INFORME REVELA QUÉ PASÓ EN MASACRE DE LA MOSQUITIA EN 2012

El día de ayer en horas de la tarde el Departamento de Estado publicó el informe de la Investigacion Especial Conjunta de las Respuestas al Incidente protagonizado por agentes de la DEA en conjunto con autoridades hondureñas en La Mosquitia, el pasado 11 de mayo de 2012. En el incidente perdieron la vida cuatro personas, entre ellos dos embarazadas, y otros cuatro terminaron hospitalizados en la ciudad de La Ceiba por las lesiones recibidas debido...

El día de ayer en horas de la tarde el Departamento de Estado publicó el informe de la Investigacion Especial Conjunta de las Respuestas al Incidente protagonizado por agentes de la DEA en conjunto con autoridades hondureñas en La Mosquitia, el pasado 11 de mayo de 2012.

En el incidente perdieron la vida cuatro personas, entre ellos dos embarazadas, y otros cuatro terminaron hospitalizados en la ciudad de La Ceiba por las lesiones recibidas debido a los disparos de ametralladoras esgrimidas por los uniformados desde un helicóptero, de acuerdo con la autoridad. En esa ocasión, el alcalde del poblado costero de Ahuás, Lucio Vaquedano, confirmó que los pobladores eran inocentes y ajenos al problema de las drogas, ellos se transportaban en una lancha taxi en sus actividades cotidianas de pesca y los ametrallaron desde el aire.

El informe analiza además otros incidentes ocurridos el 23 de junio y 3 de julio de ese mismo año 2012, a inicios de la Operación Martillo, que comenzó en abril del 2012 como un programa piloto de 90 días diseñado para desarticular vuelos de transporte de drogas desde América del Sur hasta Honduras.

Captura de pantalla 2017-05-25 a la(s) 11.15.12

El incidente del 11 de mayo en el que perdieron la vida Juana Jackson y Candelaria Pratt Nelson, ambas con seis y cinco meses de embarazo, respectivamente; Hasked Brooks Wood, adolescente de 14 años y Emerson Martínez Henríquez de 21 años, recibió gran atención del público en general, y preocupación por los mandos del Departamento de Justicia y Miembros del Congreso estadounidense.

Las tres misiones investigadas en este informe fueron conducidas de manera conjunta por el Departamento de Estado, la DEA y el Gobierno de Honduras.

Según el informe, “el transporte y apoyo armado aéreo proporcionado para estas misiones es propiedad del Departamento de Estado. La Fuerza Aérea Honduras brinda artilleros de puertas y, en ciertas misiones, aviones de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos proporcionan servicios de detección y vigilancia. Además, la Oficina Estatal de Asuntos Internacionales Sobre Narcóticos y Aplicación de la Ley (INL,por sus siglas en inglés) brindó apoyo operacional desde el centro de comando en Honduras”.

A. El Incidente del 11 de Mayo según la Investigacion Especial Conjunta de las Respuestas al Incidente por el Departamento de Estado y la Administración para el Control de Drogas DEA.

Foto en vida de Juana Jackson (28 años) junto a su abuela (Juana estaba embarazada y murió en ataque) . Foto hondurastierralibre.com
Foto en vida de Juana Jackson (28 años) junto a su abuela (Juana estaba embarazada y murió en ataque) . Foto hondurastierralibre.com

«El incidente del 11 de mayo tuvo lugar de noche en Ahuás, Honduras. Tres oficiales de la ley (un miembro del equipo FAST y dos oficiales ERT) conducían un bote pequeño a manera de canoa, conocido como pipante, que contenía grandes cantidades de cocaína que habían decomisado esa noche. A medida que el pipante perdió potencia y flotó en el río, un bote más grande transportando más de una docena de pasajeros entró en contacto con éste. El video grabado por un avión de vigilancia de Aduanas y Protección Fronteriza muestra que, luego del contacto, los oficiales en el pipante le dispararon al bote de pasajeros. El tiroteo continuó por aproximadamente 26 segundos, incluyendo varios segundos donde los oficiales en el pipante parecían disparar a personas en el agua que se habían caído o saltado desde el bote de pasajeros. No hay evidencia en video de disparos por parte de nadie en el bote de pasajeros. Al menos un miembro del equipo FAST de la DEA observando el encuentro desde un helicóptero le ordenó a un artillero de puerta hondureño disparar su ametralladora. El artillero de puerta disparó múltiples ráfagas hacia el bote de pasajeros. Las autoridades hondureñas después determinaron que cuatro individuos del bote de pasajeros habían sido asesinados y cuatro más heridos, y nunca se encontró evidencia de narcóticos en el bote de pasajeros».

Indica el reporte que las unidades FAST y ERT no condujeron una búsqueda y misión de rescate para los individuos del bote de pasajeros que pudieron haber sido lastimados. En lugar de ello se enfocaron únicamente en recuperar a los oficiales de la ley varados en el pipante que venía cargado con la droga decomisada.

«Luego de la recuperación de los oficiales y la cocaína del pipante, el equipo en tierra cargó los helicópteros y regresó a la base. Inmediatamente después se reportaron los detalles del incidente a los oficiales de la DEA y del Departamento de Estado, y de éstos entre sí. El equipo en tierra reportó que las personas en el bote de pasajeros habían abierto fuego hacia los oficiales y que la unidad ERT, no la DEA, devolvió el fuego y detuvo la amenaza. Los oficiales de la DEA inicialmente también reportaron que no había fatalidades de civiles. Sin embargo, oficiales de la Embajada de los Estados Unidos pronto recibieron reportes de Ahuás sobre el asesinato y lesiones a civiles inocentes y actividad abusiva de fuerza del orden en una aldea cercana».

