Libre a internas y primarias ante toda adversidad

Por Gilberto Ríos Munguía (•) Este viernes 18 de septiembre en una reunión de seis horas, la Coordinación Nacional del Partido Libertad y Refundación junto con los coordinadores de las diferentes corrientes internas, pre candidatos /a a la Presidencia de la República y algunos diputados /as representantes de la bancada al Congreso Nacional, sostuvo un profundo análisis de las situación política que se genera a partir del incumplimiento de los acuerdos para lograr la nueva...
Redaccion 2septiembre 19, 2020

Por Gilberto Ríos Munguía (•)

Este viernes 18 de septiembre en una reunión de seis horas, la Coordinación Nacional del Partido Libertad y Refundación junto con los coordinadores de las diferentes corrientes internas, pre candidatos /a a la Presidencia de la República y algunos diputados /as representantes de la bancada al Congreso Nacional, sostuvo un profundo análisis de las situación política que se genera a partir del incumplimiento de los acuerdos para lograr la nueva Ley Electoral, el Nuevo Censo y el documento de identificación personal para las elecciones primarias de marzo del 2021.

Recordaba durante la reunión las circunstancias en que esos acuerdos se habían logrado y toda la presión popular que fue necesaria para torcer el brazo del bipartidismo. Si bien lo que más se recuerda fue la famosa “insurrección legislativa” de la bancada del Partido Libre que desarrolló intensas jornadas de protestas al interno del hemiciclo legislativo, también en ese mismo momento en las calles maestros /as, médicos /as y estudiantes protagonizaban una de las principales jornadas de lucha popular de los últimos años, en la que se demandaba la derogación de los decretos Presidenciales y de Consejo de Ministros PCM, que posibilitaban al régimen de facto el despido masivo de empleados en dos sectores tan sensibles para la población con son la salud y la educación.

Tengo presente que en esos días asistí a un foro televisivo para analizar la situación de la protesta y, por supuesto, para manifestar nuestro respaldo como Organización Política Los Necios y como dirigente de Libre, a ambas situaciones que se presentaban simultáneamente: la acción de los sectores populares en las calles y la de los diputados de Libre en el Congreso Nacional. Un dirigente nacionalista con el que me tocó debatir me dijo al despedirse a la salida de las instalaciones en las que se realizaba el foro: “solo a Juan Orlando se le ocurre enfrentar a médicos y maestros al mismo tiempo”.

A comienzos del 2019 la misión del Fondo Monetario Internacional llegó al país a pedir lo de siempre: reducción de la inversión pública, achicamiento del Estado y privatizaciones. El régimen obediente aprobó los decretos ejecutivos que ponían en emergencia a los sectores de salud y educación y posibilitaban los despidos masivos, al mismo tiempo se obtuvo la información sobre empresas privadas colombianas que estaban listas para encargarse de la instalación de clínicas en todo el país; el paquete de privatización estaba completo pero fue oportunamente atajado por los sectores populares organizados.

La presión llegó a tal extremo que logró un alzamiento importante del pueblo; bajo la dirección de la Plataforma en Defensa de la Salud y la Educación Pública y el apoyo decisivo del Movimiento Estudiantil, las demandas fueron subiendo de tono y el pueblo en la calles nuevamente exigió la salida de Hernández y el fin de la dictadura. El régimen se vio forzado a ceder en todos los terrenos. Los PCM fueron derogados y las Reformas Electorales comenzaron por la integración de representantes de Libre al Registro Nacional de las Personas y a las dos nuevas instituciones que regirían el proceso electoral: El Consejo Nacional Electoral y el Tribunal de Justicia Electoral, ambos en sustitución del Tribunal Nacional de Elecciones, institución que bajo la responsabilidad principalmente de David Matamoros Batson, fue responsable de los fraudes de 2009, 2013 y 2017.

Acabada la presión de las calles, el bipartidismo no tenía por qué seguirle dando cumplimiento a los pactos logrados el año anterior. Frenaron el proceso de reformas electorales y rompieron los acuerdos. Es muy ingenuo pensar que la oligarquía y el imperio norteamericano, permitirán el avance democrático en Honduras luego de haber cometido tantos crímenes para mantenerse en el poder a lo largo de once años desde el golpe de estado, tiempo que se ha vivido con permanente represión contra las organizaciones populares, asesinatos políticos de líderes sociales y del propio partido, exilio de muchos compañeros y compañeras,  y enormes retrocesos en importantes e históricas conquistas.

En tales condiciones, el Partido Libre deberá enfrentar los próximos procesos electorales con las victorias parciales alcanzas gracias a los esfuerzos del pueblo en las calles y de su bancada al interno del Congreso, que al menos auguran que los fraudes no serán planificados y ejecutados desde los organismos que controlan y organizan las elecciones. Igual es preciso que a partir de esta fecha, comience a trabajar en la organización de la movilización popular, garantía única de transformaciones sociales.

(•)Dirigente del Partido Libertad y Refundación.

 

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019