El imperio de los virus

(Por Jorge Sagastume) Dentro del nuevo orden mundial hegemónico, el imperio de los virus, comenzado por la covid-19 y sus variantes: alfa o Kent o B.1.1.7, beta o sudafricana o B.1.351, gamma o variante brasileña o P.2 y la variante delta o variante india o P.1, sumado al virus de la arrogancia del hombre y sus ideas globalizantes, son, sin duda alguna, las armas más potentes del nuevo capitalismo mundial y de un nuevo orden...
BFlores8 noviembre, 2022

(Por Jorge Sagastume) Dentro del nuevo orden mundial hegemónico, el imperio de los virus, comenzado por la covid-19 y sus variantes: alfa o Kent o B.1.1.7, beta o sudafricana o B.1.351, gamma o variante brasileña o P.2 y la variante delta o variante india o P.1, sumado al virus de la arrogancia del hombre y sus ideas globalizantes, son, sin duda alguna, las armas más potentes del nuevo capitalismo mundial y de un nuevo orden económico más letal.

El enclave del miedo y las cepas de incertidumbre, en definitiva, no tienen otra intención que aplastar a la humanidad y someter a las organizaciones sociales al más completo control y exterminio de todas aquellas voces contrarias al status quo y de todas aquellas manifestaciones del bienestar social.

De la pandemia no hemos aprendido nada, quizás porque no está en nuestra cultura aprender de plataformas de dominación impuestas (aunque debería ser el deber ser). La historia ha servido de poco, no hay lecciones aprendidas en apariencia. Ni los miles de muertos, ni las personas entubadas, ni nuestros familiares que perdieron la vida a causa de la pandemia; nos ha servido para aprender. Quizás la calavera del miedo nos mantiene hipnotizados.

¿De qué sirve aprender sobre asuntos en cuales uno no tiene el control? Quizás lo único que nos pueda servir es luchar por la dignidad de ser seres humanos, como un espacio de emancipación interna de los pocos que nos quedan y nadie nos puede arrebatar ese derecho.

Pero si algo tuvimos que aprender desde la pandemia, es que nos enseñó a pensar desde el abismo, a sentir el colapso desde la incertidumbre, a levitar desde la soledad más espantosa, cuando estuvimos contagiados y sentimos que fuimos discriminados por nuestros propios familiares y, desde luego, por la sociedad misma. Nunca más nos sentimos tan vulnerables, fuimos reducidos a nuestra máxima expresión, en este tiempo de la pandemia es donde más tertulia hicimos con la muerte.

Quizás lo más más lamentable de todo, fue el crecimiento exponencial del “virus de la desinformación y la evolución del miedo” (Zizek 2020), con la detonante que los estados de ansiedad y estrés se dispararon de manera incontrolable afectando a amplias capas de la población, incluyendo a los niños, niñas, adolescentes y personas de la tercera edad.

Apenas nos venimos levantando y ya están activas otras variantes de la covid-19, y no tenemos el alcance hacia donde nos llevan, poco esfuerzo hay para comprender ¿qué está pasando? ¿Quiénes están detrás de este exterminio? De la pandemia heredamos la cultura de la fragilidad individual y colectiva, hoy somos más vulnerables que antes y no existen síntomas de resiliencia en el mediano plazo. Bajo esta modalidad de vulnerabilidad, no opera la resiliencia, simplemente no exista una rendija por donde pueda prosperar.

Por otra parte, la Organización Internacional del Comercio que gobierna la industria mundial farmacéutica seguirá operando con inmensas ganancias dejadas por la venta de todo el instrumental sanitario que se ha utilizado para enfrentar la pandemia. No puedo imaginar las inmensas fortunas que entraron en los bolsillos de esos empresarios, que, sin duda alguna, son los nuevos magnates del planeta, muy por arriba sus ventas están sobre la industria militar.

¿Cómo entender y destrabar los nuevos oráculos del capital financiero, sobre todo, las nuevas ojivas del poder más oscuro y salvaje? Los nuevos enclaves del capitalismo y los emporios de poder más apabullante, ¿qué nuevas trampas están tejiendo para lograr el control de la humanidad, imponiendo – de forma más efectiva – el virus del miedo, la desinformación y el vértigo hacia la incertidumbre?

Es imposible imaginar lo más oscuro y penetrante de la miseria del ser humano. Lo cierto es que, a partir de la pandemia de la covid-19, existe una nueva demografía de los enclaves del poder hegemónico capitalista mundial.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021