“EL PROBLEMA DE LA MIGRACIÓN COMIENZA CON NOSOTROS”, NAYIB BUKELE

Karen DeYoung y Mary Beth Sheridan reportanpara The Washington Post en su cobertura de la visita del secretario de Estado Mike Pompeo a El Salvador. Pompeo se reunió con el Presidente NAyib Bukele. “No podemos obligarlos a darnos dinero gratis”, dijo el presidente salvadoreño, encogiéndose de hombros y sonriendo en una conferencia de prensa en donde afirmó que junto al Secretario Pompeo acordaron que trabajarían juntos para mantener a los salvadoreños en casa. “Les gusta esa meta...

Karen DeYoung y Mary Beth Sheridan reportanpara The Washington Post en su cobertura de la visita del secretario de Estado Mike Pompeo a El Salvador.

Pompeo se reunió con el Presidente NAyib Bukele.

“No podemos obligarlos a darnos dinero gratis”, dijo el presidente salvadoreño, encogiéndose de hombros y sonriendo en una conferencia de prensa en donde afirmó que junto al Secretario Pompeo acordaron que trabajarían juntos para mantener a los salvadoreños en casa.

“Les gusta esa meta y quieren ayudarnos en esa meta”, dijo Bukele. “El problema comienza con nosotros, porque estamos enviando a los migrantes”.

Pompeo, claramente complacido con las declaraciones de Bukele, no hizo promesas de ayuda, pero habló con entusiasmo sobre el aumento de la cooperación estadounidense y la inversión privada.

“Este es un país que puede ser un modelo de migración”, dijo, “Podemos hacerlo bien”.

Pompeo llegó a El Salvador después de reunirse en México con el Ministro de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, en vísperas de la fecha límite que Trump dispuso para imponer nuevas tarifas a México a menos que tomara medidas para reducir drásticamente el número de migrantes que llegan a la frontera sur de los Estados Unidos.

Pompeo, después de su reunión posterior con Bukele, dijo que México había “hecho un progreso real”, pero que “todavía tenemos un largo camino por recorrer”. Dijo que hablaría con Trump después de regresar a Washington y decidir “exactamente qué herramientas y cómo proceder”.

El viaje del secretario, con paradas en Argentina y Ecuador, además de México y El Salvador, fue parte de un esfuerzo de la administración para mejorar los lazos con América Latina. Aunque Trump ha visitado América Latina solo una vez durante su presidencia, a fines del año pasado en una reunión del Grupo de los 20 en Argentina, tanto Pompeo como el Vicepresidente Pence han realizado varios viajes.

Para la administración, más allá del desdén de Trump por los países centroamericanos que han enviado un número récord de migrantes a los Estados Unidos a través de México, la región ofrece la oportunidad de demostrar que puede llevar a cabo una diplomacia más tradicional en medio de los desafíos de Asia y Medio Oriente. y Europa.

Durante la visita de Pompeo, el gobierno de Bukele firmó una extensión de cinco años de un acuerdo de larga data para que los vuelos de interdicción de drogas de EE. UU. operen desde el aeropuerto internacional de San Salvador. Pero no estaba claro si el entusiasmo de Bukele por cooperar con los antinarcóticos, así como con la migración, el crimen y otros asuntos, reduciría las amenazas de Trump  al llamado Triángulo del Norte de Guatemala, Honduras y El Salvador.

En marzo, Trump anunció que estaba cancelando alrededor de 500 millones de dólares en asistencia extranjera a esos países. La decisión se revirtió, al menos parcialmente, el mes pasado, cuando se continuaría con la aplicación de la ley y la ayuda antinarcóticos. Pero la semana pasada, el Departamento de Estado notificó al Congreso que tenía la intención de reprogramar alrededor de $ 41 millones en asistencia no militar de Centroamérica para ayudar a Juan Guaidó, el presidente interino de Venezuela reconocido en Estados Unidos en sus esfuerzos por derrocar a Nicolás Maduro, quien cuenta con el respaldo de Rusia y Cuba.

En Argentina, Pompeo intentó dar un impulso al presidente Mauricio Macri, quien enfrenta una dura batalla por la reelección en octubre, ya que el progreso económico prometido ha tardado en materializarse. El gobierno ha ofrecido un aumento de la inversión privada respaldada por el gobierno y elogió la designación de Hezbollah por parte de Argentina como una organización terrorista, el primer país latinoamericano en hacerlo.

La visita de Pompeo a México fue su tercera y llegó en un punto relativamente alto en medio de los altibajos de la crisis migratoria. En junio, el gobierno de México prometió aumentar sus esfuerzos para detener a los migrantes que viajan a través del país y negociar un nuevo acuerdo de asilo, en un esfuerzo por evitar la amenaza de Trump de imponer aranceles a las exportaciones mexicanas.

Después de la amenaza de Trump, México desplegó 6.500 miembros de su nueva Guardia Nacional en su frontera sur con Guatemala, y cerca de 15.000 fuerzas de seguridad más, incluidos soldados, en su frontera norte.

Desde entonces, las detenciones de migrantes en México se han disparado y las deportaciones de personas sin estatus legal han aumentado considerablemente. El mes pasado, México dijo que deportó a 21,912 extranjeros, casi tres veces más que en el mismo mes de 2018, y una disminución de 32.7 por ciento con respecto a mayo.

“Hemos cumplido con todos nuestros compromisos”, dijo Ebrard, el ministro de Relaciones Exteriores, en una conferencia de prensa el viernes.

Pero la semana pasada, antes de que se alcanzara el plazo, Trump decretó una política unilateral en virtud de la cual el acceso al sistema de asilo de los EE. UU. se restringiría drásticamente a cualquiera que no buscara protección en otros países que atravesaron antes de cruzar la frontera sur de los EE. UU.

Bajo la regla, los guatemaltecos que pasan por México no pueden solicitar asilo a menos que México ya los haya rechazado. Los salvadoreños y hondureños tendrían que haber sido rechazados tanto por Guatemala como por México.

México se opuso a la política, que está siendo cuestionada en los tribunales de los Estados Unidos, y ha dicho repetidas veces que no estaría de acuerdo con un acuerdo de “tercer país seguro”. Guatemala rechazó tal acuerdo la semana pasada.

Después de la reunión con Pompeo, el Ministerio de Relaciones Exteriores de México emitió un comunicado diciendo que la sesión fue “cordial” y “tuvo resultados positivos para ambas partes”.

Sobre la migración, dijo el comunicado, Pompeo “reconoció los avances significativos en las operaciones mexicanas” en relación con el acuerdo alcanzado por ambos países el 7 de junio.

Ebrard le dijo a su contraparte de los Estados Unidos que, debido a las acciones de México, “no consideraba necesario iniciar ningún tipo de negociación” sobre un acuerdo para convertir a México en el país predeterminado para los solicitantes de asilo que se dirigían a los Estados Unidos, dijo la declaración mexicana.

La semana pasada, Ebrard dijo que “México no está de acuerdo con las medidas que limitan el acceso a los programas de asilo y refugiados para aquellas personas que temen por sus vidas y seguridad en sus países y enfrentan persecución”.

Enfatizó que México también quiere abordar las causas fundamentales de la migración, incluida la pobreza. El gobierno del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, propuso un ambicioso plan de desarrollo para Centroamérica, y el ministro de Relaciones Exteriores dijo que le pediría a Pompeo el apoyo de Estados Unidos.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019