El virus de la corrupción contagia los hospitales móviles comprados por Honduras

Para enfrentar la crisis del covid el Gobierno de Honduras declaró una emergencia nacional y autorizo realizar compras directas, Inversión Estratégica de Honduras (Invest-H), compró siete hospitales móviles a un proveedor de los Estados Unidos, también se hicieron contrataciones directas de asesores con posibles conflictos de interéses y millonarias adjudicaciones para acondicionamiento de planteles y supervisiones. En la operación de los hospitales, hasta el día de hoy, se han utilizado entre compra de hospitales, habilitación...
adminmayo 20, 2020

Para enfrentar la crisis del covid el Gobierno de Honduras declaró una emergencia nacional y autorizo realizar compras directas, Inversión Estratégica de Honduras (Invest-H), compró siete hospitales móviles a un proveedor de los Estados Unidos, también se hicieron contrataciones directas de asesores con posibles conflictos de interéses y millonarias adjudicaciones para acondicionamiento de planteles y supervisiones.

En la operación de los hospitales, hasta el día de hoy, se han utilizado entre compra de hospitales, habilitación y supervisión de terrenos y asesores casi mil doscientos cuarenta millones de lempiras, por lo que si se considera que suman un total de 277 camas, cada una costaría cuatro millones y medio de lempiras, sin sumar la logística de mover por lo menos 247 contenedores por todo el país y otros gastos extras.

Marco Bográn, director de Invest-H, explicó a ElPulso.hn por que se había escogido comprar esos hospitales móviles “hicimos una búsqueda en línea de posibles soluciones para covid-19, se encontraron diversas alternativas como hospitales de carpa como el que está en Villanueva, Cortés [una carpa convertida en Hospital, instalada por el Comité Permanente de Contingencias (Copeco)], otros son hospitales inflables que son más denominados como hospitales de guerra y no cumplen con las especificaciones que buscamos”.

Detalló que necesitaban que la compra cubriera dos elementos, el primero la mejor atención para las personas que se vean infectadas por el covid-19 y según él “estos hospitales son especializados para covid-19”, y que una vez pasada la emergencia “se convirtieran en hospitales completos tipo H1 de primer nivel que pasarán a unirse a la red integral se salud pública que era el segundo objetivo, por lo que estos eran la única opción que encontramos que reunía todos los requerimientos”.

La búsqueda los llevó a una empresa de los Estados Unidos llamada http://mobilehospitalsusa.com/ u http://www.hospitalesmoviles.com/, que según el sitio web whois.net (que registra los dominios de internet), fue creada el 31 de julio de 2017, su página web es un sitio genérico que hace honor a su nombre, venden hospitales, presenta fotos aéreas de furgones convertidos en centros de atención y una mujer blanca y rubia con bata y estetoscopio, además incluye una breve descripción de sus productos y soluciones con una dirección física, un formulario de contacto para cotizaciones y un número de teléfono.

Al hacer una búsqueda en internet con los datos que incluye esta página, específicamente con la dirección “3956 Town Center Blvd Ste 217, Orlando Florida, Estados Unidos”, se revela que aquí funcionan varios negocios, todos a nombre de Axel G López , están registrados de forma pública tres “ELMED Medical Systems, American Business Links Corporation, Vertisa Medical Waste Technology”, y otras tres están sin registro público Farmasol, hospitalesmoviles.com y mobilehospitals.com, pero con la misma dirección y teléfono.

En las empresas registradas, aparece como presidente Axel G López, en ELMED la vicepresidenta es Evana López, la esposa de Axel, la dirección corresponde a un centro comercial donde comparte con otros negocios que tales como tiendas de sándwich, zapatos y gimnasios, está a la orilla del bulevard John Young, uno de los más famosos de Orlando ya que es una de las rutas para llegar a los parques de Disneyworld, mayor atractivo turístico de esta ciudad.

Millonarias compras

La primera compra entre Invest-H y Axel se concretó el 18 de marzo de 2020, a través de una factura proforma, donde se detalla en inglés “HOSPITAL MÓVIL ± 2,000 m2 – 60 camas de UCI + 26 camas de HDU + 3 Camas de triaje + 2 camas de emergencia”, de estas se ordenan dos, cada una por siete millones novecientos cincuenta mil dólares americanos (USD $7,950,000.00), haciendo un total de quince millones novecientos mil dólares (USD $15,900.000.00), lo que serían casi 380 millones de lempiras.

