Críticas al borrador de Constitución chilena desatan un cruce entre Boric y Lagos

SANTIAGO DE CHILE, Chile La polémica que rodea el proceso constitucional en Chile se intensificó luego de que el expresidente Ricardo Lagos pidiera continuar el debate al considerar que ningún resultado del plebiscito del 4 de septiembre, ya sea por el ‘Apruebo’ o el ‘Rechazo’, será verdaderamente representativo de la mayoría ciudadana, a lo que el presidente Gabriel Boric respondió que será el pueblo quien tendrá que decidir. El histórico proceso entró en su recta...
BFlores6 julio, 2022

SANTIAGO DE CHILE, Chile

La polémica que rodea el proceso constitucional en Chile se intensificó luego de que el expresidente Ricardo Lagos pidiera continuar el debate al considerar que ningún resultado del plebiscito del 4 de septiembre, ya sea por el ‘Apruebo’ o el ‘Rechazo’, será verdaderamente representativo de la mayoría ciudadana, a lo que el presidente Gabriel Boric respondió que será el pueblo quien tendrá que decidir.

El histórico proceso entró en su recta final el lunes pasado, cuando la Convención le entregó a Boric el borrador que será plebiscitado.

Si gana el ‘Apruebo’, la nueva Carta Magna entrará en vigor; pero si triunfa el ‘Rechazo’, seguirá vigente la actual Constitución que es herencia de la dictadura de Augusto Pinochet.

Lagos sorprendió al publicar en sus redes sociales una carta en la que considera que la discusión no está saldada y que ni la actual ni la nueva Constitución son suficientes.

«Chile merece una Constitución que logre consenso. Como ninguno de los dos textos que puedan resultar del plebiscito lo tiene, el desafío político es continuar con el debate constitucional hasta alcanzar una Constitución que interprete a la mayoría», afirmó.

El exmandatario explicó que las constituciones necesitan de una aceptación general, ya que establecen reglas para salvar diferencias en las sociedades.

«Una Constitución no puede ser partisana. Solo así, discutiendo dentro de la Constitución y no acerca de ella, los países cambian en el marco de una razonable estabilidad», dijo.

En ese sentido, advirtió que el proceso constituyente no terminará el 5 de septiembre, al día siguiente del plebiscito, «porque las dos alternativas en juego están lejos de convocar a la gran mayoría ciudadana».

También recordó que las reformas que en su momento se propusieron a la actual Constitución fueron vetadas por sectores partidarios. Fue una referencia a políticos y a partidos de derecha que hoy están en campaña por el Rechazo a la nueva Carta Magna.

«Chile necesita y merece una Constitución que suscite consenso y que, más temprano que tarde, nos permita dejar de debatir acerca de ella para convivir dentro de ella (…) ninguno de los dos textos que puedan resultar del plebiscito del 4 de septiembre está en condiciones de lograrlo, estoy convencido de que el desafío político relevante es encontrar la manera de abordar la continuidad del debate constitucional hasta alcanzar un texto capaz de concitar un alto grado de aceptación ciudadana», insistió.

Si gana el ‘Apruebo’, propuso, se debe abrir el debate para incorporar mejoras en el texto. Y si gana el ‘Rechazo’, no se deberá dejar de lado el trabajo de la Convención Constituyente, ya que hay «elementos muy rescatables» que debieran ser incluidos.

Lagos señaló, además, que Boric debe liderar el desafío de construir «una buena Constitución que nos una», a partir del texto que resulte vencedor el 4 de septiembre, de modo que se incluyan los puntos de vista de todos los sectores de la sociedad chilena.

Boric optó por no polemizar con Lagos y, después de reiterar que el expresidente es una figura muy respetable, afirmó que coincide en que, en caso de aprobarse la nueva Constitución, habrá que hacerle mejoras.

«Estoy de acuerdo de que hay que tener esa disposición. Y en la otra opción, que es la que es del ‘Rechazo’, hay que depender del veto histórico que ha tenido la derecha durante los últimos 30 años para hacer reformas sustantivas a la Constitución. Es el pueblo el que tendrá que decidir», dijo.

El presidente reiteró que tanto el ‘Apruebo’ como el ‘Rechazo’ son opciones legítimas y que el deber del Gobierno es que la ciudadanía vote informada. «Para eso estaremos contribuyendo en la distribución del texto y ojalá haya un debate con altura de miras», añadió.

Con tono conciliador, celebró que Lagos haya recogido los aspectos positivos del borrador constitucional y señalado los que considera que se deben mejorar. «Me parece bien, lo tomo como un aporte importante al debate», señaló.

El intercambio de Lagos y Boric quedó enmarcado en la difusión de encuestas que revelan que, a dos meses del plebiscito, entre el 49 % y el 51 % votará por el ‘Rechazo’, mientras que el ‘Apruebo’, por ahora, solo concita el respaldo de entre el 31 % y 34 %. La palabra final la tendrán los indecisos, que oscilan del 15 % al 22 %.

La carta de Lagos no fue la única que irrumpió en la conversación pública rumbo al plebiscito, ya que diferentes fuerzas y figuras políticas comenzaron a posicionarse.

Una decena de políticos de centro y centroizquierda promovió el ‘Rechazo’ en una misiva en la que denuncian que el proceso constitucional ofrecía una oportunidad única para elaborar un texto que identificara a toda la sociedad chilena.

«Un genuino punto de encuentro institucional (…) una auténtica casa común. Hoy resulta evidente que esa gran oportunidad fue desperdiciada», afirmaron.

Al recordar que ellos mismos estuvieron a favor de redactar una nueva Constitución, lamentaron que el borrador que será plebiscitado tenga graves déficits de forma y fondo.

«Desde su inicio, la Convención optó por un tono adversarial y excluyente, donde ha sido más importante subrayar las causas identitarias y la reivindicación de dolores pasados que la construcción de un horizonte nacional compartido. En lugar de un foro de deliberación entre proyectos constitucionales alternativos, en un marco de amistad cívica y buena fe, se impusieron los particularismos en un clima de sospecha y cuentas pendientes», acusaron.

La Constitución de 1980, aseguraron, murió políticamente en el plebiscito de 2020. «Si gana el ‘Rechazo’, el proceso constituyente continúa. La obligación del mundo político y la ciudadanía comprometida es seguir trabajando hasta contar con una Constitución que cumpla su doble rol: unir a los chilenos y chilenas en un marco de valores y reglas básicas compartidas», dijeron.

Entre los firmantes se encuentran el exministro de Hacienda de Michelle Bachelet, Andrés Velasco; la exsubsecretaria de Ciencias de Sebastián Piñera, Carolina Torrealba; y el exministro de Hacienda de Eduardo Frei, Manuel Marfán.

Por otra parte, 119 militantes del partido centrista Democracia Cristiana difundieron una carta para posicionarse en favor del ‘Apruebo’.

«Un triunfo del ‘Rechazo’ no solo significa seguir con la Constitución de Pinochet, sino que vuelve a colocar a la derecha con plenos poderes sobre el futuro del país, con su poder de veto en ambas cámaras del Congreso, incluso si se reducen los quórums de modificación constitucional. ¿Por qué creerle ahora?», alertaron.

Si pierde el ