su suegra la odia, no la quiere, ¿pregúntele a la madre de Cuéllar si la quiere, si la deja poner un pie en su casa? La odia, la detesta porque es una manipuladora. Nos vamos a ir a la vida privada de estas farsantes, hipócritas”, reiteró el comunicador.

“Esa dama que usted ve ahí, que le dicen la sombra de la muerte, hipócrita, farsante, se avergüenza de su madre, tiene otras historias mucho más degradantes. Bien perfumada, bien bonita, resguardada camina en carros del Estado, abusando del poder, cree que los hondureños tenemos que estar pagando impuestos para que una majadera de estas ande pavoneándose como si fuera la gran mierda si es cualquier babosada”, rebalsó en insultos el periodista.

“Empezó a presionar que se casara con ella, se casó con ella sabiendo que estaba casado en España, la bigamia es un delito aquí, esta señora mafiosa, desenfrenada, farsante, hipócrita, esa dama que ve ahí lo obligó a cometer”, dijo mientras sostenía en pantalla la imagen de la exfiscal.

“Es la sombra de la muerte, pregúntele a los de Serna por qué le pusieron así, es ofensiva, es grotesca, es grosera. Esta es la vida personal, me voy a meter en la vida personal de ellos y las amantes y ese montón de babosadas, porque esto no me voy a callar para desenmascarar hipócritas y farsantes, quienes navegan con cara de honrados y que están enfrente de una institución, deben respetar a la sociedad hondureña, deben respetarnos a nosotros, así la sombra de la muerte que así se llama la señora Sonia”, agregó en radio y televisión.

Cabe señalar que Sonia Gálvez no era funcionaria pública mientras David Romero la atacaba en todos sus programas luego del altercado que tuvo con su esposa Lidieth Díaz. Para Romero el hecho de que Gálvez fuera la esposa de un alto funcionario público fue razón suficiente para destrozarle su imagen a nivel nacional, sin embargo, nunca mencionó que Gálvez fue la fiscal que lo acusó y llevó a la cárcel por el delito de violación contra su propia hija Dalia Romero.

La vida sexual de la exfiscal

Señalar a la madre de la exfiscal Sonia Gálvez, la suegra, sus hijos, amigos, esposo y trabajo, ya no era tan relevante para David Romero. El 30 de julio de 2014, según consta en los Hechos Probados de la Sentencia, en el programa matutino Noticias Radio Globo Romero saltó la barda hacia la intimidad de la exfiscal.

“Dice esta delincuente de Sonia Gálvez, por cierto, ¿por qué querías llevar a tu íntimo amigo a Miami, a tu conductor? El que la conduce a ella, el confidente, él es buena gente, buen muchacho, ¿qué culpa tiene? Ella lo llevaba para allá, íntimo amigo de Sonia Cuéllar”, especuló el periodista.

“No Sonia, yo no soy pícaro como usted y su esposo, yo no soy delincuente como usted y su esposo, Sonia Gálvez de Cuéllar, la mujer que estando casada con un colombiano se metió a coger con Rigoberto Cuéllar”, señaló sorpresivamente Romero.

“Ese bufete es un intercambio, ¿cómo se llama ese intercambio de parejas? ¿playboy pornográfico? El uno con el otro, el otro con la otra, un solo cagadal. Y se quería llevar al conductor a Miami, el conductor de ella. ¿Cómo se llama está cosa? Nosotros no tenemos casa de cinco millones ni hemos negociado nuestra dignidad a nadie”, continuó señalando.

“Swingers es ese bufete de tráfico de influencias, hay swinger ahí, si le contara el que está de asesor de Willito Cerrato, y el otro con la otra, el chaparrito, es un cagadal, Sodoma y Gomorra. Ese comentario de Sonia de Cuéllar se fregó ella, no es copia, no es original en sus ideas, swinger intercambio de parejas, ¿escuchó la historia de Sonia de Cuéllar? ¿Se la cuento aquí en privado?”, insistía a su auditorio.

“Sonia Cuéllar estaba casada con un colombiano y estando casada se metió a vivir con Rigoberto Cuéllar. Estando con Rigoberto Cuéllar, él estaba casado con una española, pero estando casado con Sonia se metió a vivir con una fiscal y le puso un hijo. Sonia Cuéllar obligó a Rigoberto Cuéllar a casarse con ella, cometieron el delito de bigamia y Sonia Cuéllar estando casada con Rigoberto Cuéllar, le anda sacando la visa al conductor”, volvió a especular.

“La voy a despedazar”

David Romero no descansaba de señalar en la mañana y en la tarde a la exfiscal que lo llevó a la cárcel en 2002. El 4 de agosto de 2014 en Interpretando la Noticia, volvió a ampararse en la libertad de prensa y bajo ese argumento continuó haciendo señalamientos sobre la vida privada de Sonia Gálvez a las 15:10 minutos según consta en la Sentencia.

“Hay una campaña montada por el fiscal general adjunto de trabajo sucio, subterráneo, la esposa de él Sonia, ya les voy a poner a Sonia de todas sus andanzas para que vean que no es una mansa paloma, no es mansa paloma, así es la cosa. ¿O amansa palomas? No se meta conmigo señora, la voy a despedazar, el trabajo suyo es barato y vulgar, el mío será vulgar, pero al aire y de frente”, volvió a amenazarla en directo desde la cabina de radio.