La proforma indica que estos hospitales serían entregados en 15 días de trabajo, equivalentes a 21 días calendario, hasta la fecha esto no ha llegado, ni siquiera entregado y Bográn informó que se atrasarían aún más por problemas en Turquía, donde se fabrican.

En esta orden de compra aparece como marca principal  hospitalesMoviles.com pero como DBA (acrónimo en inglés para Doing Business AS, o en español, haciendo negocios como) ELMED Medical Systems, Inc, propietario de la cuenta bancaria a la que se hizo la millonaria transferencia.

Tratamos de comunicarnos con el señor López en al menos cuatro ocasiones, pero nunca contestó los teléfonos que aparecen en sus múltiples páginas de internet.

La segunda compra a este proveedor se realizó el dos de abril, de la misma forma y con los mismos formatos, aunque aquí se compraron cinco hospitales, uno de 91 camas y cuatro de 51 camas y siete plantas de tratamiento de desechos.

El hospital de 91 camas contiene los mismos elementos y tiene el mismo precio que los dos anteriores y los de 51 camas con una descripción en inglés detallan que consisten en “HOSPITAL MÓVIL 800 m2 – COMPACTO DE ÁREA DE PRESIÓN NEGATIVA, CAPACIDAD DE 51 CAMA Camas de UCI + 26 camas de HDU + 3 camas de triaje + 2 camas de emergencia)”.

Cada uno está valorado en cinco millones setecientos cincuenta mil dólares (USD 5,750.000.00) y los cuatro un total de veintitres millones de dólares (USD 23,000,000.00), unos 140 millones de lempiras.

Las plantas de tratamiento de deshechos carecen de descripción detallada, excepto que dice que son del tipo “conectar y usar”, cada una cuesta ochenta y siete mil quinientos dólares (USD 87.500.00) y las siete suman un total de seiscientos doce mil quinientos dólares (USD 612,500.00), totalizando un poco más de quince millones de lempiras.

Por lo qué, a la empresa hospitalesmoviles.com se le pagaron cuarenta y siete millones cuatrocientos sesenta y dos mil quinientos dólares (USD 47,462,500.00), más de 1180 millones de lempiras.

ElPulso.Hn preguntó a Bográn si había un contrato que respaldara la compra y respondió que “por la forma en que está funcionando el mercado internacional  tanto en infraestructura hospitalaria como en insumos biomédicos es a través de órdenes de compra, entonces el contrato se plasma en una orden de compra donde van las condiciones de pago, condiciones de garantía, especificaciones y eso está en el portal de transparencia en dos órdenes de compra que incluyen los siete hospitales”.

En una comparencia de prensa ante el presidente Juan Orlando Hernández el 11 de mayo, la ingeniera Sireya Diaz, que trabaja en Invest-H, detalló sobre los hospitales que traen “60 unidades de cuidados intensivos, 26 unidades de alta dependencia… tienen laboratorio, tienen rayos X, tienen morgue, tienen todo el equipo con que se debe de instalar, con aires acondicionados con unidades EPA que son las que hacen que los filtros purifiquen todo el aire… incluyen también la parte eléctrica con generadores de 800 kilowatts  de 750 kilowatt para garantizar que mientras estén todos los pacientes no les haga nada absolutamente falta”.

Los detalles, características y especificaciones de los hospitales son ínfimas en los contratos, se reducen a un par de líneas y en ningún lugar dice las características, marcas o detalles de los bienes comprados, hasta el momento no se ha revelado de manera pública ningún documento que detalle a profundidad lo que se compró.

Otro de los detalles a resaltar, es que se pagó el 100 por ciento de la compra por adelantado, una acción no muy típica en contrataciones entre Estados y empresas, ya que se estila un adelanto o una carta de crédito emitida por un banco.

Controversia Embajada de Turquía

La Embajada de Turquía en Guatemala emitió el 21 de abril un comunicado explicando que ni el Gobierno ni ninguna fábrica turca estaba haciendo hospitales móviles para Honduras.

