DESESPERACIÓN POR FALTA DE TRABAJO COMO CAUSA EN LOS NAUFRAGIOS EN LA MOSQUITÍA

Robi Morales, coordinador de la Mesa de Desarrollo Unidad de los Pueblos Indígenas, denuncia que la Capitanía de La Ceiba les extendió el permiso de zarpar a tres barcos langosteros tres días antes de que se acabara la veda el 1 de julio. Estos barcos no pasaron las inspecciones debidas porque en ese momento los únicos barcos con permiso de salida eran los de carga. La desesperación, la necesidad, el hambre y el desempleo son...
Redacciónjulio 8, 2019

Robi Morales, coordinador de la Mesa de Desarrollo Unidad de los Pueblos Indígenas, denuncia que la Capitanía de La Ceiba les extendió el permiso de zarpar a tres barcos langosteros tres días antes de que se acabara la veda el 1 de julio. Estos barcos no pasaron las inspecciones debidas porque en ese momento los únicos barcos con permiso de salida eran los de carga.

La desesperación, la necesidad, el hambre y el desempleo son los factores que según Morales incidieron en el sobrecargo de pescadores en los barcos, porque cada pescador tiene un contrato por empresa, pero hay ocho barcos retenidos por la Dirección General de Pesca y Acuicultura (DIGEPESCA) y esto desesperó a los pescadores que no veían sus barcos por lo que se subieron sin importar las condiciones.

Oswaldo Echevarría, presidente de la Asociación Protectora de Buzos de Gracias a Dios, coincide con Morales en este punto y dice que en La Mosquitía no hay otra fuente de trabajo, ni iniciativas del gobierno como alternativa a la pesca de langosta, como cría de tilapias, camarón o pez robalo, para que también se puedan trabajar en esas áreas y se distribuyan el trabajo entre los entre los 2,500 o 3000 buzos asociados. Echeverría También dice que la sobrecarga es por la necesidad de trabajar y denuncia que ni la Marina Mercante, ni la Fuerza Naval, ni la dirección General de Pesca y Acuicultura (DIGEPESCA) revisan si hay o no hay sobrecarga en los barcos, incluso algunos trabajan sin licencia y piden ayuda para agilizar ese proceso, ambos son del criterio que estas instituciones en parte culpables de los naufragios.

Al ser una asociación -cuenta Echeverría- ellos tienen lanchas rápidas y que pudieron haber colaborado en el rescate de las cadáveres, pero que no se lo permitieron y por eso los cuerpos de los 27 pescadores fallecidos llegaron con un alto grado de descomposición.

Con el tema de las posibles ayudas, Echeverría dice que es mejor que todo se canalice con ellos porque son los que conocen la zona y a los familiares afectados, teme que si las ayudas se gestionan o se envían a travez de los canales burocráticos podrían tardar mucho y tal vez no llegarían a las familias correctas.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019