El nuevo calvario de las familias “No todos mueren por COVID-19”

“Mi tío no murió por Covid-19, el de la morgue del hospital le dijo a mi primo que si le daba 19,000 lempiras le cambiaba la constancia de defunción por la causa real del fallecimiento para que lo pudiera velar y enterrar…” fue parte de la denuncia de un ciudadano hondureño víctima del chantaje por parte del empleado de la morgue de un hospital capitalino. La corrupción en tiempos de Covid-19 no solo se da...
Redaccion 2julio 4, 2020

“Mi tío no murió por Covid-19, el de la morgue del hospital le dijo a mi primo que si le daba 19,000 lempiras le cambiaba la constancia de defunción por la causa real del fallecimiento para que lo pudiera velar y enterrar…” fue parte de la denuncia de un ciudadano hondureño víctima del chantaje por parte del empleado de la morgue de un hospital capitalino.

La corrupción en tiempos de Covid-19 no solo se da en los estratos de la clase política, el pueblo hondureño está expuesto a diario a ser víctima de chantajes, cohechos y hasta extorsión por parte de personas inescrupulosas que se han aprovechado de la necesidad del pueblo para adjudicarse ingresos extras sin importarles el dolor o la penuria que se pueda estar atravesando.

El equipo de El Pulso HN tuvo acceso a un testimonio de un hondureño que su tío falleció a causa de un paro respiratorio pero la constancia de defunción indica que fue por sospecha de Covid-19 a raíz de esta situación los hijos fueron intimidados y prácticamente extorsionados por un empleado de la morgue para cambiar el dictamen forense.

“Al momento de retirar el cuerpo estaban los dos hijos de mi tío y uno de los que trabajan en la morgue del hospital se les acercó y les ofreció cambiar el dictamen de la causa de muerte por muerte natural y no por Covid-19, les pidió que le dieran 19,000 lempiras para hacerlo y traer una nueva acta de defunción”, reveló.

Según el joven a quien no mencionaremos por seguridad y petición personal la víctima padecía de problemas en el hígado, aparte, una semana antes de morir, tenía gripe y se fue a dejar a la hija al hogar de esta, en trayecto les cayó un aguacero que le complicó la gripe y tuvo que ser hospitalizado varios días después de desarrollar la enfermedad donde al final murió por un paro respiratorio, aunque el acta señala que fue por sospecha de coronavirus.

“En el momento mis primos no hicieron nada pues el golpe de saber que su padre había fallecido no los hizo ver lo que estaba pasando y yo me di cuenta de la situación varios días después que pasó ese hecho lamentable, que genera vergüenza e indignación porque si eso hicieron con mi tío no me imagino lo que están haciendo con las demás personas o aquellos que para conseguir un cupo y que les atiendan su familiar tengan que pagar para eso”, cuestionó.

Por otra parte, son varias las denuncias de familiares que aseguran que a sus familiares fallecidos les han dictaminado que su causa de muerte fue por sospechas de Covid-19 cuando en realidad fue por otra patología situación que complica el poder enterrarlos como ellos quisiera.

“Mi hijo entró de emergencia porque tuvo un accidente al chocar su moto con una rastra, lo trasladaron al hospital y le hicieron tres veces la prueba del coronavirus y salió negativo. No sé qué pensar del hospital, me lo mataron…  El motivo porque murió fue la poca respiración que él tenía a causa de que los pulmones se le llenaron de sangre y ahora no lo voy a poder velar porque le pusieron que murió por Covid y a saber a dónde me lo van a tirar como perro porque así están haciendo con los que están muriendo” declaró la madre de este joven sampedrano que murió luego de sufrir un accidente vehicular.

Intentamos solicitar el testimonio de otra persona que sufrió un acto similar con miembros de la Policía Nacional, pero este por temor no quiso denunciar el hecho.

A parte de los problemas que ya agobiaban a la población ahora se enfrentan a la pandemia del coronavirus y a un virus letal como es la corrupción y la extorsión en los diferentes ámbitos de la sociedad.

Desde pagar para que se pueda agilizar un trámite, pagar extorsión a bandas criminales, comprar insumos y equipos de protección personal a precios exorbitados para evitar el contagio del virus, comprar medicinas y alimentos con incremento de precios y hasta entregar el último centavo con tal de ser atendidos en un hospital para no morir son los escenarios en los que día a día los hondureños deben sobrellevar.

La pandemia del Covid-19 ha sido la excusa perfecta para que los corruptos y corruptores hagan de sus fechorías el negocio redondo sin importarle la salud del pueblo hondureño.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019