Las fuerzas políticas de Brasil definen sus apoyos hacia Bolsonaro y Lula

BRASILIA, Brasil Cuatro días después de la primera vuelta de las elecciones en Brasil, el equipo del izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva y el presidente Jair Bolsonaro se movilizan de manera frenética para conseguir el mayor número de apoyos para la segunda vuelta de las elecciones del 30 de octubre. La diferencia entre Lula, de 76 años, que venció el domingo con un 48,43 % de los votos, y Bolsonaro, de 67 años, que...
BFlores6 octubre, 2022

BRASILIA, Brasil

Cuatro días después de la primera vuelta de las elecciones en Brasil, el equipo del izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva y el presidente Jair Bolsonaro se movilizan de manera frenética para conseguir el mayor número de apoyos para la segunda vuelta de las elecciones del 30 de octubre.

La diferencia entre Lula, de 76 años, que venció el domingo con un 48,43 % de los votos, y Bolsonaro, de 67 años, que obtuvo un 43,20 %, fue de 6,18 millones de votos.

Más de 38 millones de personas votaron en blanco, nulo o no votaron. Lula y Bolsonaro intentarán meterlos en sus respectivas canchas para vencer en los comicios más polarizados de la historia del país.

Otro de sus objetivos serán los casi 10 millones de electores que votaron a otros candidatos.

Hasta ahora 14 de los 32 partidos políticos declararon su apoyo a Lula, del Partido de los Trabajadores (PT), y cuatro a Bolsonaro, del Partido Liberal (PL).

Aunque el cuadro parece favorable a Lula, lo cierto es que las cuatro formaciones que apoyan al ultraderechista suman mayor número de diputados y forman parte del núcleo del ‘centrao’, un influyente grupo de partidos conservadores del Congreso.

Otros 14 partidos todavía no se han definido o se han declarado neutros.

La senadora de centroderecha Simone Tebet y el centroizquierdista Ciro Gomes, tercera y cuatro, respectivamente, en la primera vuelta y que juntos suman el 7,2 % de los votos, lo que supone 8,5 millones de personas, declararon su apoyo a Lula.

«Lamento que la democracia brasileña se haya reducido a tal punto que los brasileños se quedan con dos opciones, en mi opinión, insatisfactorias», comentó Gomes poco después del anuncio de su formación, el Partido Demócrata Trabalhista (PDT). Gomes ni siquiera citó el nombre de Lula, de quien ha sido un duro crítico en los últimos años, lo que, a juicio de los analistas, su postura no ayuda mucho.

Por su parte, Tebet dijo: «Depositaré en él [Lula] mi voto porque reconozco su compromiso con la democracia y la Constitución, lo desconozco del actual presidente».

Otros destacados apoyos a Lula han sido los del senador José Serra (PSDB) o el del expresidente Fernando Henrique Cardoso (1995-2003), histórico dirigente del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

Mientras, el mandatario selló acuerdos importantes con los gobernadores de los tres estados más poblados: en Sao Paulo con Rodrigo Garcia –que ya está fuera de la disputa–, y en Minas Gerais y Río de Janeiro con Romeu Zema y Cláudio Castro, respectivamente. Tanto Zema como Castro fueron reelegidos en primera vuelta.

«Ahora que Brasil necesita avanzar creo mucho más en la propuesta del presidente Bolsonaro que en la del adversario», aseguró el gobernador de Minas Gerais, un estado clave en los comicios y que tiene el segundo mayor colegio electoral, solo por detrás de Sao Paulo.

Desde la redemocratización del país todos los candidatos que vencieron las elecciones ganaron en Minas Gerais.

El mandatario también recibió el apoyo de su fiel aliado, el gobernador Ibaneis Rocha (MDB), del Distrito Federal, y de Ratinho Junior, del estado de Paraná.

Además, el exjuez y el senador electo Sergio Moro (Unión Brasil) se mostró a su favor. «Contra el proyecto de poder del Partido de los Trabajadores declaró mi apoyo a Bolsonaro en segunda vuelta», anunció Moro, quien como magistrado encarceló a Lula en el marco de la Operación Lava Jato.

El exjuez fue ministro de Justicia con Bolsonaro, pero dimitió del cargo tras acusar al presidente de supuesta interferencia en la Policía Federal.

La primera encuesta divulgada tras la jornada electoral del 2 de octubre atribuye a Lula un 51 % de intención de votos y a Bolsonaro un 43 %, una victoria más estrecha de lo que se proyectaba hace varias semanas.

En la primera vuelta los sondeos acertaron con el izquierdista, pero se equivocaron con el ultraderechista, al que otorgaban un 36 % y consiguió un 43,20 %, frente al 48,43 % logrado por su adversario. (Con información de RT). 

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021