EE.UU. refuerza posición de “socio estratégico” de la región ante influencia de China

La Comisión de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos debatió el jueves estrategias para contrarrestar la influencia de China en América Latina y otros países del mundo, un tema clave para el presidente Donald Trump desde que llegó a la Casa Blanca en 2016. El jueves fue el turno ante la Comisión para que testifacaran Julie Chung, subsecretaria adjunta principal para Asuntos del Hemisferio Occidental;  Philip Reeker, subsecretario adjunto del Departamento de Estado para Asuntos Europeos y Euroasiáticos,...
Redaccion 2septiembre 18, 2020

La Comisión de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos debatió el jueves estrategias para contrarrestar la influencia de China en América Latina y otros países del mundo, un tema clave para el presidente Donald Trump desde que llegó a la Casa Blanca en 2016.

El jueves fue el turno ante la Comisión para que testifacaran Julie Chung, subsecretaria adjunta principal para Asuntos del Hemisferio Occidental;  Philip Reeker, subsecretario adjunto del Departamento de Estado para Asuntos Europeos y Euroasiáticos, y David R. Stilwell, Subsecretario de Asuntos de Asia Oriental y el Pacífico.

En su intervención, Chung argumentó que en la última década ha habido lo que describió como “un tremendo aumento en el compromiso de China en América Latina”. Para ello, -expuso-, utiliza “capital corrosivo” y “préstamos predatorios”.

Se refería así a los más de 117.000 millones de dólares en préstamos otorgados en los últimos 10 años, que según expertos ha dejado a la región entre la más endeudadas del mundo con el gobierno comunista chino.

“Durante la última década, hemos visto un aumento dramático en el interés de China en la región, ya que ha buscado acceso a recursos naturales, materias primas y productos básicos, y mercados para sus exportaciones para impulsar el crecimiento interno”, expuso Chung.

Recordó, no obstante, que Estados Unidos sigue siendo el principal socio comercial de más de la mitad de los 34 países de la región, pero admitió que China es ahora el principal socio comercial de Brasil, Chile y Perú.

Estados Unidos tiene acuerdos de libre comercio con 12 países, dijo Chung y especificó que mantiene tratos de este tipo con Chile, Costa Rica y Perú, mientras “negocia con otros gobiernos”.

“Estados Unidos es, de lejos, la mayor fuente acumulada de inversión extranjera directa en la región”, enfatizó.

Cifras divulgadas por el centro de estudios Diálogo Interamericano indican, por ejemplo, que Venezuela es el país que más dinero ha recibido de China, equivalente a 62.200 millones de dólares en 17 créditos principalmente destinados al sector energético inmerso en una severa crisis.

Entre las estrategias esbozadas por el gobierno estadounidense ante el Senado el jueves está el plan con la región de “reforzar la posición como socio estratégico y de aliado preferencial”, informó Chung.

“Estados Unidos trabaja para fortalecer la gobernanza, promover la transparencia y garantizar el respeto de los derechos humanos en el hemisferio occidental”, afirmó Chung, quien reiteró que China contribuye directamente a la inestabilidad y la corrupción en países como Venezuela y ratificó Beijing ha entregado al gobierno en disputa de Nicolás Maduro más de 62.000 millones de dólares en préstamos entre 2007 y 2017.

Riesgos a la seguridad

Chung afirmó que la influencia china en la región “es particularmente fuerte en materia de información y tecnología de las comunicaciones (TIC), argumentando las implicaciones sobre seguridad.

“Empresas chinas como Huawei y ZTE tienen una participación de mercado significativa en sus respectivas industrias en muchas partes de la región, y se están expandiendo agresivamente con campañas publicitarias masivas, promesas de inversión y creación de empleo”, enfatizó.

“Tenemos la oportunidad de asegurarnos que la región comprenda los riesgos de los proveedores chinos y la disponibilidad de alternativas confiables. Las empresas chinas podrían ofrecer tecnología y precios atractivos, pero crean oportunidades para que el gobierno chino aproveche y explote los flujos de datos, incluida información política, empresarial y militar confidencial”, advirtió.

En ese sentido explicó que si bien las empresas como Huawei niegan su intención de hacer un mal uso de la información que gestionan a diario, también la ley china establece claramente la obligación de todas sus empresas de subordinarse
al Estado.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019