EX MARERO DE LA MS QUE AYUDÓ AL FBI, FUE DEPORTADO POR ICE

Por Hannah Dreier | propublica.org Henry se vio obligado dos veces a unirse a la brutal pandilla MS-13, primero en El Salvador y luego en Long Island. Dos veces, trató de escapar de su violencia. Se convirtió en un informante, ayudando a la policía a arrestar a otros miembros de la MS-13. Pero el encargado de su grupo de trabajo de pandillas del FBI rompió la promesa de ayudarlo, y las autoridades de inmigración revelaron su identidad....

Por Hannah Dreier | propublica.org

Henry se vio obligado dos veces a unirse a la brutal pandilla MS-13, primero en El Salvador y luego en Long Island. Dos veces, trató de escapar de su violencia. Se convirtió en un informante, ayudando a la policía a arrestar a otros miembros de la MS-13.

Pero el encargado de su grupo de trabajo de pandillas del FBI rompió la promesa de ayudarlo, y las autoridades de inmigración revelaron su identidad. Este mes, Henry fue deportado a El Salvador, a pesar de las advertencias de que los miembros de la MS-13 lo perseguirían y lo matarían. Ahora está escondido.

En una decisión inusualmente emocional, una copia de la cual fue recientemente obtenida por ProPublica, un juez de inmigración, Thomas Mulligan, escribió que era “muy comprensivo” con Henry y encontró el testimonio del joven de 19 años como “veraz”. Sin embargo, Mulligan afirmó que no tenía más remedio que deportarlo bajo la ley estadounidense e internacional, porque Henry había admitido haber participado, aunque bajo coacción, en dos asesinatos de MS-13 cuando tenía 12 años, y porque sus posibilidades de ser torturado en El Salvador eran Menos del 50 por ciento.

Henry “tuvo una infancia muy difícil y se unió a una pandilla a una edad muy temprana”, escribió Mulligan en su decisión del 27 de noviembre pasado. Sin embargo, el tribunal “no tiene la autoridad discrecional para tomar en consideración tales factores humanitarios”.

Su deportación ilustra lo difícil que se ha vuelto para los inmigrantes que huyen de la MS-13 encontrar un asilo en los EE.UU., incluso si se han comprometido a ayudar a las fuerzas del orden. Una nueva directiva de la administración de Trump de que a los inmigrantes a los que se dirigen las pandillas no se les debe otorgar un estatus especial ha aumentado las probabilidades en su contra. Dirigido por el Departamento de Justicia de los EE. UU., los tribunales de inmigración deben seguir sus instrucciones.

Publicada en junio de 2018, mientras Henry estaba detenido, esta guía “condiciona todo el fallo” en su caso, dijo Lenni Benson, quien enseña sobre leyes de inmigración en la Escuela de Derecho de Nueva York y revisó la decisión de Mulligan.

Ella dijo que el juez podría haberle concedido asilo a Henry si creyera que había factores atenuantes en los asesinatos. La estadounidense ha permitido que los niños soldados que cometieron delitos graves bajo coacción permanezcan en el país, dijo. “En la ley de los EE. UU., para que un niño tenga la culpabilidad de ser adulto, generalmente tiene que ser mayor de 14 años”, dijo. “Lo que es importante es que el juez dice: ‘Te creo'”.

Henry, cuyo apellido fue guardado en secreto por su seguridad, fue criado por su abuela en El Salvador después de que sus padres se mudaron a los Estados Unidos cuando era un niño pequeño. Fue reclutado en el MS-13, que lo alistó con la condición de que matara a un miembro de una pandilla rival. Henry sostuvo un arma mientras un miembro mayor de MS-13 puso su mano sobre la de Henry y apretó el gatillo. Poco después, ayudó a matar a un hombre con un machete, siguiendo las instrucciones de un líder de una pandilla que amenazó con matarlo si no obedecía. “Lo presionaron para que matara a dos personas cuando tenía solo doce años y se vio obligado a presenciar muchas otras formas de violencia y crueldad que serían extremadamente traumáticas para cualquier ser humano”, escribió Mulligan.

Henry juró romper con la pandilla y se fue a vivir con su madre a Long Island cuando tenía 15 años. Pero también había miembros de la MS-13 en Long Island. Reconocieron a Henry y le recordaron que la pertenencia a pandillas es obligatoria hasta la muerte. Temiendo por su vida, se reincorporó.

En su desesperación, Henry escribió una carta a su maestro de inglés, describiendo su historial de pandillas, su miedo constante y su anhelo por un nuevo comienzo. Un oficial de policía de la escuela lo presentó a Angel Rivera, un detective de homicidios del condado de Suffolk asignado a la Fuerza de Tarea de Pandillas de Long Island del FBI. Al creer que las autoridades lo ayudarían a comenzar una nueva vida, Henry proporcionó información sobre otros miembros de la MS-13.

A pesar de la cooperación de Henry, la policía entregó su expediente a Inmigración y Control de Aduanas. ICE lo detuvo, lo identificó en un documento como informante y lo encarceló junto a los informados. La Oficina de Derechos Civiles y Libertades Civiles del Departamento de Seguridad Nacional está llevando a cabo una investigación en curso sobre el trato que ICE le dio a Henry.

