Segunda ola de Gobiernos progresistas en Latinoamérica: reto en contexto global

LIMA, Perú Los cambios geopolíticos globales derivados de la operación militar de Rusia en Ucrania, sumado al contexto pospandémico, han coincidido con una segunda oleada de Gobiernos progresitas en América Latina. Esto ha motivado a que en Lima se celebre el ciclo de conferencias Tras la Pandemia, la Guerra, organizado por La Red de Justicia Fiscal de América Latina y el Caribe y la Red Latinoamericana por Justicia Económica y Social (Latindadd). En el último...
BFlores11 agosto, 2022

LIMA, Perú

Los cambios geopolíticos globales derivados de la operación militar de Rusia en Ucrania, sumado al contexto pospandémico, han coincidido con una segunda oleada de Gobiernos progresitas en América Latina.

Esto ha motivado a que en Lima se celebre el ciclo de conferencias Tras la Pandemia, la Guerra, organizado por La Red de Justicia Fiscal de América Latina y el Caribe y la Red Latinoamericana por Justicia Económica y Social (Latindadd).

En el último día de la conferencia, llevado a cabo el martes 9, una de las mesas de discusión más relevantes fue la referida a lo que actualmente vive la región con el advenimiento de una segunda oleada de Gobiernos de izquierda progresista, con los presidentes Alberto Fernández en Argentina, Andrés Manuel López Obrador en México, Xiomara Castro en Honduras, Luis Arce en Bolivia, Gabriel Boric en Chile y Gustavo Petro en Colombia.

En la mesa, denominada Nuevas Perspectivas de Integración Regional: segunda ola de gobiernos progresistas en contexto de cambios geopolíticos, Jorge Coronado, sociólogo costarricense y miembro de la Coordinación de Latindadd, fue el moderador.

En conversación con la Agencia Sputnik, Coronado apuntó lo que caracterizó la primera oleada de Gobiernos progresistas representados por el ascenso, a inicios de siglo, de Hugo Chávez en Venezuela (1999-2013), Rafael Correa en Ecuador (2007-2017), Luiz Inácio Lula da Silva en Brasil (2003-2011) o Evo Morales en Bolivia (2006-2019).

«La primera ola de Gobiernos tuvo dos apuestas centrales. La primera apuesta fue la reorganización de cómo se utiliza la renta nacional, entonces las políticas económicas estuvieron más orientadas a eso: la redistribución de la renta nacional. Luego vino una preinstitucionalización de procesos de integración», afirmó el sociólogo.

La preinstitucionalización habla de un proceso de integración regional que no se llegó a consolidar, en especial a través de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), organismo que, a consideración de Coronado, cumple un papel más conveniente para los intereses de la región que el rol de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

«La integración sustentada en el papel y rol de la OEA, un organismo controlado por los Estados Unidos y donde se aplica la política estadounidense para América Latina, sirvió toda la vida como colchón atenuador de propuestas distintas», sostiene el coordinador de Latindadd.

La primera oleada fue «desmantelada» con una «contraofensiva» de Gobiernos de tendencia derechista —Mauricio Macri en Argentina, Jair Bolsonaro en Brasil, por citar algunos—, «entonces se antepuso a la Alianza del Pacífico y se acentuó otra vez en la dimensión económica y en repotenciar otra vez a la OEA», dice Coronado.

Pasada la primera oleada y con la llegada de la segunda, el experto advierte que por los cambios sociales y el contexto global distinto, los retos que enfrentará la segunda no serán los mismos que afrontó la primera.

«En esta segunda oleada, las demandas son aún mayores de parte de la gente, pues solo hablar de redistribución es insuficiente. Ahora se plantea cómo fortalecer el Estado, cómo se lucha realmente contra la pobreza y principalmente contra la desigualdad, cómo se desarrollan políticas de inclusión real social, cómo se garantiza empleo digno, estable ante niveles de desempleo muy serios y eso hace que el factor de la política económica en estos gobiernos de esta nueva oleada vaya a jugar un rol fundamental», comentó.

A las altas expectativas de parte de los pueblos que han elegido a los Gobiernos progresistas, se suma el reto que supone la complicación para aquellos «donde no necesariamente tienen un control o una mayoría en los parlamentos, que es donde se definen muchas cosas».

Asimismo, se señala que la tarea de la segunda ola supondrá un reto más complejo «en un escenario de conflicto militar de Rusia en Ucrania, que al final ha puesto en entredicho un equilibrio global que se consideraba hegemónico», además de la golpeada situación económica pospandemia.

Coronado afirmó que Latindadd impulsará, junto con otras organizaciones afines de América Latina, un nivel de interlocución con los gobiernos progresistas para afianzar la integración de la región, sobre todo generando una institucionalidad fuerte de la CELAC como un espacio de debate libre de la influencia de Estados Unidos que, como ya se dijo, está representada actualmente por la OEA. El reto es mayúsculo. (Con información de Sputnik). 

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021