Investigación de InSight Crime: Cocaína y narcopolítica en la Mosquitia hondureña

TEGUCIGALPA, Honduras  (Por: Helen Montoya para InSight Crime) Cuando los hermanos Seth y Roberto Paisano Wood salieron de la cárcel y regresaron a su natal Brus Laguna, en el noreste de Honduras, sus empleados y familiares organizaron una reunión para mostrar el alborozo por su libertad y la fidelidad a los hermanos. La bienvenida “no fue una fiesta pomposa”, según un residente local que trabaja en una propiedad de los hermanos Paisano Wood, sino un...
BFlores7 julio, 2022

TEGUCIGALPA, Honduras 

(Por: Helen Montoya para InSight Crime) Cuando los hermanos Seth y Roberto Paisano Wood salieron de la cárcel y regresaron a su natal Brus Laguna, en el noreste de Honduras, sus empleados y familiares organizaron una reunión para mostrar el alborozo por su libertad y la fidelidad a los hermanos.

La bienvenida “no fue una fiesta pomposa”, según un residente local que trabaja en una propiedad de los hermanos Paisano Wood, sino un encuentro en la casa de su madre al que asistieron solo familiares y amigos cercanos. También llegaron unos pastores para orar y agradecer por la libertad de los hermanos.

Tras ser arrestados en octubre de 2019, ambos habían pasado dos años en una prisión de máxima seguridad en Honduras, conocida como La Tolva, por cargos de lavado de dinero relacionados con presunto tráfico de drogas. Según las autoridades hondureñas, los hermanos políticamente conectados manejaban un negocio criminal que traficaba drogas desde el departamento de Gracias a Dios –un territorio remoto en la costa atlántica de Honduras que comprende una región densamente boscosa conocida como La Mosquitia– y lavaba las ganancias ilícitas.

VEA TAMBIÉN: Arresto de hermanos devela historia de narcopolítica en Honduras

Geovany Antonio Serrano Torres, el Director Nacional Policial Antidrogas Comisionado de Policía, le dijo a InSight Crime que los hermanos “se encargaban… en almacenar la droga que venía de Sudamérica y después ya distribuirla” a otras personas que transportaban cocaína a través de Honduras.

En noviembre de 2021, los hermanos Paisano Wood fueron liberados de prisión después de que un juez dictaminó que el caso en su contra carecía de pruebas suficientes, aunque un análisis financiero oficial descubrió que no había justificación legal o económica para la riqueza que los hermanos habían amasado. Al parecer, estos se beneficiaron de una polémica reforma a las leyes de lavado de dinero del país, las cuales ahora requieren que el Ministerio Público vincule directamente los activos con delitos específicos.

InSight Crime intentó comunicarse con los hermanos Paisano Wood para que comentaran sobre las acusaciones en su contra, pero no recibió respuesta.

Durante la ausencia temporal de los hermanos, el tráfico de drogas a través de La Mosquitia nunca cesó. Aquí, los lazos históricos entre el poder político local y el narcotráfico han permitido que la aislada región continúe siendo una vía principal para la cocaína que se dirige a Estados Unidos.

LA MOSQUITIA: UNA AUTOPISTA PARA LA COCAÍNA CON DESTINO A EE.UU. Ubicada en el extremo oriental de Honduras, la escasamente poblada región de La Mosquitia incluye la costa caribeña del país y alberga bosques montañosos, pantanos de tierras bajas y selvas tropicales. Una cantidad importante de la cocaína que ingresa a Honduras desde Colombia y Venezuela pasa por esta zona, ya sea en lanchas rápidas o en pequeños jets llenos de cocaína.

La Mosquitia “sigue siendo una ruta [del narcotráfico] porque, aparte de que es muy, muy grande, no tenemos cómo abarcar todo ese departamento”, afirma Geovanny Antonio Serrano Torres, director nacional de la Policía Antidrogas.

Aquí no falta gente dispuesta a recibir cargamentos de cocaína desde Suramérica. Las redes de traficantes de drogas, conocidas localmente como transportistas, almacenan drogas en el área para luego cargar las mercancías ilícitas en lanchas rápidas y transportar los narcóticos a través de Honduras y hacia la vecina Guatemala, llegando eventualmente a los grupos del crimen organizado mexicano que manejan el trayecto final hacia Estados Unidos.

Redes hondureñas bien establecidas como los Cachiros y el Cartel del Atlántico han estado presentes en La Mosquitia durante años, utilizando conexiones políticas para facilitar el tráfico de cocaína a través de la región. Las poderosas familias políticas son una característica permanente del narcotráfico de La Mosquitia, según trabajadores agrícolas locales de la zona que hablaron con InSight Crime. Se cree que los hermanos Paisano Wood son una de estas familias.