Mulligan criticó a Rivera por “equivocadamente” asegurarle a Henry que lo ayudaría. “Este fue un trabajo policial pobre y engañado” Henry, escribió. En la audiencia, Rivera dijo que Henry había estado tratando de abandonar la pandilla, pero la información que dio no fue muy útil. Rivera no respondió a las solicitudes de comentarios.

Las audiencias de asilo a menudo toman menos de una hora, pero las sesiones de Henry duraron seis sesiones durante siete meses. El oficial de policía de la escuela, George Politis, testificó que si la MS-13 descubriera lo que Henry había hecho, “creo que lo matarán”. El maestro de inglés de Henry y un administrador de la escuela declararon que él había buscado su ayuda.

ICE representó a Henry como un peligro para la comunidad que solo pretendía cooperar con la policía. Al ser interrogado por un abogado de ICE, Henry testificó largamente sobre una docena de asesinatos de los que fue testigo en El Salvador, incluida una persona que fue arrojada con vida en una astilladora. Describió que ver a la pandilla torturar a un miembro convertido en informante sacándole las uñas. “Comenzó a gritar para que lo matáramos, porque el dolor era demasiado”, dijo Henry en un susurro en la sala del tribunal.

Mulligan no estaba convencido por los argumentos de ICE. Encontró a Henry “generalmente creíble” y su deseo de dejar a la pandilla “creíble”. Sin embargo, dijo que según la ley estadounidense, una persona que ha cometido un delito grave no puede recibir asilo, por lo que Henry fue descalificado por los dos asesinatos en El El Salvador.

Henry también había pedido quedarse en este país en virtud de la Convención de 1987 de las Naciones Unidas contra la tortura. El tratado, que han firmado los EE. UU., prohíbe la deportación de personas que tienen “más probabilidades que no” de ser torturadas si regresan a sus hogares.

Mulligan dijo que los temores de Henry de ser torturados en El Salvador por la MS-13 o los escuadrones de la muerte de la policía eran comprensibles. Aún así, dijo, el gobierno salvadoreño está progresando contra las pandillas y los asesinatos extrajudiciales, por lo que Henry no probó la probabilidad de tortura.

Después de que el juez falló en su contra, Henry tuvo que decidir si aceptaba la deportación. Los expertos en ley de inmigración dijeron que una apelación bien podría haber tenido éxito.

“Es inusual ver ese nivel de simpatía expresado al mismo tiempo que se niega todo. Sería muy optimista con respecto a esa apelación “, dijo Heather Axford, abogada supervisora ​​del personal de Asistencia Legal de Centroamérica. Axford dijo que ha conseguido que se reviertan varios casos similares en los tribunales federales.

La familia de Henry lo alentó a quedarse y pelear, porque temían que su regreso a El Salvador lo pusiera en peligro no solo a él, sino también a sus familiares, ya que se sabe que la MS-13 está dirigida a familias que albergan chivatos. Pero una apelación habría durado años, y Henry sintió que su vida corría peligro en su centro de detención de Nueva Jersey. Dijo que los pandilleros detenidos allí estaban cada vez más convencidos de que sabían que él era un informante, y un amigo en Long Island y sus familiares en El Salvador recibieron amenazas.

La salud de Henry también se estaba deteriorando. En la pandilla, su apodo había sido “Triste”. En los últimos meses, los guardias de la cárcel le dieron un nuevo apodo, “Flaco”. Dos de sus audiencias de asilo se aplazaron porque estaba enfermo. Henry tomó yoga para tratar de lidiar con su creciente ansiedad y trabajó un turno de noche en la cocina de la cárcel porque temía dormir en la oscuridad con miembros de pandillas a su alrededor.

Al final, Henry aceptó el fallo y el 10 de enero fue deportado. Su abogado, Bryan Johnson, organizó un equipo para reunirse con él en el aeropuerto de El Salvador y llevarlo a Europa. “Henry terminó como refugiado tanto de El Salvador como de Estados Unidos”, dijo Johnson. Preocupado por la seguridad de Henry, ProPublica mantuvo esta historia hasta que dejó El Salvador.

Con fondos de decenas de miles de dólares donados por los lectores a un fondo creado por Johnson, Henry ahora está estableciendo una nueva vida en una ciudad europea, donde está buscando asilo. Planea trabajar durante el día y terminar la secundaria. Dijo que estaba agradecido a los lectores por permitirle crear un sistema de protección de testigos improvisado para él mismo. “He roto con la pandilla para siempre ahora, eso es algo bueno de todo esto”, dijo. “Espero haber ayudado a las personas a ver lo difícil que es hacer ese tipo de cambio. Nunca se sabe qué va a pasar, pero lo importante es intentarlo “.


Hannah Dreier cubre inmigración para ProPublica. Ella se está enfocando este año en la intersección entre la investigación criminal y la aplicación de la ley de inmigración.

Publicaciones relacionadas

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019