Evasiones y moscas: ¿Qué resultado tuvo el debate vicepresidencial entre Kamala Harris y Mike Pence?

El rol de los vicepresidentes en Estados Unidos no siempre ha sido clave para la administración pública de la forma en la que lo es ahora; es un cargo cuya relevancia se ha transformado en las últimas décadas, a pesar de que constitucionalmente el mandato de la vicepresidencia es sustituir a quien ocupe la presidencia en caso de inhabilitación y presidir el Senado. Era el partido quien elegía quién ostentaría la candidatura a la vicepresidencia,...

El rol de los vicepresidentes en Estados Unidos no siempre ha sido clave para la administración pública de la forma en la que lo es ahora; es un cargo cuya relevancia se ha transformado en las últimas décadas, a pesar de que constitucionalmente el mandato de la vicepresidencia es sustituir a quien ocupe la presidencia en caso de inhabilitación y presidir el Senado. Era el partido quien elegía quién ostentaría la candidatura a la vicepresidencia, en lugar del presidenciable, y el consenso general hasta mediados de la década de los 50 es que la posición era una calle sin salida para las figuras que tuvieran aspiraciones políticas.

No obstante, es en 1953, en el período presidido por Dwight Eisenhower y Richard Nixon como vicepresidente, que el cargo comienza a transformarse y deja de ser esencialmente legislativo para integrarse de manera más cercana al poder ejecutivo. Es aquí cuando la posición de la vicepresidencia del gobierno estadounidense adopta las características que la definen hoy: la persona más cercana a la presidencia que brinda una asesoría informada, recibe asignaciones importantes y asume un rol de vocería dentro y fuera del país.

Es por eso que el debate vicepresidencial –particularmente éste, que es histórico por la participación de una mujer afroamericana por primera vez– tiene una importancia particular.

El Vicepresidente Mike Pence observa a la Senadora Kamala Harris mientras responde una pregunta en el debate vicepresidencial del miércoles 7 de Octubre en Kingsbury Hall, del campus de la University of Utah en Salt Lake City. Fotografía: Morry Gash, Associated Press/ Poynter Institute.

El debate del pasado miércoles fue un retorno al protocolo habitual, con ambos participantes apegándose mucho más a los lineamientos preestablecidos por los equipos de campaña. Aún así, Pence interrumpió significativamente más veces a Harris en sus participaciones, provocando que la senadora en reiteradas ocasiones le exigiera al vicepresidente que ella estaba en uso de la palabra y que le permitiese concluir. Aún así, uno de los momentos más virales del evento fue cuando una mosca se colocó en el cabello del vicepresidente Pence, lo que generó una serie de memes y expresiones de burla en Estados Unidos y el mundo.

Kamala Harris sin duda fue la ganadora del debate, al mostrarse preparada y no dudar en utilizar las falencias de la administración Trump-Pence para encarar a su adversario. Pence, por su parte, eludió una buena parte de las preguntas enfocándose en seguir la narrativa pública del gobierno, e ignorando hasta donde le fue posible responder por los desaciertos en el manejo de la pandemia, colocando como única medida de control la prohibición de viajeros provenientes de China. Harris, por su parte, reculó en cuanto a sus posturas previas sobre el fracking, asegurando que un gobierno encabezado por ella y Biden no prohibirían la práctica, a pesar de asegurar que su propuesta era trabajar para reducir las emisiones de gases y reincorporarse al Acuerdo de París.

Cortesía del Foreign Press Center/ Departamento de Estado de EEUU

¿Qué resultados dejó el debate vicepresidencial? Hasta el momento, el sólido desempeño de Harris en el debate parece haber sido favorecedor para la campaña de Biden, quien el día del evento recaudó, según el reporte de Reuters, una suma superior a los doce millones de dólares. Según encuestas en los estados decisivos del país americano, Biden supera a Trump por un margen reducido, lo que apunta a un resultado bastante cerrado el día del cierre de las elecciones estadounidenses.

El próximo debate, esta vez a nivel presidencial, está previsto para el jueves 15 de Octubre. Ante el diagnóstico de Covid-19 de Trump, la comisión no partidaria de debates estableció que realizaría un evento virtual, pero el presidente Trump declaró que no participaría en un encuentro realizado por esa vía, ya que considera que “no es aceptable” y que eso “no es de lo que se trata debatir”. En vista de lo anterior, aún es incierto si el debate del próximo jueves llegará a desarrollarse, pero una negativa a debatir por parte de Trump no tiene los precedentes más halagüeños: en la historia más reciente de los Estados Unidos, algunos presidentes, como Jimmy Carter, que se rehusaron a participar en los debates, al final terminaron perdiendo la elección.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019