El coronavirus un aliado del medio ambiente

No todo lo que está pasando en el mundo a causa del Covid-19 o coronavirus es malo, también existen cosas positivas. La reducción de incendios forestales, tala ilegal de árboles, la recuperación en la calidad del aire, el cuidado del recurso del agua ha sido cosas positivas que ha dejado la cuarentena obligatoria en varios países que están sumergidos en la pandemia del coronavirus. Para el ambientalista de la Alternativa de Reivindicación Comunitaria y Ambientalista...
Redaccion 2marzo 27, 2020

No todo lo que está pasando en el mundo a causa del Covid-19 o coronavirus es malo, también existen cosas positivas.

La reducción de incendios forestales, tala ilegal de árboles, la recuperación en la calidad del aire, el cuidado del recurso del agua ha sido cosas positivas que ha dejado la cuarentena obligatoria en varios países que están sumergidos en la pandemia del coronavirus.

Para el ambientalista de la Alternativa de Reivindicación Comunitaria y Ambientalista de Honduras (ARCAH), Cristopher Castillo, el coronavirus ha sido un freno a la actividad humana que estaba destruyendo de manera exorbitada el medio ambiente.

“Las diferentes actividades humanas se han detenido gracias al coronavirus, un freno a la actividad industrial, el transporte aéreo, terrestre y todos los derivados del petróleo que se vuelven los principales contaminantes del medio ambiente en cierta forma a traído un efecto positivo”. Dijo, Castillo.

Por ejemplo, un avión Airbus A380, con capacidad máxima de combustible de 323.546 litros, emplea la cantidad de energía que equivaldría al combustible usado por 3.500 automóviles.

Se estima que un coche produce 750 kilos de dióxido de carbono (CO2), cada 5.000 km recorridos, pero los coches no sólo emiten CO2, quien es el causante del 60 por ciento del efecto invernadero y el calentamiento global, sino que, además, los coches emiten otras partículas contaminantes.

Castillo sostuvo que en cierta manera el poder el encierro y aislamiento de las personas dentro de sus casas ha sido uno de los factores primordiales para la recuperación de la calidad del aire.

“Creo que esto sirve en cierta forma para que quede constancia de que la no actividad industrial a esa escala y a ese nivel de extractivismo puede generar cambios positivos en el ecosistema. Se ha visto que en algunos países donde ha descendido los niveles de emisión de dióxido de carbono ha elevado la calidad del aire como en China, que se ha mejorado en un 25 por ciento; En algunas ciudades alcanzó escala del 50 por ciento, eso ayuda a que las personas tengan una recuperación más pronta con el virus del coronavirus”.

“En la ciudad de Nueva York el 50 por ciento de la emisión del gas del efecto invernadero se redujo; En Colombia por ejemplo ya tenía una alerta amarilla por el tema de calidad del aire por estar tan contaminado, pero se ha reducido a partir de las medidas gubernamentales para que la gente no saliera de sus casas” explicó, Castillo.

Según datos de sociedades médico-científicas y de la Organización Mundial de la Salud, al año mueren más de siete millones de personas por efectos de contaminación del aire.

“Mueren más personas por contaminación, que por la pandemia que está generado este virus. Es lamentable este virus, pero a partir de esto podemos tomar acciones y conciencia para cuidar el planeta” aseveró, Castillo.

En Honduras, a este tiempo, según ambientalistas, los incendios forestales eran uno de los principales problemas sumado a la tala de árboles, pero la cuarentena en la que también se encuentra el país ha reducido estos hechos que vulneran el medio ambiente.

Al año se pierden más de 70 mil hectáreas a causa de incendios forestales y según el Instituto de Conservación Forestal solo se logra recuperar menos de 40 mil hectáreas de bosque.

Para, Castillo, aunque en este momento la situación de coronavirus tiene paralizado el planeta y dándole un respiro al medio ambiente, una vez que pase la pandemia las grandes potencias explotarán los recursos naturales de manera excedida que el daño podría ser mayor.

“Hay una preocupación extra porque las potencias y los demás países tuvieron una caída económica histórica, esto podría representar la peor crisis económica del mundo después de la segunda guerra mundial y los países van a tratar de reponer su producción, sus ventas lo que supone una sobrecarga al sistema para poder generar demanda y suplir esa demanda que ellos mismos generan a propósito para relevar las economías del mundo”.

Quizás el coronavirus no sea del todo malo y nos haga entender que el equilibrio entra la naturaleza y la vida humana van de la mano.

Recordar que en los primeros meses del año Australia y Brasil reportaban los siniestros más grandes en sus bosques y esto se ha detenido gracias al encierro obligatorio en que se encuentra la humanidad para evitar más contagios de coronavirus.

Las imágenes de la agencia espacial de Estados Unidos (NASA) lo dejan claro: en febrero, la concentración de dióxido de nitrógeno (NO2) en el aire cayó dramáticamente en Wuhan, China, el epicentro de la pandemia de coronavirus, pasando de un indicador que solía estar en rojo o naranja a azul.

 

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019