PASATIEMPOS Y ALARMAS

CRÓNICA PARLAMENTARIA Unas seis horas y media sesionaron nuestros honorables diputados esta semana, en las que aprovecharon para felicitar al Partido Liberal por sus 128 años de existencia en la política hondureña. Aunque nuestros legisladores estaban relativamente carentes de inspiración y se ocupaban de evacuar la tremenda mora de dictámenes que aún cargan sobre sus espaldas las comisiones ordinarias, no dudaron en tratar de aprovechar para deslizar bajo el radar de los medios una polémica...

CRÓNICA PARLAMENTARIA

Unas seis horas y media sesionaron nuestros honorables diputados esta semana, en las que aprovecharon para felicitar al Partido Liberal por sus 128 años de existencia en la política hondureña. Aunque nuestros legisladores estaban relativamente carentes de inspiración y se ocupaban de evacuar la tremenda mora de dictámenes que aún cargan sobre sus espaldas las comisiones ordinarias, no dudaron en tratar de aprovechar para deslizar bajo el radar de los medios una polémica reforma al artículo 115 de la Ley de la Administración Pública, que según el diputado Jari Dixon Herrera y varios medios de comunicación que levantaron la voz de alarma, tendría el objetivo de reducir el campo de acción del Ministerio Público.

El martes la sesión inició con las palabras de felicitación del presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva, para la bancada del Partido Liberal por el aniversario de su existencia como institución partidaria. Seguidamente, el nuevo jefe de la bancada liberal –que para celebrar por todo lo alto decoró sus curules con la bandera rojiblanca–, Mario Segura, aprovechó el espacio que le cedió el presidente Oliva para leer un soporífero discurso que traía preparado. El punto de realce de su participación, sin embargo, fue al final de la lectura, cuando Segura fervorosamente manifestaba que eran “el partido padre”, haciendo referencia al nacimiento del Partido Nacional y luego del Partido Libertad y Refundación, y luego afirmando que esa paternidad les otorgaba la comprensión de “cuando son conservadores y verticales” los del Partido Nacional, pero también de “la lucha popular de nuestro más reciente hijo, el Partido Libre.” Segura luego extendió una sentida invitación a que los integrantes de los partidos “menores” regresaran al redil del liberalismo, lo que arrancó las más arrebatadas reacciones de parte de la bancada de Libre. Otro que decidió tomar la palabra para dar gloria y vivas a la idea del Partido Liberal fue Víctor “el Fugaz” Barahona, quien pidió un examen de conciencia para la clase política y un llamado a construir confianza en la población.

La sesión giró luego hacia la discusión de varios dictámenes que levantaron poco interés en los legisladores, que prefirieron dedicarse a diversas tertulias privadas mientras el prosecretario continuaba con la lectura del extenso articulado. La sesión terminó con la presentación del proyecto de reforma del artículo 115 de la Ley de Administración General para definir que un funcionario público sólo puede ser sancionado una vez obtenido el dictamen del Tribunal Superior de Cuentas. La sesión se suspendió inmediatamente después de la lectura de este proyecto, que luego causó un gran revuelo en las redes sociales cuando el diputado Jari Dixon Herrera puso en marcha las alarmas contra el mismo en su Twitter, ante el silencio de gran parte de los diputados de las tres bancadas mayoritarias.

El miércoles el escándalo del proyecto del diputado nacionalista Marcos Bertilio Paz para la reforma al artículo 115 de la Ley de Administración General había llegado ya a todos los medios de comunicación, por lo que la comisión que dictaminó el proyecto en cuestión decidió suspenderlo mientras se emprende un proceso de socialización del mismo con diversos sectores, dejando un sabor a jalón de orejas detrás. Pasadas las seis de la tarde, los diputados reanudaron la sesión, donde el diputado Marcos Bertilio Paz solicitó formalmente la suspensión de su proyecto. Después de la presentación de varios dictámenes, mociones y proyectos, la sesión se suspendió bastante temprano, indicando que los movimientos ocurrían en otras esferas.

El jueves trajo consigo la aprobación de los ascensos a varios militares y de un contrato de préstamo con el Banco Centroamericano de Integración Económica por 44 millones de dólares para obras en el anillo periférico sur. Luego, los diputados tuvieron el espacio abierto para presentar un buen número de proyectos de ley y mociones que se añaden a la creciente mora legislativa en cuento a dictámenes y leyes aprobadas, para luego suspender la sesión. A ver qué nos depara la próxima semana.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019