El Código de Ética de la Nueva Corriente de Libre

Por Gilberto Ríos Munguía (•) El Partido Libertad y Refundación, Libre, nació de las luchas del Frente Nacional de Resistencia Popular, a su vez, éste era un conglomerado de organizaciones sociales y políticas cuyos ciudadanos /as rechazaron el golpe de estado militar de 2009. Las prácticas de la política tradicional que llevaron al país a los altísimos niveles de pobreza, miseria y exclusión social, fueron fácilmente identificables en la conducta anti democrática y deshonesta del...
Redaccion 2agosto 31, 2020

Por Gilberto Ríos Munguía (•)

El Partido Libertad y Refundación, Libre, nació de las luchas del Frente Nacional de Resistencia Popular, a su vez, éste era un conglomerado de organizaciones sociales y políticas cuyos ciudadanos /as rechazaron el golpe de estado militar de 2009. Las prácticas de la política tradicional que llevaron al país a los altísimos niveles de pobreza, miseria y exclusión social, fueron fácilmente identificables en la conducta anti democrática y deshonesta del golpismo. Libre no es producto de  una “alianza” con sectores populares, sino una auténtica expresión de la lucha de clases y de un debate social que demandaba una nueva ética para crear una sociedad diferente.

La Nueva Corriente al Interno de Libre se identificó desde el momento de su fundación, con ese espíritu de los grandes hombres y mujeres de la historia de nuestro país, los mártires que cayeron a lo largo de más de quinientos años de resistencia indígena, doscientos años de lucha por la independencia, por la unidad de Centroamérica, por los derechos de los trabajadores y trabajadoras, por la justicia social en general y especialmente en los últimos diez años contra el golpe de estado, sus visibles consecuencia en el aumento de las asimetrías e injusticias sociales y por la democracia.

Si bien el Partido Libre es ese proyecto de refundación ética y moral también de la sociedad, la experiencia que hemos tenido en los tres últimos periodos de gobierno nacionalista, la penetración de sujetos ajenos a los valores del planteamiento original y las falencias en el comportamiento de algunos /as de los militantes, propiciaron el debate y luego la propuesta al interno de la Nueva Corriente, la creación de mecanismos o protocolos para la sanción por ese tipo de comportamientos, al igual que se planteó la necesidad de exaltar a aquellos /as militantes que superan las exigencias y cuya conducta logra ser ejemplo del tipo de ciudadano /a o militante que el Partido y la sociedad demanda.

Para la creación del Código se utilizó la propuesta base del Abogado José Rigoberto Reyes Ávila, quien teniendo estudios de post grado en el área penal en España, se sumó a los planteamientos públicos de la Nueva Corriente y propuso como complemento un código ético con el que se pudiera garantizar esas conductas en apego a los principios y valores del partido, la cercanía sensata a las demandas y luchas sociales, y la negación a toda forma de privilegio que tendiera a incrementar las diferencias sociales que combatimos. Por la propuesta también se creó el cargo de Secretaría de Transparencia y Anti Corrupción en la Coordinación Nacional provisional de la corriente.

El otro valor agregado de la reflexión y trabajo que tuvo esta propuesta, fue su debate y socialización en Asamblea Nacional virtual, en la que más de doscientos cincuenta dirigentes de la Nueva Corriente aportaron en su revisión, perspectivas y adición de criterios, que enriquecieron el documento original; una vez aprobado también se acordó mantener la revisión permanente y con posibilidades de continuar evolucionando para actualizare cada vez que se encuentren aristas que no hubieran sido contempladas en su primer resultado.

Cada militante que forme parte de la Nueva Corriente deberá suscribir su Código de Ética, aceptar las restricciones que impone y aceptar el desafío de construir un espacio de participación exhaustivamente democrático, identificado con las luchas y los sectores populares al grado de hacer propias sus luchas, elevar el respeto y consideración por los compañeros y compañeras, con importante énfasis en el relacionamiento de los hombres con las mujeres que debe ser del más alto cuidado por el compromiso de acabar con toda forma de discriminación por razón de género, que reproduzca la violencia machista, las prácticas del patriarcado o la sumisión de las compañeras.

Sin una ética y una moral diferente a la que imprime el sistema capitalista que sitúa el centro de sus prioridades en la reproducción de las relaciones sociales de subordinación del ser humano, para la apropiación del trabajo ajeno y la concentración de la riqueza social en pocas manos, valiéndose además de condiciones históricas de opresión, marginamiento y exclusión, es materialmente imposible comenzar a crear la Nueva Sociedad que anhelamos. El futuro está aquí…

(•)Dirigente del Partido Libertad y Refundación.

 

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019