ETA, lloviendo sobre mojado

A pesar de las advertencias emitidas a tiempo por los centros de monitoreo de huracanes y los sistemas de alerta temprana, el régimen en Honduras prescindió de todos los protocolos que pudieron evitar la magnitud de la tragedia que hoy vive el pueblo, sobre todo al norte de nuestra geografía nacional que históricamente ha sido vulnerable al ser zona costera, con ciudades con escasa elevación con respecto al nivel del mar y otras por su...
Redaccion 2noviembre 6, 2020

A pesar de las advertencias emitidas a tiempo por los centros de monitoreo de huracanes y los sistemas de alerta temprana, el régimen en Honduras prescindió de todos los protocolos que pudieron evitar la magnitud de la tragedia que hoy vive el pueblo, sobre todo al norte de nuestra geografía nacional que históricamente ha sido vulnerable al ser zona costera, con ciudades con escasa elevación con respecto al nivel del mar y otras por su cercanía con los ríos más caudalosos del país, los mismos que crecen en los inviernos anuales y que con frecuencia se desbordan.

Veintidós años transcurrieron desde del huracán Mitch, se cumplieron exactamente el pasado 27 de octubre. Parece no haber ninguna lección aprendida por los regímenes neoliberales que desde entonces han gobernado. Los niveles de pobreza, miseria, concentración obscena de la riqueza social son aún peores; el modelo avanzó explotando, marginando, expulsando y despreciando siempre a las mayorías de trabajadores y trabajadoras, sometiéndolos a niveles infrahumanos de vida.

Llueve sobre mojado a la población hondureña que había estado sufriendo por los efectos del coronavirus, más de ocho meses de confinamiento, escándalos de corrupción, crisis económica, sistema de salud colapsado, aumento desmedido de la deuda externa y un largo etcétera que abarca toda la gestión gubernamental que comprometía el futuro inmediato y la profundización de la crisis; con esta situación del huracán el escenario es aún peor.

Recientemente el régimen de Juan Hernández había nombrado a un cantante de reguetón como Director de Comité Permanente de Contingencias COPECO, a cargo de buena parte de la fracasada estrategia para combatir el coronavirus. Hoy también se hará cargo de los efectos del huracán; a la vez no hay competencias en el ministerio de salud dirigido por una pedagoga que tampoco ha contribuido positivamente en la estrategia de prevención y abordaje de la enfermedad.

Centenares de compatriotas, hombres, mujeres, niños y ancianos han pernoctado en los techos de las casas de las colonias inundadas del departamento de Cortés; el ejército no ha tenido una participación destacada en la asistencia de los damnificados. Por la tarde del  miércoles 5 de noviembre el usurpador en la Presidencia de la República, en cadena de radio y televisión, solicitó apoyo a la población para que contribuyera en las labores de rescate con lanchas y vehículos particulares, pero estos fueron rechazados por el personal a cargo de la contingencia y la policía, una vez se encontraban en el sitio, dejando a los habitantes afectados sin ninguna atención.

Las redes sociales han vuelto a jugar en papel especial mostrando los efectos del huracán ETA en sus comunidades, en las solicitudes de auxilio y en las denuncias del papel de las autoridades. Con seguridad también tendrán un rol en mostrar el seguimiento y la atención que el régimen proporcione a los afectados /as; una vez más está presente la conciencia y empatía de la población contribuyendo directamente y organizándose para asumir responsabilidades.

Aunque no sea bueno retar al destino, pareciera que el cuadro no podría ser peor. No se pueden hacer cálculos exactos aún del golpe económico que representará el fenómeno natural, pero ya hay algunas proyecciones preocupantes respecto a la pérdida de cultivos en especial en el los departamentos de Cortés, Santa Bárbara, Atlántida, Colón y Olancho. Según CEPAL el año 98 el huracán Mitch representó una pérdida de 3,841 millones de dólares que para ese entonces representaban el 70% del PIB. Aún no se terminan de contabilizar los daños pero en muchos aspectos podría ser parecido el impacto de ETA.

Por Gilberto Ríos Munguía, dirigente del Partido Libertad y Refundación

Publicaciones relacionadas

Nuestra vulnerabilidad

Nuestra vulnerabilidad

noviembre 24, 2020
De ETA nos levantamos

De ETA nos levantamos

noviembre 9, 2020

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019