ETAPAS DEL LAVADO DE ACTIVOS

  Fuente: Guía de Estudio para el Examen de Certificación CAMS Para decirlo en forma simple, lavado de dinero es el proceso de hacer que el dinero sucio parezca limpio. El objetivo de estos crímenes es generar ganancias para el individuo o grupo que realiza los actos delictivos. El lavado de dinero es el procesamiento de esos fondos criminales para ocultar su fuente ilegal. Es de importancia crucial, dado que le permite al delincuente tener los beneficios...
Oscar Estradadiciembre 18, 2018

 

Fuente: Guía de Estudio para el Examen de Certificación CAMS

Para decirlo en forma simple, lavado de dinero es el proceso de hacer que el dinero sucio parezca limpio. El objetivo de estos crímenes es generar ganancias para el individuo o grupo que realiza los actos delictivos.

El lavado de dinero es el procesamiento de esos fondos criminales para ocultar su fuente ilegal. Es de importancia crucial, dado que le permite al delincuente tener los beneficios de esas ganancias sin poner en peligro su fuente.

Delitos como el contrabando de seres humanos, malversación, fraude de seguros, sobornos, tráfico de drogas y prostitución, pueden producir grandes ganancias, creando el incentivo para ¨legitimar¨ los fondos mal habidos a través del lavado de dinero.

Cuando una actividad criminal general importantes ganancias, el individuo o grupo involucrado debe encontrar una forma de controlar las fondos sin llamar la atención sobre la actividad subyacente o las personas involucradas. Los delincuentes hacen esto para ocultar las fuentes, cambiando la forma, o movilizando el dinero hacia un lugar donde es menos posible que llame la atención.

El lavado de dinero puede ser definido generalmente como el proceso de ocultamiento de la existencia, la fuente ilegal o la aplicación de ingresos obtenidos provenientes de actividades criminales, y el subsiguiente ocultamiento de la fuente de esos ingresos para hacerlos aparecer como legítimos.

También es cualquier tentativa por ocultar o disfrazar la identidad de los fondos obtenidos ilegalmente de manera que aparezcan como originados en fuentes legítimas.

El fraude es el punto central del lavado de dinero: defraudar a las autoridades haciendo que los activos parezcan haber sido obtenidos por medios legales con ingresos obtenidos legalmente o como propiedad de terceros que no tienen relación con el verdadero dueño, lo que se conoce como testaferrato.

El Grupo de Acción Financiera (FATF-GAFI) —un organismo multinacional o intergubernamental con sede en París creado en 1989 por el Grupo de los Siete países industrializados para fomentar acciones internacionales contra el lavado de dinero— dio esta “definición aplicable” de lavado de dinero:

La conversión o transferencia de propiedad, a sabiendas de que deriva de una actividad criminal, con el objeto de ocultar o disfrazar su origen ilícito o ayudar a una persona que está involucrada en la comisión del crimen a evadir las consecuencias legales de sus acciones El ocultamiento o disfrazamiento de la verdadera naturaleza, fuente, localización, disposición, movimiento, derechos con relación a, o la titularidad de la propiedad sabiendo que deriva de un delito.

También:

La adquisición, posesión o uso de la propiedad, sabiendo al momento de su recepción que la misma deriva de un delito o de la participación en un delito.

Entre los primeros logros del GAFI estaba disipar la noción de que el lavado de dinero solamente se refiere a transacciones en efectivo. A través de sus varios ejercicios sobre ¨tipologías¨ de lavado de dinero, el GAFI ha demostrado que el lavado de dinero puede ser realizado prácticamente a través de cualquier institución financiera o negocio.

Otro concepto importante en la definición de lavado de dinero es el “conocimiento.” En los puntos arriba mencionados, vemos la frase “…sabiendo que deriva de una ofensa criminal.” Generalmente, se utiliza una amplia explicación de “conocimiento.”

Las 40 recomendaciones del GAFI para el lavado de dinero y la 3ra.

Directiva de la Unión Europea para la Prevención del Uso del Sistema Financiero con Fines de Lavado de Dinero y Financiamiento del Terrorismo indican que la intención y el conocimiento requeridos para probar el delito de lavado de dinero incluyen el concepto que dicho estado mental puede inferirse de “circunstancias reales objetivas.”

En los EEUU, el término “ceguera intencional” es un principio legal que se utiliza en los casos de lavado de dinero.