Adolfo Facussé, empresario hondureño y cónsul emérito de Turquía en Honduras explicó a ElPulso.hn como se dió esto “como trascendió en Honduras que Invest-H estaba comprando hospitales móviles en Turquía la Embajada de Turquía en Guatemala me preguntó sobre esto y yo les dije que no tenía detalles, ellos dijeron que iban a averiguar porque daba la impresión que era al Gobierno de Turquía al que le compraban pero después aclararon que no era el Gobierno y que no tenían conocimiento que ninguna empresa de Turquía estaba vendiendo estos y salió la aclaración”.

Bográn salió al paso de las declaraciones el mismo día y aclaró que “en las redes se dio a entender que el Gobierno de Honduras está adquiriendo al Gobierno de Turquía unos hospitales móviles, eso nunca fue el caso y no es real, lo que es cierto es que nosotros contratamos a un proveedor estadounidense que fabrica sus hospitales en Turquía, porque sus precios son más bajos que en Estados Unidos, el proveedor es 100 por ciento estadounidense y tiene su sede en Orlando, la ciudad de Florida, estamos de forma permanente en contacto con el proveedor, unos vendrán en el mes de mayo y otros en junio y finalmente otros en julio. No le estamos comprando hospitales al Gobierno de Turquía definitivamente”.

Ante esto, ElPulso.Hn consultó a Bográn sobre qué certeza tenían que el fabricante fuera propietario de la fábrica en Turquía y Bográn contestó que “ellos tienen su radicación en Florida, en la ciudad de Orlando, pero fabrican en varios lugares del mundo, en este caso en Turquía… no es un broker (intermediario), la fábrica es directamente de ellos y hemos hablado directamente con ellos, con el presidente de la compañía estando él en la fábrica en Turquía, nos está informando cada tres días los avances de la construcción”.

El diputado de Libertad y Refundación (Libre), Jorge Cálix, ha sido una de las personas que más ha denunciado estas adquisiciones “han comprado hospitales en Turquía que supuestamente iban a venir y no vinieron, después la embajada turca salió a desmentirlos, calculo que el 50 por ciento del dinero ha sido malgastado o ha terminado en los bolsillos”.

Costos de acondicionamiento de terrenos para hospitales

Además del costo de los hospitalse se vienen los costos de acondicionamiento de terrenos donde se colocarán los, supervisión de estos trabajos, contratación de consultores y el transporte de los contenedores que se convertirán en los hospitales.

Con respecto al acondicionamiento de los terrenos, se adjudicaron de forma directa seis contratos de construcción de los predios, denominados “Contrato de Obra para la construcción de Plantel e Instalación de Hospital de Aislamiento Móvil”, según los términos de referencia en cada uno se deben de realizar trabajos como cortes de árboles y limpieza de terreno, movilización de obstáculos, movimientos de tierra y compactación, cercado de predios, construcción de cajas y líneas de conducción eléctrica, de agua potable, aguas negras y gases; fundición de losas de concreto, construcción de tanques cisternas, suministro de grua para descarga de los contenedores entre otras.

A pesar que son siete hospitales, hasta el momento solo se han publicado los contratos de construcción para seis, ubicados en La Ceiba, Juticalpa, Danlí,  San Pedro Sula,  Tegucigalpa y Copán, quedando pendiente Choluteca.

La concesión se otorgó de forma directa a tres empresas, Sermaco obtuvo tres, uno de diez millones de lempiras (San Pedro Sula), otro de ocho millones (Danlí) y otro de cinco millones (Copán), Cosco recibió dos de ocho millones (La Ceiba y Juticalpa), Maquinaria y Proyectos uno de diez millones (Tegucigalpa), quedando pendiente la adjudicación o publicación de el de Choluteca, del cual aún no hay datos en los portales de transparencia.

El siguiente pago se da por la supervisión de las obras que se tienen que construir, aquí de la misma forma se dio contratación directa de seis compañías para supervisar siete construcciones, aunque como mencionamos antes, todavía no se conoce el contratista ni el monto de las obras en Choluteca pero ya está asignado el supervisor.

Las empresas electas son Inconsul para La Ceiba y Juticalpa, Setco en Danlí, Gatesa en San Pedro Sula, Conash en Tegucigalpa; Aci en Choluteca y Cinsa en Copán, los valores de los contratos de supervisión oscilan entre un millón doscientos mil y un millón cuatrocientos mil lempiras, el detalle se puede observar en la siguiente tabla.


Por lo que entre costos de acondicionamiento de planteles se gastarán cuarenta y nueve millones y en supervisión de las obras casi nueve millones, haciendo un total de cerca de los 58 millones de lempiras.

