Consciencia Nacional

TEGUCIGALPA, Honduras (Por Óscar Esquivel). Es muy normal que algunas voces se escandalicen cuando se le pide a un embajador extranjero que respete la autodeterminación de nuestro país, que respete nuestro derecho a tomar nuestras propias decisiones. Es normal en el sentido que nuestra vida nacional ha estado regida por 200 años de dominación española, estadounidense y otras potencias extranjeras: «el pájaro nacido en jaula cree que volar es una enfermedad». Pese a que tenemos...
Selvin Sánchez26 octubre, 2022

TEGUCIGALPA, Honduras

(Por Óscar Esquivel). Es muy normal que algunas voces se escandalicen cuando se le pide a un embajador extranjero que respete la autodeterminación de nuestro país, que respete nuestro derecho a tomar nuestras propias decisiones.

Es normal en el sentido que nuestra vida nacional ha estado regida por 200 años de dominación española, estadounidense y otras potencias extranjeras: «el pájaro nacido en jaula cree que volar es una enfermedad». Pese a que tenemos como estandarte a Lempira, Valle, Morazan, Guillen Zelaya, Froylan Turcios en defensa de la soberanía e integridad nacional, todavía no cala en nuestra consciencia lo que es soberanía, patria, identidad, creen que es letra muerta.

Por eso aplaudimos la voz de protesta del Canciller Reina ante la injerencia de la embajadora Dogu, ya me imagino un embajador nuestro diciéndole a Biden que debería de hacer algo a favor de los niños que son asesinados en las escuelas de aquella nación y que su sociedad es decadente, entre tantos temas que se podrían señalar.

Ya basta con el «chantaje «de que les ayudamos o nos les ayudamos a cambio de esto u lo otro. Que les extendemos el TPS o les mandamos tanto migrantes de regreso (ya lo hacen). Nuestros compatriotas se ganan cada centavo de sol a sol en aquella nación después de atravesar el infierno en cada país de tránsito (agujeros de m.. como una vez nos llamó Trump).

Ya basta que nos sobornen, háganse responsables de una vez por todas del consumo de drogas de sus ciudadanos, que se la meten por todos los orificios habidos y por haber y que dejan sangre, violencia, miseria en nuestros países.

Ya basta de imponernos presidentes que no responden a los intereses nacionales sino a las transnacionales norteamericanas, ya basta que sigan creyendo que somos su patio trasero.

Honduras va creciendo, va madurando y va entendiendo lo que es geopolítica y por ahí anda un dragón que solo hace falta que anide en Honduras y Guatemala.

Sé que les cuesta tratarnos con dignidad, después de tantos años de tener representantes hondureños que sólo obedecen y no protestan. Honduras sola es débil pero forma parte del concierto latinoamericano y juntos somos un mercado atractivo para cualquier potencia extranjera.

Hay varios hondureños que les incomoda las voces de protesta, exigiendo respeto, algunos de ellos por el dominio de hace más de 200 años y otros por conveniencia con el imperialismo yanqui, con estos últimos, no debe haber tregua.

Por primera vez una embajadora gringa será llamada a consulta, como se hace en cualquier país que se precie de serlo. (Ya me gustaría que alguien viniera a mi casa e irrespetuosamente me dijera que hacer). Muchas vestiduras serán rasgadas y se cortarán la cabellera echándose ceniza en señal de protesta por la forma en que se trata al que consideran su amo.

Nos han hecho creer que somos libres, soberanos y una nación próspera, revisé cuantos millones de pobres existen en el país, revise que pasa sí queremos tener relaciones con China. Para que alguien no intente salir de prisión hay que hacerle creer que es libre, nos dice el maestro Dostoievski.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021