Niñez hondureña socavada en pobreza, violencia, sin educación y con pocas oportunidades

La violencia y la pobreza han aumentado en los últimos años, la falta de oportunidades provoca que miles de hondureños decidan abandonar el país en busca de una mejor vida. Esta problemática ha afectado de manera directa a la niñez y juventud del país. Según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), en Honduras existen alrededor de 2,914,682 menores de edad, de los cuales 1, 200,000, aproximadamente no estudia o no tiene acceso a la educación...
Redaccion 2septiembre 10, 2020

La violencia y la pobreza han aumentado en los últimos años, la falta de oportunidades provoca que miles de hondureños decidan abandonar el país en busca de una mejor vida. Esta problemática ha afectado de manera directa a la niñez y juventud del país.

Según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), en Honduras existen alrededor de 2,914,682 menores de edad, de los cuales 1, 200,000, aproximadamente no estudia o no tiene acceso a la educación y 300,000 se encuentran entre las edades de 12 a 14 años.

Por otra parte, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), señala que en Honduras más de 475,000 menores de edad trabajan actualmente.

La extrema pobreza es el principal factor por el cual los menores de edad recurren a trabajar a temprana edad, abandonando los centros educativos para poder subsistir.

“Esta es la muestra del desarraigo en el país, que el Estado no tenga condiciones para que la población hondureña no pueda desarrollarse. En este momento estamos en una situación de crisis social, el Estado no está centrando los esfuerzos y son parte del problema. Los niños deberían estar en las escuelas y no en las calles trabajando” explica Sally Valladares, experta en temas de migración y niñez.

En una investigación realizada por el Movimiento Mundial de la Infancia, capítulo Honduras, reporta que el 78.3 por ciento de menores de edad viven en hogares pobres y el cinco por ciento de niños menores de cinco años se encuentra en desnutrición.

Para los defensores de los derechos de los niños y niñas, el gobierno ha centralizado la inversión en materia de seguridad y defensa, dejando a un lado los problemas torales del país. Algunos aseguran que si el Estado realizara una inversión en la niñez la cosecha se vería reflejada en un futuro.

“Reflexionemos, siete mil millones para la Secretaria de Defensa, seis mil millones para seguridad y el presupuesto de la niñez ni a 300 millones llega. Sí se invierte en la niñez va a tener un resultado en 20 años según la inversión que ha hecho. Tendríamos que tener una niñez educada, con salud de calidad, con oportunidades múltiples, pero no es así” detalló Doris García, miembro de Coordinadora de Instituciones Privadas Pro las Niñas, Niños, Adolescentes, Jóvenes y sus Derechos (COIPRODEN).

Según COIPRODEN este año, 3,613 menores de edad han sido retornados al país.

En octubre del año pasado salió desde San Pedro Sula el primer éxodo de personas, conocida como la “caravana del migrante”, la que marcó la historia de las migraciones en Honduras, durante ese mes se conocieron diversas de historias, dónde hondureños dejaban su país junto a sus hijos, también se conocieron casos de menores de edad que viajaron sin sus padres.

“Lo que esto refleja es que no hemos hecho lo necesario para que los niños y las niñas se sientan protegidas en honduras y puedan salir adelante. Mientras en Honduras no tengamos una estrategia de seguridad que funcione, no tengamos políticas públicas adecuadas, la niñez va a seguir siendo amenazada y va a seguir migrando” afirma Guadalupe Ruelas, Director de Casa Alianza.

Según datos del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), refleja que solo el año anterior, el 46 por ciento de las muertes violentas fueron menores de edad.

“Esto nos dice que, de cada diez de las víctimas, cuatro son jóvenes o menores de edad. Es necesario analizar la situación del país. Requiere mayor atención del Estado. Se ha vuelto un problema los crímenes de alto impacto en el país. Donde hay jóvenes de 14 a 16 años que están siendo víctimas”, detalló Migdonia Ayestas, Directora del Observatorio de la Violencia.

La niñez y juventud se encuentran socavadas en la pobreza e inseguridad que abate al país y este factor, según expertos, los obliga a involucrarse directamente a grupos criminales que le brindan oportunidades que el Estado ha sido incapaz de proporcionar, otros se ven obligados a migrar.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019