Se contrataron dos asesores para el montaje y operación de los hospitales, esto por un valor de casi 600 mil lempiras por seis meses de trabajo.

El primer asesor es Óscar Sady Orellana, un Ingeniero Eléctrico Industrial contratado para  analizar las necesidades de equipo médico para cada hospital móvil, elaboración de especificaciones técnicas para adquisición de equipo, verificar que el equipo recibido esté de acuerdo a las especifícaciones entre otras.

El contrato tiene una duración de seis meses y el asesor obtendrá quince mil dólares, a razón de 2,500 dólares mensuales como honorarios profesionales, un poco más de 60 mil lempiras al mes y cerca de cuatrocientos mil al terminar el contrato.

En la novena cláusula se prevén los conflictos de interés y obliga al consultor a revelar “cualquier circunstancia mediante la cual él, su cónyuge o parientes hasta el tercer  grado de consaguineidad tienen o podrían tener compromisos con el contratante (en este caso, Invest-H)”.

Orellana figura como socio de una empresa denominada Biomedical, quien ha sido proveedora del Estado y también ha estado relacionado con la empresa Dimex Médica S.A. (que obtuvo también de forma directa un contrato por cuatro millones de dólares para proveer de ventiladores mecánicos a Invest-H), también se maneja que su hijo trabajó en esta misma empresa Dimex.

Nuevamente Bográn salió al paso de las denuncias y explicó que había hablado con ambos y aseguró que no existía conflicto de interéses ya que las relaciones con Dimex ya habían terminado, aunque no presentó ningún documento de soporte ante estas declaraciones.

El segundo asesor es un arquitecto llamado Héctor Josué Sánchez García, quien realizará funciones de evaluación de las áreas a construir los módulos de los hospitales, apoyar a Invest-H en la revisión de procesos, establecer el cumplimiento de normas y estándares, hacer recomendaciones en su campo entre otras. La duración de su contrato será de seis meses también pero devengará en ese lapso doscientos diez mil lempiras.

El último gasto que se tiene contemplado hasta el momemto es el del traslado de los hospitales, esto requerirá de una logística muy grande, ya que cada uno tiene 91 camas que se transportan en 37 contenedores que llegarán a Puerto Cortés, por lo que habrá que mover en la primera entrega 74 contenedores de los dos hospitales.

“Hemos contratado una empresa para que haga el movimiento, calculamos que el movimiento de un hospital de 37 contenedores nos llevará una semana de movimiento más una semana más de ensamblado del hospital ya en la ciudad de destino”, explicó Bográn a ElPulso.hn, aunque hasta la fecha no se ha revelado el contratista y el monto de la operación, ni se ha publicado en los portales de transparencia.

Compras sin supervisión ni participación de la Sociedad Civil

Otras de las fuertes críticas a Invest-H es que no se asesoró de las organizaciones de Sociedad Civil que incluso son parte de su Junta Directiva para hacer las compras.

La exrectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Julieta Castellanos, denunció el accionar de InvestH “no contó con la Junta Directiva y por lo tanto no cumplió con los deberes y eso es grave porque subestimó o hizo a un lado, o usurpó funciones si es que tienen la potestad de participar”.

El Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), no participó en la veeduría de las compras, por lo que su junta directiva decidió retirarse de esta al no haber sido invitados a las reuniones de compras.

Juan Ferrera, miembro de su directiva desde hace más de 20 años explicó que “con la compra de insumos médicos el CNA no participó porque esta fuera de la convocatoria que hicieron para consultar o avalarse en medio de la sociedad civil, ahí fueron llamados Fonac (Foro Nacional de Convergencia), y ASJ (Asociación para una Sociedad Más Justa), así lo manifestó el abogado Marco Bogran, que fueron ellos quienes los acompañaron”, agregó que “a raíz de eso fue que la Asamblea manifestó que no había sido llamado el CNA para esas compras, entonces era mejor salir de ese espacio de Invest Honduras”.

