Historias del narcotráfico en el mes de la independencia

Por Gilberto Ríos Munguía, dirigente del Partido Libertad y Refundación: El 16 de septiembre será dictada la sentencia contra Antonio Hernández o Tony  Hernández (TH) encontrado culpable por traficar drogas hacia el territorio norteamericano desde el año 2004. Tony de 42 años es hermano del presidente de facto de Honduras, Juan Orlando Hernández y un eslabón importante en una cadena de políticos, empresarios, policías y militares de alto rango, involucrados en el negocio ilícito. Esta...
Redaccion 2septiembre 5, 2020

Por Gilberto Ríos Munguía, dirigente del Partido Libertad y Refundación:

El 16 de septiembre será dictada la sentencia contra Antonio Hernández o Tony  Hernández (TH) encontrado culpable por traficar drogas hacia el territorio norteamericano desde el año 2004. Tony de 42 años es hermano del presidente de facto de Honduras, Juan Orlando Hernández y un eslabón importante en una cadena de políticos, empresarios, policías y militares de alto rango, involucrados en el negocio ilícito. Esta esperada sentencia es también un factor importante en la política nacional y en los comicios de noviembre del presente año en la potencia del norte.

Las fechas de la sentencia fueron cambiando en la medida que la defensa interpuso recursos legales para prolongar el hecho, hubo cambio también de abogados defensores, alegando que había recursos limitados para pagar la firma que inició con la defensa de Tony; al final la fecha se acercó más a la recta final electoral en EEUU, en la que los demócratas han ganado una ventaja significativa frente al presidente Donald Trump; con la sentencia también tendrán un importante tópico que mostrar al electorado y es la cercanía de un presidente narco con el actual mandatario norteamericano.

Durante el juicio se ha hablado de sobornos a la cúpula militar en Honduras desde hace más de dos décadas, algo que ha sido vox populi en nuestro país. Las declaraciones del Jefe de las Fuerzas Armadas, General Tito Livio Mejía, han causado mucha gracia en la redes sociales y la opinión pública en general, al dar a entender que está siendo “dañada la imagen de la institución al insinuar que han protegido o colaborado con el narcotráfico en el país”; no solo ha sido eso, según algunas declaraciones e investigaciones llevadas a cabo en el juicio de Nueva York, los militares hondureños de alto rango, han estado directamente involucrados en el negocio.

El caso del Capitán Santos Rodríguez Orellana también es emblemático en el esclarecimiento de esta situación; siendo agente especial en el combate contra el narcotráfico y actuando en operaciones conjuntas con la DEA en Honduras, fue retirado de su cargo al capturar un helicóptero cargado con cocaína que pertenecía a Tony Hernández. Mandos superiores le abrían ordenado liberar la aeronave con la aclaración “eso es del hermano del Presidente”. Santos Orellana declaró recientemente para una organización de veeduría pública que da seguimiento al juicio en Nueva York, Pro Honduras Network: “el narco tráfico no pudo prosperar tanto si no hubiera tenido apoyo de instituciones como Fuerzas Armadas, la Policía y otras organizaciones que son las encargadas de la seguridad en Honduras”.

Ahora bien, el negocio del narcotráfico es un asunto que trasciende la problemática nacional, es claro por ejemplo que con el golpe de estado de 2009, los capitales trasnacionales que invierten en este negocio en la región -y que tienen un vínculo fuerte con poderes financieros, políticos y militares en toda la región desde Colombia hasta Washington- aumentaron su  influencia en las instituciones del Estado de Honduras hasta controlar en su totalidad a las instituciones de seguridad y desde luego al Poder Judicial y a la Fiscalía.

Este negocio que reporta miles de millones de dólares al año ha fortalecido también a los capitales financieros de Honduras que administran las finanzas públicas como si se tratara del mismo dinero. Durante el juicio llevado a cabo contra la Familia Rosenthal, uno de sus abogados manifestó en los medios de comunicación que al menos el 94% de los bancos o instituciones financieras en Honduras serían lavadores de activos del narcotráfico, lo que también hace recordar el famoso caso de HSBC en EEUU que fue encontrado culpable por administrar dineros provenientes de este mismo rubro, cercanos a los 100,000 millones de dólares[i] en un periodo inferior al de una década, por lo que tuvo que pagar una ridícula multa.

Es recomendable ver la película protagonizada por Tom Cruise “American Made” o “Barry Seal: Sólo en América”, que relata sin empacho, como el gobierno de los Estados Unidos es co responsable de la creación de los carteles del narcotráfico en Colombia y artífice de la creación de una estructura política y militar que traficó con drogas, armas y dinero en efectivo en toda la región junto con la CIA y la Casa Blanca, para sostener la lucha contrainsurgente en Centro América desde los años ochenta.

[i] Ver nota de Proceso.com.mx: “HSBC lavó mil 100 mdd del narco en sucursales de Sinaloa, denuncian en EU”, https://www.proceso.com.mx/429817/hsbc-lavo-cerca-de-900-mdd-del-crimen-organizado-denuncian-en-eu

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019