Luego del incidente del 11 de mayo, al menos cinco organizaciones gubernamentales hondureñas investigaron aspectos del caso. Los oficiales de la DEA y el Departamento Estado consideraron el reporte emitido por la Fiscalía Especial de Honduras para los Derechos Humanos en septiembre del 2012 como el reporte oficial del Gobierno de Honduras. Ese reporte fue favorable a las acciones de la agencia de la ley el 11 de mayo, a pesar de que las Oficinas de los Inspectores Generales conduciendo esta revisión encontraron que dicho reporte contaba con numerosos errores y omisiones.

«Por ejemplo —dice el reporte— incluía ciertos hallazgos de balística que resultan cuestionables y no podían explicar el hecho que los testimonios de sobrevivientes en el bote de pasajeros eran inconsistentes con otra evidencia».

«La DEA inicialmente decidió no investigar el incidente del 11 de mayo porque el reporte temprano establecía que ningún agente de la DEA disparó una arma y porque los hondureños que dispararon eran oficiales de la ley extranjeros (LEOs, por sus siglas en inglés). La DEA cambió de parecer luego que un reporte de la policía local hondureña afirmara que cuatro personas fueron asesinadas (incluyendo dos mujeres embarazadas) y que otros cuatro fueron heridos luego que un helicóptero con personal de la DEA confundiera la carga en un bote de pasajeros con fardos de droga, abriendo fuego».

Clara Wood sobreviviente y madre del niño Hasked Brook Wood muerto en el ataque. Foto hondurastierralobre.com
Clara Wood sobreviviente y madre del niño Hasked Brook Wood muerto en el ataque. Foto hondurastierralobre.com

Según el informe, la embajadora de Estados Unidos en Honduras durante ese año, Lisa Kubiske, luego de frustrarse con la DEA por la falta de información proporcionada sobre el caso y su preocupación de que la investigación hondureña no satisficiera a aquellos interesados en el incidente del 11 de mayo, autorizó a la Seguridad Diplomática del Estado (DS) investigar los tres incidentes.

«La DEA se negó a compartir información con la Seguridad Diplomática (DS) o de brindarle acceso al personal relevante. La DS continuó su propia investigación, y emitió reportes sobre los tres incidentes declarando que era incapaz de hacer hallazgos concluyentes o definitivos debido a la negativa de la DEA en brindarle acceso a la evidencia además de lo que se describe como deficiencias en las investigaciones hondureñas», indica el reporte del Departamento de Estado y la Administración para el Control de Drogas DEA.

El informe revela además que es falso lo expresado por las oficinas de la DEA, que indican que su papel era «Únicamente de Apoyo o Asesoramiento» a las fuerzas nacionales. «La Oficina del Inspector General del Departamento de Estado concluyó que esto es incorrecto y que el personal FAST de la DEA mantuvo control sustancial sobre la conducción de la operación».

«La investigación encontró que el Equipo de Respuesta Táctica ERT (hondureño) no contaba con el equipo necesario para el comando de la operación o para acceder a información de inteligencia directamente. Sólo FAST (norteamericano) tenía [Fragmento censurado] mientras conducían las intercepciones. Algunos miembros de FAST relataron a las Oficinas de Inspectores Generales que dieron comandos tácticos a la unidad ERT durante las misiones, mientras que el equipo FAST no tomaba ninguna orden de ERT. Además, los relatos de los tres incidentes de tiroteos tienden a mostrar que los mandos del equipo FAST tomaron las decisiones críticas y dirigieron las acciones tomadas durante la misión».

O sea, según estas líneas en el informe, quien tomó la decisión y dio la orden de disparar esa madrugada fue la DEA.

Desde el 14 de abril hasta el 12 de julio de 2012, la misión antinarcóticos de Guatemala, Honduras y Estados Unidos confiscó  en el marco de la Operación Martillo, más de 2.340 kilos de drogas y se incineraron unos tres mil kilos adicionales en las costas caribeñas de Guatemala y Honduras, según afirmó el ministro de Defensa de Guatemala, Ulises Noé Anzueto Girón, al destacar los logros de la misión.

Embajadora Lisa Kubiske en Honduras.
Embajadora Lisa Kubiske en Honduras.

En los primeros cuatro meses de la iniciativa, Operación Martillo incautó más de 32 toneladas métricas de cocaína y redujo el tráfico por aire entre un 60 y un 70 por ciento, indicó el contraalmirante Chuck Michel, director del Cuerpo Especial Interinstitucional Conjunto de Estados Unidos-Sur (JIATF-S; por su sigla en inglés).

Hasta la fecha y según autoridades de los gobiernos centroamericanos, la Operación Martillo ha logrado incautar casi 700 toneladas métricas de cocaína en más de cuatro años de actividad. Además de las 693 toneladas métricas de cocaína capturadas, la Operación Martillo ha logrado recuperar US$25 millones, detener a 1.863 presuntos traficantes y 581 embarcaciones o aeronaves usados con fines ilegales, indicó un comunicado del Comando Sur norteamericano, con sede en Miami (Florida, sureste de EEUU).

La embajadora Lisa Kubiske estuvo en Honduras hasta junio de 2014 y fue sustituida por James Nealon, quien fungió como Subcomandante Civil al Comandante del Comando Sur de los Estados Unidos de septiembre de 2013 a agosto de 2014.

Los familiares de Juana Jackson, Candelaria Pratt Nelson, Hasked Brooks Wood y Emerson Martínez Henríquez reclaman justicia y no descartan demandan al gobierno de los Estados Unidos.

Fuentes:

Resumen ejecutivo del informe en español: aquiabajo.com

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019