Gustavo Petro presidente, un triunfo de ‘los nadies’ en Colombia

BOGOTÁ, Colombia  Cuando este domingo asuma Gustavo Petro, Colombia tendrá por primera vez en 212 años de historia republicana un presidente de izquierda. Un hecho que rompió la hegemonía de derecha, conservadora y, si se quiere liberal, que estuvo por más de dos siglos anclada en el poder ejecutivo y legislativo. Sputnik recorrió varias calles de Bogotá, capital nacional y ciudad que catapultó el triunfo de Petro, y notó que, desde los barrios más populares...
BFlores6 agosto, 2022

BOGOTÁ, Colombia 

Cuando este domingo asuma Gustavo Petro, Colombia tendrá por primera vez en 212 años de historia republicana un presidente de izquierda.

Un hecho que rompió la hegemonía de derecha, conservadora y, si se quiere liberal, que estuvo por más de dos siglos anclada en el poder ejecutivo y legislativo.

Sputnik recorrió varias calles de Bogotá, capital nacional y ciudad que catapultó el triunfo de Petro, y notó que, desde los barrios más populares hasta los estratos más altos, este cambio histórico causa reacciones de esperanza e incertidumbre entre la población.

Citando al gran y reconocido escritor uruguayo, Eduardo Galeano (1940-2015), uno de los lemas de Petro y su vicepresidenta afrodescendiente, Francia Márquez, es el de la lucha por «los nadies», una población que Galeano describió en un poema como «los hijos de nadie… los dueños de nada… los jodidos… los que cuestan menos que las bala que los mata».

«Es una oportunidad de cambio, ya estamos cansados de lo mismo por tantos años y aspiramos que nuestro presidente sí nos ayude mucho a todos los pobres», dice Saúl Rodríguez, un vendedor informal de 52 años.

Y es que, precisamente, aquellos colombianos que por mucho tiempo han sido catalogados y visto por las élites como los nadies: recicladores, vendedores ambulantes, obreros, artesanos, indígenas, desempleados y población LGBTIQ+, entre muchos otros, son quienes más se identifican con el programa de gobierno del próximo presidente y quienes más esperanza de cambio real esperan.

«La lucha por una dignidad clara por fin ha empezado y esperamos muchos cambios. Yo espero que me ayuden mucho y que mi hija pueda estudiar y ser alguien en la vida, ojalá pueda ir a la Universidad», expresó Martha Jiménez, empleada doméstica y residente de un barrio popular.

Sin embargo, en medio de la esperanza de unos, el temor, el miedo y la incertidumbre, acechan a otros.

Aquellos que están arraigados a la cultura política tradicional conservadora, o que simplemente no querían este cambio político, manifiestan preocupación por la llegada de un exguerrillero a la Casa de Nariño (sede del Gobierno).

«Pues es difícil porque mucha gente dice que vamos a estar peor que lo que estamos hoy. Ese cambio no creo que nos favorezca, pero toca ver qué pasa. Yo quería que ganara el otro candidato», señaló Javier Bustamante, un pensionado de 65 años.

Entre positivismo y negativismo, lo cierto es que Colombia sentó un precedente y se sumó a esa nueva corriente de cambio que Latinoamérica inició en el último tiempo de la mano de los triunfos presidenciales de Pedro Castillo, en Perú; Gabriel Boric, en Chile; Alberto Fernández, en Argentina; Xiomara Castro, en Honduras; Rodrigo Chávez, en Costa Rica; a los que debe sumarse Lula da Silva, favorito de volver a gobernar Brasil. (Con información de Sputnik). 

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021