En un comunicado de Invest-H del 11 de abril mencionaron que “los procesos de adquisición con fondos nacionales, se presentan oportunamente a través del Portal de Transparencia y cuentan con la veeduría de la ASJ y del Fonac”, y agregó que no trabajan desde sus oficinas sino que a través de teletrabajo para evitar la posible contaminación, pero explicaron que “armamos carpetas digitales y de cada compra que vamos haciendo le entregamos la tarjeta digital al Tribunal Superior de Cuentas (TSC), y a ASJ, que es nuestro veedor social, queríamos tener al Fonac… estamos entregando las carpetas en tiempo real en la medida que vamos comprando, se las vamos pasando”, pero esto no fue cierto, al menos en la parte  de las Organizaciones No Gubernamentales.

Ambas instituciones negaron esto, ASJ firmó un convenio con Invest-H para participar en la veeduría hasta el 16 de abril, cuando ya se habían hecho los arreglos para la compra de los hospitales y otros insumos, en el acuerdo se compromete la ASJ a revisar y analizar la documentación, promover el fortalecimiento de Invest-H, elaborar informes objetivos, propositivos y públicos entre otros.

El 12 de abril, Omar Rivera, Director del Fonac expresó ante medios de comunicación que él no es “aval de las compras de materiales y de equipo que han realizado funcionarios de algunas dependencias públicas”, sino que hasta la fecha al menos, se habían limitado a acompañar las entregas humanitarias de comida.

En un comunicado ampliaron esto explicando que “hasta la fecha, el Fonac, no ha participado como sujeto activo en compras y adquisiciones que realizan las instituciones del Gobierno de la República; la labor de esta instancia de la sociedad civil es ser veedor social de aquellos procesos, sin tener facultades para cotizar, decidir a quién comprar algún bien o servicio en el marco de este estado de emergencia por la pandemia Coronavirus Covid 19”.

Por lo que las compras se realizaron exclusivamente por los equipos de Invest-H, sin participación, ni supervisión de ninguna organización civil.

La bancada de Libre, propuso desde el Congreso Nacional que se integraran en las compras de emergencia a la sociedad civil incluyéndolos por decreto, explicó que “nosotros propusimos la veeduría del CNA y del Fosdeh (Foro Social de la Deuda Externa), para asegurar que las mascarillas tuvieran el mejor precio del mercado o que si fuera más elevado que fuera un poco, no sumamente como están ahora mismo, eso lo propusimos y ellos no lo aceptaron (los diputados oficialistas)”.

Incertidumbre en fecha de entrega de los hospitales

“Si Invest-H, con toda la experiencia que dice que tiene y no lo dudo, no colocó en los términos de referencia las sanciones por entrega tardía o por equipos defectuosos si faltó a sus deberes y no veló por el interés del Gobierno y de los hondureños que en este caso eran los compradores”, expresó Julieta Castellanos.

La falta de un contrato y de cláusulas claras en la compra de los hospitales presenta un perjuicio para el Estado de Honduras, cada vez se va atrasando más la entrega de los hospitales por parte del proveedor.

El 11 de abril Bográn dijo que esperaba que los hospitales se embarcaran para finales de abril, viajaran durante mayo y podrían estar colocados para finales de junio, pocos días después, el 13 de abril confirmó las fechas.

El 11 de mayo, Bográn actualizó la información y dijo “los hospitales móviles se están embarcando; los primeros dos, de 91 camas cada uno, que serán destinados para San Pedro Sula y Tegucigalpa, esta última semana de mayo. Luego se prevé el transporte por mar entre 20 a 23 días, que sería la última semana de junio y en esa semana se planifica una semana para transportarlas desde Puerto Cortés a las ciudades de destino, y de tres a cinco días construirlos… estaríamos hablando de que para la primera semana de julio estarán operando los dos primeros hospitales móviles COVID-19”.

En una llamado telefónica con ElPulso.hn el martes 19 de mayo, Bográn informó que los hospitales “están saliendo en la úlima semana de mayo, 23 días de transporte marítimo y estarían arrivando el 25 de junio, más una semana de movimiento hasta el destino y una de instalación estarían arrancando para la segunda semana de julio”, atrasando dos semanas desde la fecha prometida originalmente.

Aunque al día siguiente, 20 de mayo, según informó el noticiero TN5 los hospitales se estarían retrasando aún más al reportar que “este miércoles el Director Ejecutivo de Invest Honduras, Marco Bográn, dijo a medios de prensa que los siete hospitales móviles ya no llegarán al país a fines de mes como se tenía previsto sino que será en el mes de julio ya que se está retrasando la producción en Turquía y el transporte internacional está colapsado… ahora los estamos esperando para entre la primera y segunda semana de julio”, justificando que en Turquía también existen cuarentenas y confinamiento y esto sería la causa del retraso, si estos llegaran en esta fecha, se habilitarían hasta los últimas días de julio o principios de agosto.

