Exclusiva: Nasralla presiona a sus diputados para que no aprueben la Ley de Defensa

TEGUCIGALPA, Honduras Salvador Nasralla está conspirando contra el gobierno de la presidenta Xiomara Castro al influir en los diputados de la bancada del Partido Salvador de Honduras (PSH) para bloquear algunas iniciativas de ley presentadas en el Legislativo, según conoció El Pulso a través de fuentes allegadas al mismísimo designado presidencial y de la formación política de la cual forma parte. Este medio conversó con altos funcionarios del actual Ejecutivo encabezado por el partido Libertad...
Selvin Sánchez4 octubre, 2022

TEGUCIGALPA, Honduras

Salvador Nasralla está conspirando contra el gobierno de la presidenta Xiomara Castro al influir en los diputados de la bancada del Partido Salvador de Honduras (PSH) para bloquear algunas iniciativas de ley presentadas en el Legislativo, según conoció El Pulso a través de fuentes allegadas al mismísimo designado presidencial y de la formación política de la cual forma parte.

Este medio conversó con altos funcionarios del actual Ejecutivo encabezado por el partido Libertad y Refundación (Libre) y algunos cuadros del PSH, quienes informaron que el popular presentador de televisión está presionando a sus diputados para que no aprueben algunas normativas consideradas de importancia para la mandataria, entre ellos, la Ley del Consejo Nacional de Defensa y Seguridad (CNDS) y la Ley de Energía.

El mismo Nasralla, de acuerdo a las fuentes consultadas por El Pulso coinciden que el autodenominado designado presidencial llamó uno a uno de los miembros del colectivo parlamentario a modo de presionarlos y exigirles que bloqueen, en especial la normativa que regula el CNDS que data desde la administración del ahora extraditado Juan Orlando Hernández.

Asimismo, apuntaron que el referido personaje dio “instrucciones” precisas a cada uno de sus parlamentarios, en una suerte de línea de partido, para mantener “unificada” la postura de no dar visto bueno a la normativa que regula el CNDS y que da competencias a los actores involucrados en la estructura estatal creada para generar políticas y estrategias de prevención y combate al delito.

De hecho, añadieron, temen que el designado pudiera haber hecho una alianza tácita y coyuntural, ya sea por omisión o ignorancia, a la postura del Partido Nacional, principal fuerza opositora, para decir no a la iniciativa que busca -según sus defensores- eliminar la supremacía del Ejecutivo sobre los demás poderes del Estado, por el cual la presidenta Castro se vio obligado a convocar al titular del Poder Judicial Rolando Argueta, al jefe del Legislativo Luis Redondo y al fiscal general Óscar Chinchilla.

Los entrevistados por El Pulso y que solicitaron no ser mencionados por temor a duras represalias por Nasralla y para evitar más roces entre el llamado número dos del gobierno con la mandataria, sostuvieron que el líder oficialista se convirtió en una suerte de Caballo de Troya que busca minar desde el mismo Ejecutivo el actual mandato por temas que son considerados de poca monta.

Esta revelación forma parte de las ríspidas relaciones que ha venido manteniendo el comentarista televisivo desde el inicio de la actual administración con Castro y el asesor presidencial Manuel Zelaya, en el sentido que exige ser tomado en cuenta en las decisiones de Estado que toma la gobernante.

En esa trama, Nasralla, para ir tomando distancias radicales de su compañera de fórmula, al pasar de calificativo de “la presidenta” a “la presidente” que supone una manera de ser oposición al gobierno, hasta reclamar al mismo Zelaya que deje de intervenir en los asuntos gubernamentales por su papel de asesor del Ejecutivo.

Los ataques del designado han ido creciendo al extremo que califica a la administración que él sirve de “ser comunista” mientras se encontraba con un grupo de leales después de la transmisión de un partido de la selección nacional en la ciudad de Miami, en EE.UU.

Los constantes reclamos vertidos por el personaje provocaron incluso la reacción de Zelaya, quien le pidió que devolviera unos 12 millones de lempiras dados por la presidenta.

Entre las revelaciones y contradicciones proferidas por el ingeniero de profesión están que a él no le consultaron el nombramiento de altos funcionarios en la administración de Castro, entre ellos, al titular de Salud José Manuel Matheu y al secretario de Desarrollo Económico Pedro Barquero, aunque después se contradijo en su misma versión.

Igual ocurrió cuando denunció que su correligionario Luis Redondo habría sido electo de manera irregular y posteriormente dijo lo contrario; mencionó que el titular del Congreso sí fue nombrado conforme a ley.

Meses antes que se profundizaran los roces, Nasralla dijo en un comunicado que si bien “soy parte del gobierno y respeto las decisiones de la presidenta, pero no soy consultado, por lo tanto, no soy culpable de la decisión que se toma. Nosotros hicimos un acuerdo para hacer un gobierno conjunto, al pueblo le afecta que no me consulten”.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021