Zona núcleo en La Tigra devastada por actividades agrícolas

El Parque Nacional La Tigra ha sido utilizado para cultivo dejando de ser un bosque copado de arboles y ahora ha pasado a ser territorios extensos para el cultivo. Un aproximado de 1,100 hectáreas de bosque, de las 7,571 que comprende la zona núcleo, ya no es bosque pues han sido sustituidas por áreas para cultivo. Al menos 40 mil personas habitan dentro del área protegida del parque, que es una de las principales zonas...
Redaccion 2septiembre 18, 2020

El Parque Nacional La Tigra ha sido utilizado para cultivo dejando de ser un bosque copado de arboles y ahora ha pasado a ser territorios extensos para el cultivo.

Un aproximado de 1,100 hectáreas de bosque, de las 7,571 que comprende la zona núcleo, ya no es bosque pues han sido sustituidas por áreas para cultivo.

Al menos 40 mil personas habitan dentro del área protegida del parque, que es una de las principales zonas de producción de agua superficial utilizada para abastecer al menos el 25 por ciento de colonias de la capital de la República, de igual manera, abastece a 104 caseríos de la zona, de los cuales, 68 se encuentran en la zona de amortiguamiento, 22 en zonas limítrofes al parque y 14 se encuentran dentro de la zona núcleo.

El avance de las actividades agrícolas en la zona núcleo está generando un problema mayor; También, el uso de fertilizantes y pesticidas sin ningún control.

Un informe presentando al Congreso Nacional establece que es “imperativo obtener un verdadero compromiso de parte de los entes involucrados del Estado para impulsar la actual política de regularización predial a los propietarios y ocupantes de las tierras comprendidas en el Acuerdo No. 013-2018, emitido por el Instituto de Conservación Forestal (ICF), para evitar que éstas continúen siendo afectadas por el crecimiento poblacional y el avance de la frontera agrícola”.

El Parque cuenta con una extensión de 24,040 hectáreas situada geográficamente entre los municipios del Distrito Central, Santa Lucia, Valle de Ángeles y Cantarranas, de la cuales, 16,469 hectáreas corresponden a su zona de amortiguamiento, mientras que las restantes 7,571 hectáreas, corresponden a su zona núcleo.

De las más de mil hectáreas de bosque que han sido intervenidas por la actividad del hombre, se ha cortado el bosque para dedicar el suelo a la agricultura en terrenos de alta montaña, causando daños por erosión que provocan la contaminación del agua con sedimentos y residuos de fertilizantes y pesticidas.

Esta zona está compuesta en su mayoría por terrenos privados y otros que pertenecen en común a los pobladores de los asentamientos ahí presentes. Asimismo, existen terrenos ejidales y nacionales bajo ocupación.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019