Roberto ha sido durante mucho tiempo un operador del Partido Nacional (PN), mientras que Seth se desempeñó como congresista del Partido Liberal entre 2014 y 2018. Durante este tiempo, el Cartel del Atlántico pudo expandir sus operaciones en La Mosquitia, en gran parte gracias a sus conexiones con los hermanos Paisano Wood y el Partido Nacional, según una investigación de InSight Crime sobre la actividad delictiva del partido.

Altos políticos del Partido Nacional facilitaron una vasta red de tráfico de cocaína que manejaba envíos a través de la región atlántica de Honduras. Entre ellos se encontraba el expresidente Juan Orlando Hernández (2014-2022), quien fue extraditado a Estados Unidos a principios de 2022 acusado de narcotráfico, así como su hermano, el excongresista Juan Antonio “Tony” Hernández, quien fue condenado en 2019 por tráfico de cocaína y actualmente cumple una condena de cadena perpetua en una prisión de Estados Unidos.

VEA TAMBIÉN: Un partido, muchos crímenes: el caso del Partido Nacional de Honduras

Estas conexiones políticas no solo les otorgan a los narcotraficantes acceso a información privilegiada, sino que también les brindan protección de alto nivel. Los nativos entrevistados por InSight Crime en Brus Laguna dijeron que tanto los hermanos Paisano Wood como poderosos políticos como Tony Hernández supuestamente tenían propiedades en el pueblo, donde solían recibir avionetas cargadas con cocaína.

Esto no es raro en La Mosquitia. La mayoría de las pistas clandestinas utilizadas para recibir cargamentos de cocaína destruidos por las autoridades hondureñas en la última década estaban ubicadas en La Mosquitia, siendo Brus Laguna el destino más común, según datos oficiales reportados por Proceso Digital.

LOS HERMANOS WOOD Y LA NARCOPOLÍTICA. Al principio eran solo los hermanos Paisano Wood y un sobrino. Ellos iniciaron como mandaderos de otras redes de narcotráfico. Entre sus 25 y 30 años de edad, Roberto cayó preso por portar cocaína en una maleta, y estuvo cinco años preso en la cárcel de La Ceiba, en el departamento de Atlántida, según cuenta un familiar de los hermanos.

Hasta su arresto en 2019, los Paisano Wood tenían una fuerte presencia en la zona. Los hermanos ayudaban a resguardar y administrar pistas de aterrizaje clandestinas. Además, transportaban droga en lanchas rápidas y almacenaban cocaína, para lo cual contrataban a jóvenes de la zona, según un familiar de los hermanos con conocimiento de su presunta actividad delictiva.

Ellos “eran coercitivos, abarcaban mucho terreno y bienes, tenían poder económico, compraban voluntades repartiendo pisto [dinero]”, cuenta el mismo familiar.

Un nativo que trabajaba cuidando las propiedades de los Paisano Wood en Brus Laguna le dijo a InSight Crime que los hermanos operaban rutas de tráfico provenientes de la vecina Nicaragua. Pero a pesar de su poder, los hermanos no mantuvieron relaciones directas con narcotraficantes colombianos, ni transportaron drogas directamente a Estados Unidos, según cuentan locales empleados por los hermanos. Más bien, su trabajo consistía simplemente en recibir, resguardar y transportar las drogas a otras partes de Honduras, manteniendo el papel tradicional que los transportistas de Centroamérica han desempeñado durante mucho tiempo.

En La Mosquitia, la narcopolítica fue clave. Políticos, militares y policías participaban activamente en el narcotráfico en toda la región, especialmente en Puerto Lempira (unos 100 kilómetros al este de Brus Laguna), “donde compraban gente para mover el producto”, dijo a InSight Crime un líder comunitario de la zona.

Las operaciones comenzaron en la oscuridad de la noche en pistas de aterrizaje clandestinas, con más de 100 individuos armados normalmente presentes para protección. Las pistas de aterrizaje estaban cerca de los principales ríos, lo que brindaba fácil acceso a las lanchas rápidas que trasladarían rápidamente las drogas a su próximo destino. El mismo familiar dijo que “la droga y el pago correspondiente fueron entregados, recibidos [e] intercambiados entre lanchas rápidas” en estos mismos lugares.

Los funcionarios antidrogas hondureños señalan que, para manejar esas redes de tráfico de drogas, los hermanos Paisano Wood establecieron vínculos con Víctor Hugo Díaz Morales, alias “el Rojo”, un reconocido narcotraficante ahora en prisión en Estados Unidos que traficaba cocaína junto a Tony Hernández. También mantuvieron contacto con Arnulfo Fagot Máximo, alias “Tío Arnulfo”, detenido en agosto de 2017, en Puerto Lempira, Gracias a Dios, y condenado en mayo de 2019 a 33 años de prisión en Estados Unidos por transportar cocaína colombiana a través de La Mosquitia.