Los tribunales lo definen como “evadir deliberadamente el conocimiento de los hechos” o la “indiferencia deliberada.”

Los tribunales han sostenido que la ceguera intencional es el equivalente al propio conocimiento de la fuente ilegal de los fondos o de la intención de un cliente de realizar una transacción para lavar dinero.

En octubre de 2001 el GAFI amplió su mandato para cubrir el financiamiento del terrorismo. Si bien los fondos destinados al lavado de dinero generalmente derivan de actividades ilegales, como el tráfico de drogas y el fraude, la financiación del terrorismo es diferente.

En la financiación del terrorismo se pretende ocultar el “propósito” para el cual son utilizados estos fondos, en lugar de ocultar su origen, como en el caso de las “ganancias” ilegales.

Los fondos terroristas algunas veces no se obtienen a través de medios ilegales. Generalmente, son utilizados para gastos triviales, como alimentos y alquileres. En consecuencia, los fondos no son solamente para actos terroristas.

A menudo los terroristas utilizan empresas legales para realizar sus actividades. Si bien el proceso de recaudación de fondos puede estar a menudo dentro de los límites legales, el uso de fondos para caridad con fines terroristas es algo que está fuera de los escenarios tradicionales de lavado de dinero.

Sin embargo, los terroristas también ansían el secreto de las transacciones y el acceso a los fondos. También, tanto los terroristas como los lavadores de dinero, utilizan los mismos métodos para movilizar su dinero, como la estructuración de pagos para evitar los reportes, y la banca subterránea, como el antiguo sistema del hawala.

Analizaremos la financiación del terrorismo más adelante.

Tres Etapas en el Ciclo del Lavado de Dinero

El lavado de dinero a menudo involucra a una compleja serie de transacciones difíciles de separar. Sin embargo, generalmente podemos distinguir tres fases:

Fase Uno: Colocación o Placement

La disposición física del dinero en efectivo derivado de actividades criminales. Durante esta fase inicial, el lavador de dinero introduce sus fondos ilegales en el sistema financiero. A menudo, esto se logra poniéndolo en circulación a través de instituciones financieras, casinos, negocios, casas de cambio y otros negocios, tanto nacionales como internacionales. Esta fase puede involucrar transacciones tales como:

Dividir grandes sumas de dinero en efectivo en sumas más pequeñas y depositarlas directamente en una cuenta bancaria.

Realizar envíos internacionales de dinero en efectivo para depositar en instituciones financieras extranjeras, o para comprar artículos de gran valor – como obras de arte y metales y piedras preciosas — que pueden ser revendidos a cambio del pago en cheque o por transferencia bancaria.

Fase Dos: Ocultamiento o Layering

La separación de fondos ilícitos de su fuente mediante “capas” de transacciones financieras cuyo fin es desdibujar la transacción.

La segunda etapa involucra la conversión de los fondos procedente de actividades ilícitas en otra forma y crear capas complejas de transacciones financieras para disimular el rastro documentado, la fuente y la propiedad de los fondos.

Esta fase puede incluir transacciones como:

Transferencias cablegráficas de una cuenta en otra (de dinero que fue depositado en efectivo en la primer cuenta)

Conversión de efectivo depositado en instrumentos monetarios (Ej. cheques de viajero)

Reventa de artículos de valor elevado e instrumentos monetarios

Inversión en bienes raíces y negocios legítimos

Utilización de bancos pantalla, que generalmente están registrados en paraísos offshore, y transferencias cablegráficas.

Fase Tres: Integración o Integration

Dar apariencia legítima a riqueza ilícita mediante el reingreso en la economía de lo que aparentan ser fondos comerciales regulares.

La tercer y cuarta fase del proceso de lavado de dinero, esta fase implica la colocación de los fondos lavado de regreso en la economía para crear la percepción de legitimidad. A través de la fase de integración, es extremadamente difícil distinguir la riqueza legal de la ilegal. El lavador podría optar por invertir los fondos en bienes raíces, activos lujosos o proyectos comerciales.

Lea además: CONSECUENCIAS ECONÓMICAS Y SOCIALES DEL LAVADO DE ACTIVOS

CONSECUENCIAS ECONÓMICAS Y SOCIALES DEL LAVADO DE DINERO


Fuente: Guía de Estudio para el Examen de Certificación CAMS

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019