Retratando la historia desde la mirada de fotógrafos en Honduras

Cada fotografía tiene una historia que contar y es una visita al pasado de una nación. En Honduras se conoce poco acerca de los fotógrafos y por tratarse de un proceso complejo, pocos se dedicaban a ello. En el comienzo, la fotografía era reservado a personas del poder o a la clase alta. Juan T. Aguirre fue uno de los primeros que impulsó la fotografía a finales del siglo XIX e inicios del siglo XX,...
Redaccion 2julio 15, 2020

Cada fotografía tiene una historia que contar y es una visita al pasado de una nación. En Honduras se conoce poco acerca de los fotógrafos y por tratarse de un proceso complejo, pocos se dedicaban a ello.

En el comienzo, la fotografía era reservado a personas del poder o a la clase alta.

Juan T. Aguirre fue uno de los primeros que impulsó la fotografía a finales del siglo XIX e inicios del siglo XX, abriendo su propio estudio junto a su hermano y se dedicaba a retratar a altos funcionarios o personas de la alta clase, explica el historiador, Ismael Zepeda.

Retrato del expresidente Celeo Arias.

 

Paul Martínez expresa en el libro “Juan Pablo Martell”, que el proceso de fotografía implicaba que los modelos debían mantener una pose rígida para evitar que saliera movida la toma y las velocidades que se utilizaban en las cámaras era lentas.

Años más tarde, durante el comienzo del auge de las empresas bananeras y en las guerras de 1924 y 1969, otro tipo de personajes y paisajes son retratados.

En la zona norte, el fotógrafo Arnold T. Williams, Carmelo Selano y Rafael Platero Paz, son reconocidos dentro de la historia cultural la fotografía y dejan un importante legado.

“Ya no retrataban figuras de poder sino que ya son significado social de la imagen, la gente, la ribera de los ríos, gente común haciendo actividades, el mundo de los ferrocarriles y las movilidades sociales que se estaban dando en la costa norte producto de las migraciones”, relata Zepeda.

Incendio en La Ceiba, Barberia La Juventud, Guerra Civil, revolución, 1924, Honduras, Williams, No. 52, RPPC, postcard, Azo stamp box

Bahia de La Ceiba, Honduras, Guerra Civil, revolucion, 1924, Williams, No. 43, RPPC, postcard, muelle

Zepeda añade que las compañías bananeras tuvieron un imán para atraer personas, no solo a lo interno, entre ellos salvadoreños y se asentaron en Honduras durante el boom bananero.

Rafael Platero Paz era un ciudadano salvadoreño que fue cónsul en El Progreso también tomó miles de fotografías para las cédulas de identidad hondureñas pero es conocido por retratar la huelga de 1954.

El historiador Kevin Coleman detalla en su libro “La fotografía y la construcción del sujeto hondureño moderno”, que las fotografías de Platero Paz “están enraizadas en El Progreso y son locales, Sin embargo, a través de banderas, líderes políticos nacionales y modas internacionales, ellas articulan lo local con lo nacional”.

Fotografía que es parte de la colección privada de la hija de Rafael Platero Paz que fueron digitalizados por el historiador Kevin Coleman.

Fotografía que es parte de la colección privada de la hija de Rafael Platero Paz que fueron digitalizados por el historiador Kevin Coleman.

“Si bien la mayoría de las fotografías tomadas por Platero Paz no reflejaba temas explícitamente políticos, como la huelga de 1954, todas ellas permitían solidificar discursos políticos de nación, raza, género y clase social, y nos permiten apreciar esa milésima de segundo capturada en la película del fotógrafo”, dice Coleman.

 

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019