Por indiferencia del Ejecutivo y obstáculos del Congreso no fue renovada la Maccih

La extinta Misión de Apoyo contra la Corrupción e Impunidad (Maccih) fue un “éxito fugaz” que desde el comienzo se instala en un ambiente de corrupción e impunidad predominante en el país y con el tiempo se ve limitada por la falta de voluntad política tras tocar los intereses de las cúpulas del poder que han gobernado. Inclusive en sus primeros dos años, tuvo dificultades en establecerse debido a tensiones internas y más que todo...
Redaccion 2agosto 13, 2020

La extinta Misión de Apoyo contra la Corrupción e Impunidad (Maccih) fue un “éxito fugaz” que desde el comienzo se instala en un ambiente de corrupción e impunidad predominante en el país y con el tiempo se ve limitada por la falta de voluntad política tras tocar los intereses de las cúpulas del poder que han gobernado.

Inclusive en sus primeros dos años, tuvo dificultades en establecerse debido a tensiones internas y más que todo externas pero se considera que tuvo algunos logros y deja importantes lecciones.

Esto lo revela el estudio de campo “Un éxito fugáz: el legado de la Misión internacional de Apoyo contra la Corrupción en Honduras” del Center for Latin American Studies, realizado por Charles Call, que ha sido asesor del Departamento de Estado de Estados Unidos y es profesor asociado School of Internacional Service.

Call manifestó que la MACCIH tuvo algunos “éxitos fugaces” como lograr llevar a la fiscalía en judicializar a gente de alto perfil político y demostró que la fiscalía podía llegar a realizar el trabajo que quiere hacer con el apoyo de una misión, dándole esperanza a la gente.

No obstante, no tuvo fuerza como la Comisión Internacional contra la Impunidad en de Guatemala (Cicig) que desaparece en el 2019. A pesar de que se propone crear una ley para garantizar la colaboración eficaz, está no fue aprobada por el Congreso Nacional.

“El mandato de la misión no fue mas poderosa como existía en Guatemala. La Cicig que inspiró la creación de la Maccih, fue más limitado, Maccih no tuvo el poder de realizar investigaciones criminales propias tuvo que colaborar y trabajar con la fiscalía” dice Call.

Con la misión se logra crear jurisdicciones especiales, la Ufecic que desaparece y es sustituida por la Uferco y 15 casos de investigación llegan a la etapa de judicialización como la “Red de Diputados” y el “Caso Pandora”.

Pero las últimas resoluciones de la Corte de Apelación en el caso Pandora ha causado malestar porque podría significar un retroceso han dicho expertos.

La exvocera de la Maccih, Ana María Calderón, expresó que “es sorprendente que había casación en marzo de este año, la CSJ declaró nulo el juicio oral por quebrantamiento de forma. Esta situación genera incertidumbre jurídica y produce desconfianza en la administración de justicia”.

“Ha habido tantos esfuerzos después de la creación de la Maccih para reforzar la impunidad. Cuando la Maccih empezó a tocar los políticos como el caso Pandora y Red de Diputados ya es cuando se generó una tensión en las élites”, enfatizó Call.

Para la exvocera de la difunta misión, la Maccih tuvo dos dificultades, una fue su estructura orgánica “ineficiente que trajo dificultades en los dos primeros años” y un obstáculo externo fue el Congreso Nacional además de que debilitaron el Ministerio Público.

Al tocar las cúpulas y altos perfiles esto generó “un clima hostil contra la Maccih conformando una comisión quien se opuso a la renovación”. Asimismo, la indiferencia del Poder Ejecutivo y de algunas organizaciones civiles contribuyó a que no fuera renovada.

Fueron los obstáculos externos que bloquearon o disminuyeron el éxito de la Maccih, recalcó Calderón.

“El Congreso fue el principal obstáculo, no se aprobaron propuestas legislativas ni existe el marco normativo con el discurso anticorrupción”, expresa Calderón.

Esta misión “híbrida” que apoya la Fiscalía, comienza con la dificultad de ganarse la confianza de las personas que tiempo atrás exigieron al gobierno una comisión, terminan dando un poco de esperanza pero su renovación se ve truncada en los últimos meses del 2019 dejando muchos proyectos y una lucha inconclusa.

“Al cierre de la Maccih quedaron cosas pendientes”, dice Calderón. Entre ellas quedaron pendientes más de 50 líneas de investigación asignadas a la Ufecic. Esta misión llevó a cabo un proceso de certificación y selección de fiscales debido a que se necesitaba un grupo potente, pero al no renovarse la misión también desaparece la Ufecic.

Instituciones politizadas

Para la investigadora del Centro de Documentación, Leticia Salomón, el Ministerio Público, la Corte Suprema de Justicia y el Tribunal Superior de Cuentas han sido instituciones altamente politizadas y controladas por los dos partidos políticos que han gobernado el país.

Salomón señala que en un inicio la sociedad vio a la Maccih “siempre vio como un intento del presidente para no ser investigado”.

“No hubo apoyo político, desde el punto de vista ejecutivo a menos que tuviera el control a que no llegara a él. Ni al legislativo porque llegarían a los diputados tarde o temprano, Desde el poder judicial no por su subordinación partidaria”, dice Salomón.

Sobre el panorama que se avecina, Salomón expresa que “las perspectivas para el país son negras, no se trata de decir que alguien venga a ayudarnos. La institucionalidad ha colapsado, hay un proceso real de indefensión de la sociedad, no se puede controlar procesos”.

Para el éxito de una misión, agregó Salomón “el apoyo político partidario y apoyo social” son esenciales y “si esto no se da puede realizarse todos los cambios y leyes pero no se va a concretar exitosamente”.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019