Debido a que no hay un contrato que contenga cláusulas específicas que castiguen los retrasos en la entrega de los productos, difícilmente se podrá aplicar una penalidad al distribuidor. Según la contratación original, los primeros dos hospitales debieron ser entregados el ocho de abril y comenzar a funcinar la próxima semana, con base en las declaraciones de Bográn, el plazo de entrega se vería atrasado en unos 60 días en el mejor escenario, habilitándose hasta agosto.

El pago por adelantado de los bienes y los atrasos sumado a que no se tiene ninguna garantía por parte del proveedor causa preocupáción en diferentes sectores.

“Hasta este momento nadie sabe si vienen o no vienen los equipos, hay una nube de humo, nadie puede cuestionar lo que hace el Gobierno porque ellos compran lo que sea”, dijo Facussé.

Calix se expresó en el mismo sentido y dijo “no sabemos a quien se los están comprando, no sabemos que tienen los hospitales…. Eso nos llama poderosamente la atención porque no se ha respetado ni un procedimiento, ni el más mínimo standard de calidad, no es solo la sobrevaloración, pero no hay garantías de construcción, no hay contratos de por medio, no sabemos absolutamente nada”.

Sobre el pago total de los bienes Bográn explicó que “fue una condición previa, no solo en el caso de los hospitales, las pruebas que compramos con una compañía de Korea tuvimos que pagar todo por anticipado, en este momento de emergencia internacional el mercado está dictando las reglas del juego, si queremos obtener los insumos tenemos que adaptarnos  a esa nueva realidad  de un mercado volátil y errático”.

Facussé, quien comenta que toda su vida ha sido empresario dijo “nunca jamás me han pedido a mi empresa que pagara por anticipado, lo normal es que uno abre una carta de crédito a través de un banco y es contraentrega, se puede dar un anticipo pero es a través de un banco pero uno no viene y tira ese dinero, especialmente cuando no ha habido una relación continúa con el fabricante… cuando no se conocen las partes se abre una carta de crédito se puede hacer un anticipo pero que yo sepa no se puede pagar todo de un solo porque no hay seguridad, no hay garantías, eso de pagar todo por anticipado es fuera de lo común, a menos que Invest-H tenga a alguien ahí en Turquía viendo que está fabricando y que lo entreguen, eso no se hace en los negocios”.

Nuevamente se le preguntó a Bográn que pasaría si el proveedor no cumple y se limitó a responder “si no cumplen se les demanda, se interpone una acción de arbitraje… la cláusula penal aunque no esté estipulada en el contrato u orden de compra siempre existe y uno tiene la capacidad de demandar al proveedor que incumple y eso se haría en instancias internacionales”.

Procedimientos de compras directas.

Las compras que ha hecho Invest-H están amparadas en la normativa de emergencia que se decretó para hacer frente a la pandemia del covid-19, Bográn defiende estos procedimientos desde el principio, el 15 de abril en el  noticiero TN5 dijo “nosotros estamos tratando de adquirir lo que está disponible en el mercado en el menor tiempo posible, no estamos en procesos de licitación, la emergencia no permite que procedamos a procesos de licitación y de comparación de precios”.

El CNA ha hecho varias auditorías externas y denuncias de sobrevaloración en las compras hechas por Invest-H, Bográn respondió diciendo “la posición del CNA es muy errada porque cree que los compradores públicos estamos actuando en tiempos normales y no estamos actuando en tiempos normales, esta es una emergencia global y por lo tanto las medidas y las formas en que salimos a adquirir insumos en el mercado es muy diferente que en tiempos normales y la ley nos faculta ampliamente, hay sendos decretos, tanto ejecutivos como legislativos que autorizan a estos tres compradores a proceder a la contratación directa y obtener todos los insumos en el momento que estén disponibles, con esto justifico la posición de InvestH como un comprador responsable y en cualquier caso estamos completamente disponibles para cualquier investigación por parte de entes contralores, otros veedores y por supuesto del Ministerio Público”.