Las conexiones políticas directas también pueden haber ayudado. Su hermana, Teonela Paisano Wood, fue alcaldesa de Brus Laguna por el Partido Nacional desde 2014 hasta principios de 2022. Se cree que su influencia política brindó protección a los hermanos y les permitió establecer conexiones con políticos de alto rango como Juan Orlando y Tony Hernández.

Cuando Teonela asumió el cargo en 2014, los observadores internacionales creían que los vínculos entre el narcotráfico y el sistema político en La Mosquitia se estaban “institucionalizando” porque era “bien sabido que su hermano es narcotraficante”, según un informe del Grupo de Trabajo Internacional para Asuntos Indígenas.

Ella tuvo además algunos encontrones con la policía. A finales de 2019, fue detenida temporalmente en un aeródromo de Puerto Lempira mientras estaba en posesión de 279.000 lempiras en efectivo (alrededor de US$11.350), pero luego fue liberada tras afirmar que los fondos estaban destinados a proyectos de construcción. Al año siguiente, las autoridades la detuvieron mientras viajaba en un vehículo registrado a nombre de Dora Blanco Ruiz, hermana de Wilter Blanco Ruiz, excabecilla del Cartel del Atlántico que ahora cumple una condena de 20 años de prisión en Estados Unidos por cargos de narcotráfico.

Teonela nunca ha sido acusada formalmente de narcotráfico ni vinculada a ninguna de las supuestas actividades delictivas de sus hermanos. Ella no respondió a la solicitud de comentarios por parte de InSight Crime.

Pero el papel político de Teonela le otorgó un tremendo poder e influencia económica, semejante al que los grupos narcotraficantes locales han cooptado durante mucho tiempo para su beneficio. Como alcaldesa, supuestamente “apoyó a sus hermanos en todos los aspectos municipales, legales y administrativos”, según un líder comunitario de Brus Laguna.

LA COCAÍNA CONTINUÓ PASANDO POR LA MOSQUITIA. Luego de una investigación de varios años, los Paisano Wood fueron capturados en 2019, al ser acusados de formar parte de una extensa red de crimen organizado dedicado al tráfico de cocaína y el lavado de activos en Brus Laguna y zonas aledañas del departamento de Gracias a Dios.

Ya en 2014, la red coordinaba la llegada de narcoavionetas al departamento costero, descargando y transportando cocaína por rutas marítimas a otras partes del país, según un comunicado del Ministerio Público al momento de la detención, que vino como parte de la Operación Corsario, realizada por la Fiscalía Especial contra el Crimen Organizado (Fescco).

Durante las operaciones contra los hermanos, la Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico (DLCN) aseguró en su momento nueve bienes inmuebles, cinco sociedades mercantiles y nueve embarcaciones. Estos bienes se les devolvieron cuando se levantaron los cargos en su contra.

Serrano Torres, el jefe antidrogas, dijo que atacar a los líderes de las organizaciones narcotraficantes en La Mosquitia genera un tiovivo interminable para las autoridades. “Estos cabecillas tienen, digamos, sus lugartenientes debajo, y entonces poder capturar toda la estructura de uno solo se nos hace difícil para nosotros agarrar al cabecilla y a todos los compinches que están con él”.

“Siempre va a quedar alguien […] que va a seguir los pasos del jefe, y ellos siguieron operando. [Eso es] normal”, agregó.

Aún se desconocen las actividades actuales de los hermanos, aunque Serrano Torres le dijo a InSight Crime que la investigación en torno a ellos “está en proceso”.

El panorama político que los rodea ha cambiado bastante. El Partido Nacional ha sido destronado tras la victoria de Xiomara Castro en las elecciones presidenciales de 2021, y su hermana ya no es alcaldesa de Brus Laguna.

De todos modos, la cocaína sigue fluyendo por esta región selvática. Solo una semana después de que los hermanos fueran recibidos en Brus Laguna, las autoridades interceptaron un vuelo de drogas procedente de Suramérica que transportaba casi dos docenas de paquetes de cocaína a través de la ciudad natal de los hermanos.

“Bajan las avionetas siempre, se ven personas colombianas y venezolanas. Las avionetas las queman al bajar la mercadería, ninguna regresa a su país de origen, y los aviadores se hospedan en la zona”, cuenta un extrabajador de los hermanos Paisano Wood.

“Cuando apresan a un narco, solo pasan un par de meses sin trabajo y luego siguen”, agregó.

Imagen principal: Una vista aérea de la región de la Mosquitia cerca de Ahuas, Honduras (Foto AP/Rodrigo Abd) – https://www.apimages.com/metadata/Index/APTOPIX-Honduras-Drugs-Shooting/05475440d0a54586a1aafd7fe87846d3/76/0

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021