Echar tierra, al contrario

(Por: Mario E. Fumero) Las técnicas de hacer política se han ido deteriorando de forma tal, que la única arma para hacer prevalecer en las aspiraciones de elección popular es atacar al contrario, denigrando y sacando a luz todas las conductas impropias que haya tenido en el pasado, con el fin de echarle tierra, para que la gente no le vote. Esto se podría catalogar «técnica de confrontación personal», y para ello, buscamos en su...
BFlores28 julio, 2022

(Por: Mario E. Fumero) Las técnicas de hacer política se han ido deteriorando de forma tal, que la única arma para hacer prevalecer en las aspiraciones de elección popular es atacar al contrario, denigrando y sacando a luz todas las conductas impropias que haya tenido en el pasado, con el fin de echarle tierra, para que la gente no le vote.

Esto se podría catalogar «técnica de confrontación personal», y para ello, buscamos en su vida su religión, familia, posición social, e incluso su conducta estudiantil. No juzgamos tanto el presente, sino que sacamos del pasado todo lo turbio que hizo, para denigrar y descalificar.

Esta forma de actuar de los políticos modernos no ayudará a fortalecer la democracia, más bien, la dañan, pues no se presentan ideas claras de políticas coherentes, sino una guerra sucia, en donde el objetivo principal es desacreditar al contrario para imponerse como candidato. Esto nos debe llevar a reflexionar sobre una manera más coherente de hacer política de forma constructiva.

El juego sucio en la lucha política no es saludable, y sí los votantes son inteligentes, sabrán discernir que el que ataque al contrario, es porque le tiene miedo, y por ello usa cualquier arma para sacarlo de la contienda electoral, aunque sea denigrante.

¿Cómo debemos de hacer política honesta? Analizando con lógica las propuestas de cada candidato, y que estos elaboren una agenda ideológica de metas y logros, y cuando logren alcanzar el puesto político por el cual están luchando, la ejecuten. Perder el tiempo en ataques, al contrario, no edificar a nadie, sin embargo, presentará una agenda de acción y propuestas sí nos puede edificar a todos.

¿Por qué razón quiero acceder a un puesto político? ¿Cuáles son mis metas y cuál es mi objetivo sí alcanzó el poder? ¿Qué propones para solucionar los problemas que agobian a nuestra nación? ¿Son coherentes estas propuestas con la realidad que vivimos? ¿Estoy dispuesto a cumplir lo que como candidato estoy proponiendo, o simplemente usó una oferta atractiva para ganar votos, a sabiendas que no lo podré hacer?

Estas son las preguntas claves sobre las cuales los políticos tienen que trabajar, y los votantes deben de analizar, y dejar de usar la técnica del descrédito, al contrario, para ganar votos.

Los votantes tienen el deber de analizar las propuestas de sus candidatos, usando la lógica. Todos tenemos la capacidad de razonar para ver si lo que proponen es factible, o una falsa promesa, imposible de realizar. Cuando un candidato le dice al pueblo que va a reducir los impuestos, y a la vez, va a ser grandes obras, a sabiendas que el país estaba endeudado.

¿No podemos ver claramente que nos están mintiendo? ¿Cómo podemos prosperar, hacer grandes obras, y salir del endeudamiento, reduciendo los impuestos? Tristemente la técnica política no sólo se fundamenta en el descrédito, al contrario, sino en ofrecer soluciones que tengan un punto de vista lógico y sea posible de lograr, tomando en cuenta la situación actual del país.

Es tiempo de que, al entrar al ruedo de la política, definamos reglas claras, para no caer en el error del ataque personal, o de las promesas absurdas. La Biblia nos enseña que debemos de hablar con la verdad (Efesios 4:25), y no buscar la paja en el ojo del contrario, sin ver primero la viga que tengo en mis ojos (Mateo 7:3).

Juguemos limpio, y el pueblo a la hora de votar, no lo haga en base a promesas absurdas, sino usando la lógica. Al ejercer el voto, no debemos pensar en hombres, sino en ideologías, porque al fin y al cabo, los hombres pasan, pero las ideologías permanecen.

marioeduardofumero@gmail.com
www.contrlaapostasia.com

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021