HONDURAS: GASEADOS, NO POR EL DENGUE SINO POR PROTESTAR

Honduras: gaseados, no por el dengue sino por protestar. Por Gilberto Ríos Munguía (•) La declaración de emergencia nacional por la epidemia de dengue llegó justo en el momento de mayor ascenso de la lucha popular contra el régimen en Honduras. Funcionarios del bipartidismo -instrumento político de la oligarquía-, miembros del cuerpo diplomático internacional, incluyendo al mismísimo Igor Garafúlic representante de Naciones Unidas en el país, se han prestado para el montaje de una campaña...
Redacciónjulio 12, 2019

Honduras: gaseados, no por el dengue sino por protestar.

Por Gilberto Ríos Munguía (•)

La declaración de emergencia nacional por la epidemia de dengue llegó justo en el momento de mayor ascenso de la lucha popular contra el régimen en Honduras. Funcionarios del bipartidismo -instrumento político de la oligarquía-, miembros del cuerpo diplomático internacional, incluyendo al mismísimo Igor Garafúlic representante de Naciones Unidas en el país, se han prestado para el montaje de una campaña que busca substituir el espacio mediático ocultando las verdaderas razones que han permitido el avance de la epidemia.

El gobierno reconoce más de 50 fallecimientos a nivel nacional por la enfermedad, la dirigencia de la Plataforma en Defensa de la Salud y la Educación Pública que se ha mantenido en convocatoria a protesta permanente por la grave crisis en que se encuentran los centros de atención médica para la población y también las escuelas y colegios del país, denuncian que según sus propias estadísticas, el número de fallecimientos asciende a más de 100 personas; cifras que tienen más credibilidad.

Con operativos tardíos de prevención que intentan frenar la propagación del dengue, algunas colonias y barrios populares de algunas ciudades del país son fumigadas con gas tóxico para matar al zancudo transmisor; según datos del Colegio Médico la epidemia en realidad comenzó hace más de 6 meses y además se trataba de un sepa agresiva que presentaba cuadros clínicos con síntomas peores que los conocidos en epidemias anteriores. Una situación similar se presentó justamente un año después del golpe de estado, en la administración de Porfirio Lobo, (continuador de la dictadura de Micheletti) en aquel momento también se ocultaron las cifras de los fallecimientos.

Al mismo tiempo en las calles de las principales ciudades del país los trabajadores /as de los gremios de la salud y la educación pública de Honduras acompañados por otros sectores del pueblo, protestaban hoy por el incumplimiento del régimen a sus demandas. Otro gas tóxico, esta vez bombas lacrimógenas en abundancia, fueron lanzadas por los aparatos de represión en los diferentes puntos de la movilización pacífica, incluyendo escuelas, universidades y colegios. Niños /as pequeños han salido gravemente afectados por la forma indiscriminada con la que se pretende erradicar la protesta.

La agudización de las contradicciones en el país se manifiesta en gran medida por la profundización de la crisis económica y su consecuente descomposición social, pero el alzamiento popular es el reflejo de una mayor conciencia de la población en cuanto a la importancia de la protesta pública y el rechazo a las mentiras del régimen. El Pueblo está consciente de la necesidad de estar más presente y ser protagonista del cambio en Honduras. En las manos de las organizaciones populares y el apoyo de la población estriba la posibilidad de vencer a los enemigos de las clases populares.

La Comunidad Internacional casi en su totalidad, guarda un silencio cómplice, porque el régimen está alineado con los intereses imperialista en la región; la dictadura goza del apoyo permanente de los Estados Unidos quienes en uno de los momentos más importantes de la protesta y de más baja credibilidad de Juan Hernández, han posicionado a más de 300 marines en territorio nacional.

Igor Garafúlic como presentante de la Naciones Unidas el 2018 dirigió un infructuoso diálogo nacional al que asistieron los representantes de la dictadura y falsas expresiones de la oposición luego del monstruoso fraude electoral del 2017, con esto garantizó la estabilidad política de la dictadura por un año; hoy también se presta para montarse en televisión nacional limpiando maceteras “combatiendo el dengue”, mientras en el país se incrementa la crisis de salud y también la política. Es importante señalar que ese ha sido el papel de la ONU en Honduras.

Luego del golpe del 2009 también instalaron en el país una Oficina del Alto Comisionado para la Defensa de los Derechos Humanos, que ha sido absolutamente inútil a la hora de prevenir las agresiones contra la oposición y también ahora contra todo un pueblo; pero en el caso de Venezuela han sido implacables en apoyar a una oposición violenta, asesina y terrorista que ha querido desestabilizar un gobierno democrático; esa es la naturaleza de los organismos internacionales al servicio del crimen y del gran capital.

El Pueblo de Honduras tiene el destino en sus propias manos y la única alternativa es la unidad de todas las fuerzas de oposición política y social para derrocar al régimen ilegítimo e ilegal de Juan Hernández que representa a una élite extrajera rapaz que ha dilapidado los recursos del Estado de Honduras y ha llevado el modelo neoliberal a su máxima expresión, aumentando dramáticamente las asimetrías sociales y las injusticias.

(•)Dirigente del Partido Libertad y Refundación.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019