“Sonia colgó en Facebook, esa ya lo conozco, ella es mala, muy mala. ¿Cómo es? ¿mansa paloma o amansa palomas? Es mansa paloma, es calladita, es como el amansador de culebras. Esta Sonia pegó en Facebook según me ha dicho redacción, que yo poseo una casa de cinco millones de lempiras. Ya quisiera tenerla, claro, aspiro a tenerla, no como usted y su marido como delincuencialmente y lo digo así, delincuencialmente”, afirmó Romero.

“Ha obtenido bienes usted y su marido de manera delincuencial, del típico delincuente, utilizando el poder y el tráfico de influencias, utilizando todo eso. La mujer de Cuéllar de arriba para abajo, pijiniando haciendo negocios de su bufete con el Ministerio Público, hasta casos de crimen organizado se mueven en esa camioneta para hacer los trámites”, agregó esa tarde.
Para culminar ese día con sus señalamientos especiales contra la exfiscal, dijo: “la esposa de Cuéllar, la amansa palomas, vamos a desenredar este rompecabezas, nos han llamado, ¿cómo fue esta papada de los swingers?”, indagó.

Socios de corruptos

Los escarnios de David Romero pararon unos días, pero la Sentencia señala que el 20 de agosto de 2014 en el programa matutino, el periodista volvió a recargar las pilas en contra de la exfiscal y su esposo Rigoberto Cuéllar, señalándolos de socios de corruptos. Además, aseguró que Gálvez es “amante de otros”.

“El viernes anterior en horas de la tarde llegó la señora Sonia Gálvez, que no es empleada del Ministerio Público, es la mujer de Rigoberto Cuéllar y amante de otros. La abogada Sonia Gálvez, cómplice en el delito de tráfico de influencias, que también obligó a su esposo a cometer bigamia, ambos delincuentes de este país”, los señaló.

“Sonia Gálvez, mujer de Cuéllar y amante de otros. El hombre de confianza de Sonia Gálvez, Concepción Maldonado, conductor de ella y no se qué otras cosas más. Hombre de entera confianza, pero de mucha confianza, de intimidad, íntima confianza a quien pretendió sacarle visa, gira que ella hizo no sabemos si para que anduviera conduciendo o no”, especuló de nuevo.

“Doña Sonia, jamás esta casa de radio o su servidor recibió un solo cinco de la cuarta urna, se lo repito y se lo restriego en su cara, pinche monigote viejo del crimen organizado, se lo restriego en su cara. Señora Sonia, venga usted y le entrego todos los documentos, no le he robado un cinco a nadie como usted señora, ustedes son delincuentes de cuello blanco”, le indicó en directo.

“Se pavonean, que se golpean el pecho hablando de honradez y de transparencia y son corruptos calificados con doctorados en las mejores universidades extranjeras, su esposo, usted señora y sus socios son corruptos en este país y de eso ni usted ni nadie me va a callar y a menos que me mande a matar como es su intensión señora”, recalcó David Romero.

“Sabemos señora Sonia Cuéllar de Gálvez que en este momento usted está bajando a sus hijos en la Elvel School en dos vehículos, ahorita los está bajando usted utilizando carros y combustible del Ministerio Público, en esa soberbia actitud que la ha caracterizado a usted y le ha traído problemas a su esposo. Nadie los quiere en el Ministerio Público por los delincuentes que son ambos, junto con su bufete demuéstreme lo contrario doña Sonia, usted es una delincuente”, dijo.

“Me mandaron mensajeros para que negociara con ellos, no tengo nada que negociar con Rigoberto Cuéllar ni con la esposa de Rigoberto Cuéllar y amante de no sabe quién, no tengo que andar negociando con ellos, es que los delincuentes son ellos, no yo”, culminó.

Secuelas de la venganza

Según el testimonio de Sonia Gálvez, expuesto por su apoderada legal en las sesiones del juicio oral y público contra David Romero Ellner, el que se celebró los días 18 de junio, 23 y 31 de julio 3 y 5 de agosto de 2015, acudió a interponer la denuncia porque el periodista al insultarla en el café junto a su amiga Celeste Cerrato, también exfiscal, se puso agresivo y temieron que anduviera un arma y les pegara un tiro.

“Durante sus programas tenía fotos de ella (Sonia Gálvez) y de la muerte, la rebajó a los más bajos niveles que un ser humano merece, puso la imagen de sus hijas y hacia comentarios insidiosos. Este señor la llevó al límite, le daba vergüenza de dar su nombre, cuando pagaba una factura daba el nombre de sus hijas”, relató en juicio la parte acusadora.

“Él repetía y repetía su nombre y mostraba su foto, cuando decía cártel de la influencia a nivel de la gente se piensa en la droga y crimen organizado, sintió que no quería vivir, le daba pena salir, dejó de trabajar, 20 años dedicada al área penal, destruyó su vida y su familia”, agregó sobre los daños hacia la exfiscal.

“Ese señor hizo que sintiera ganas de morir y vergüenza sobre su nombre. La expresión de insultos mañana y tarde, ella entró en depresión que la llevó a recurrir al psiquiatra y terapia psíquica, la gente la reconoce en la calle, recibe insultos no solo ella sino también sus hijas. Señala que, aunque obtenga justicia, no va a restaurar su honor, reputación, imagen y todo lo que le arrebató Romero Ellner”, especificó.

El 15 de marzo de 2016 el Tribunal de Sentencia de Tegucigalpa dictó en nombre del Estado de Honduras la Sentencia condenatoria a David Romero Ellner por su participación en delitos de difamación por imputaciones constitutivas de calumnias e injurias contra Sonia Inés Gálvez.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019