Se publicó el decreto PCM 005-2020 desde el 10 de febrero donde se decreta el Estado de Emergencia Sanitaria en todo el territotorio nacional  “con el propósito de continuar y fortalecer las acciones de prevención y control y garantizar la atención a las personas que están padeciendo de dengue, asimismo fortalecer las acciones de vigilancia, prevención, control y garantizar la atención a las personas ante la probable ocurrencia de infección por coronavirus (2019-nCoV), destinando ciento diez millones de lempiras para garantizar el fortalecimiento de la provisión de servicios con el recurso humano, equipamiento médico, adquisión de insumos, materiales y equipos de protección personal para responder ante la emergencia del dengue y esta nueva enfermedad, coronavirus (2019+nCoV), aunque en ese momento solo se designó a Copeco. Junto a la Secretaría de Salud”.

El Decreto Ejecutivo PCM-027-2020 contiene la Iniciativa de Ley para autorizar a Inversión Estratégica de Honduras (Invest-H) y Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL) a contratar de mera expedita bienes y servicios para reactivar la economía y hacer frente a la crisis provocada por la pandemia, mientras que el Decreto No. 31-2020 del 13 de marzo del 2020 creó la Ley Especial de Aceleración Económica y Protección Social Frente a los efectos del Covid-19.

La anterior en su artículo cuatro brinda una autorización especial de contratación de obras públicas, bienes y servicios al rezar que “la Secretaría de Estado en el Despacho de Salud, el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) y otras entidades Públicas o público privadas, pueden suscribir convenios con la unidad de Inversión Estratégica de Honduras (InvestHonduras), la Agencia de Compras y Contrataciones de Naciones Unidas (UNOPS), u otros organismos nacionales o internacionales de similar propósito y naturaleza para la compra y contratación directa de obras públicas, adquisición de suministros y servicios”.

“Inversión Estratégica de Honduras (Invest-Honduras) queda autorizado para la contratación directa de las obras, bienes y servicios necesarios para acelerar la inversión en la red vial oficial con el propósito de contrarrestar los efectos económicos negativos de la pandemia. Para los efectos de esta Ley, las referidas entidades pueden utilizar mecanismos especiales y expeditos para la contratación directa de obras, bienes y servicios, haciendo uso de reglas, manuales, procesos y normativas internamente aprobadas, necesarias para el cumplimiento de su mandato; pudiendo contratar de manera directa el personal necesario en los diferentes programas, tal como Código Verde Plus”, concluye el mencionado artículo.

Para Cálix, se han amparado en los decretos para aprovechar y cometer actos ilícitos “hay una violación flaragrante a todos los procedimientos… ¿si no tiene contrato con una persona como le reclama si le incumple? eso significa que le pueden entregar al Estado cualquier papada y el Estado no tiene la capacidad de arrimar a los tribunales a quien no ha hecho bien su trabajo.

Remarca la incertidumbre sobre la llegada o no de los hospitales “la prueba es que al día de hoy los hospitales no están listos y tenían que estar listos dos meses después de la adquisión, ya pasaron más de dos meses y seguimos sin contar con esos hospitales que son tan necesarios en este momento de pandemia”, concluyó, Cálix.

Ferrera encuentra  problemas muy serios en la forma en que se han conducido las compras de la emergencia “por aprovechamientos políticos no encuentran el asidero para crear confianza, la falta de confianza, de unidad y la falta de poner actores más creíbles al frente de la solución de los problemas de la pandemia es una de las formas difíciles para impulsar medidas”.

Recordó que “cuando invest pasó a formar parte de la estructura del Gobierno, es ahí donde empiezan los problemas ya que somos muy suspicaces sobre la forma en que se manejan los proyectos del Gobierno, no se le cree, no hay confianza, sobre todo por la corrupción”.

En un informe presentado por el TSC el 20 de mayo, informaron que realizan una auditoría especial a Invest-H donde se analizan todas las compras hechas desde febrero hasta la fecha “a veces el administrador o el servido público confunde que el hecho de hacer las cosas hacer las cosas en una emergencia hay que hacerlas sin ninngún proceso, hay que acelerar el proceso, hay que ser efectivo pero no evadirlo”, explicó Héctor Iscoa, Gerente de Auditoría, detalló que se analiza la compra de equipo de bioseguridad, pruebas covid, los hospitales móviles, contratación de personal, transporte de los hospitales y otra documentación que pueda hacer falta.

 

 

 

 

 

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019