/ELECCIONES INTERNAS DE 2008, EL GERMEN DE LA CRISIS

ELECCIONES INTERNAS DE 2008, EL GERMEN DE LA CRISIS

Las reformas electorales impulsadas por la sociedad civil y la cooperación internacional en 2001 conformó para 2006 un gobierno inédito en la historia del país, que no agradó a las elites de los partidos políticos acostumbradas a pactar a su conveniencia violaciones recurrentes a la constitución. Como resultado de las reformas se conformó un poder ejecutivo sin control del Congreso Nacional que permitió para 2009 que el presidente Zelaya gobernara en abierta confrontación contra las demás instituciones del Estado.

Por primera y única vez existió además la figura del vicepresidente de la República, el ingeniero Elvin Santos Ordóñez, que no tenía muy bien definidas sus funciones y  poco a poco fue siendo marginado dentro del ejecutivo al punto de trasladar su despacho a su residencia en la colonia El Prado de Tegucigalpa. Y la prohibición constitucional para participar como candidato a la presidencia que caía sobre el presidente del Congreso Nacional, Roberto Micheletti Baín.

La costumbre histórica de los presidentes del Congreso Nacional de usar su poder e influencia política para impulsar su candidatura a la presidencia de la República motivó a la sociedad civil a ponerle trabas legales, como las había puesto al presidente de la República en la constitución de 1982 que prohibió la reelección. En el fondo, las élites políticas se conocen a sí mismas y saben su tendencia al autoritarismo y los excesos del poder.

Pero la prohibición duró poco, casi nada. El Presidente del Congreso Nacional que aprobó las reforma en el gobierno de Ricardo Maduro, Porfirio Lobo Sosa, fue el primero en saltarse la traba, argumentó que la prohibición no podía ser retroactiva y debía aplicarse al próximo presidente del Congreso, no a él. Y en 2008, Roberto Micheletti, presentó un recurso de inconstitucionalidad a la reforma constitucional que prohibía su candidatura. La corte de dio la razón, como eventualmente se la daría a Elvin Santos para que desde la vicepresidencia saltara a la candidatura presidencial. De esa manera, las dos reformas mas importantes de 2001 morían, a manos de quienes las habían impulsado.

El presidente del Congreso Nacional, Roberto Micheletti, intentó bloquear la candidatura de Elvin Santos desde la Corte Suprema de Justicia, afirmando que la constitución prohibía la candidatura de quien, aunque sea por un día, hubiera ejercido el cargo de presidente de la República y él, como Vice presidente, debía ejercer la magistratura en ausencia de Manuel Zelaya. Roberto Micheletti sabía que sus aspiraciones corrían peligro frente a la popularidad que iba ganando Santos. Calificó incluso de irresponsable a Elvin Santos por negarse a ejercer el cargo al que había sido electo.

El abogado Enrique Ortéz Colindres denunció incluso que el presidente José Manuel Zelaya estaba pensando en fingir una enfermedad, que le permita ausentarse por 15 días, para que Elvin Santos asumiera y así inhabilitarlo para aspirar a la presidencia de la república.

Aconsejado por el grupo de juristas, Elvin Ernesto Santos apuró su decisión de solicitar un permiso hasta que concluyan las elecciones internas del Partido Liberal, presentando además ante la Corte Suprema de Justicia una solicitud de interpretación de la Constitución, para que se defina si la ley le permite o no postularse a la presidencia de la república. Eventualmente la Corte Suprema de Justicia revirtió la reforma y se volvió a la figura anterior de los designados presidenciales.

El 18 de noviembre de 2008, el vicepresidente de la república Elvin Santos, presentó su renuncia a la vicepresidencia de la república ante el secretario del Congreso Nacional, José Alfredo Saavedra. En la renuncia se señaló que la decisión había sido tomada con el propósito de seguir en su lucha por la inscripción de su precandidatura a la presidencia de la República por parte del Partido Liberal. El vicepresidente Santos intentó leer su renuncia en la sesión del Congreso que se estaba desarrollando en ese momento, sin embargo, le fue negado el acceso a la sesión. Ante la negativa, Elvin Santos, en conjunto con un grupo de sus seguidores, irrumpió al interior del hemiciclo sin lograr su objetivo porque el presidente del Roberto Micheletti suspendió la sesión para impedirle el uso del estrado. Este detalle es importante resaltarlo, porque el haber renunciado Elvin Santos a la vicepresidencia permitió que seis meses después que Roberto Micheletti asumiera la presidencia de la República en elección de segundo grado.

Es conocido que los hondureños tenemos una tendencia a gustar políticamente de los mártires. Tanto José Simón Azcona como Ricardo Maduro llegaron a la presidencia después de enfrentarse a los intentos del oficialismo de bloquear sus candidaturas. Igual pasó con Elvin Santos, que luego de los intentos tanto del ejecutivo como del legislativo de bloquear su candidatura resultó ganador en las elecciones primarias del 30 de noviembre de 2008 convirtiéndose en candidato a la presidencia de la república por el Partido Liberal para enfrentar a Porfirio Lobo Sosa en representación del Partido Nacional.

El 18 de diciembre, ya siendo candidato del partido, el vicepresidente de la república, Elvin Santos, presenta nuevamente su renuncia ante el Congreso Nacional, la cual le fue aceptada.

El 26 de diciembre, el Tribunal Supremo Electoral emitió declaratoria de elecciones del proceso electoral primario del 2008, a través de la cual, declaró electos candidatos a cargos de elección popular: por el Partido Nacional, a nivel de candidato a presidente y designados a la presidencia de la república, a los ciudadanos Porfirio Lobo Sosa, María Antonieta Guillén de Bográn, Samuel Armando Reyes Rendón y Víctor Hugo Barnica Alvarado, respectivamente. Por el Partido Liberal, nivel de candidato a presidente y designados a la presidencia de la república a los ciudadanos, por su orden, Elvin Ernesto Santos Ordoñez, María Cristina González Romero, María Margarita Zelaya Rivas y José Manuel Arriaga Yacamán.

Dos perdedores hubo en esas elecciones primarias de 2008: el presidente del Congreso Nacional y candidato Roberto Micheletti Baín, que había apoyado el proyecto de Petrocaribe y Alba a cambio del respaldo de presidencial en su candidatura y se sintió traicionado al no ganar la nominación oficial de su partido y el presidente Manuel Zelaya Rosales, quien comprendió que luego de las muchas trabas que puso a la candidatura de Elvin Santos había perdido la posibilidad de negociar cuotas de poder con quien seguramente sería su sustituto en la presidencia de la República.

Óscar Estrada (Honduras, 1974). Es guionista, novelista y abogado. Productor de radio novelas y documentales sociales. En 2008 dirigió el largometraje «El Porvenir». Ha publicado los libros «Honduras, crónicas de un pueblo golpeado» (2013), la novela «Invisibles» (2012) y más recientemente su colección de cuentos «El Dios de Víctor y otras herejías» (2015). Fundador de la revista «Lastiri». Actualmente dirige la editorial con sede en Washington D.C. Casasola LLC.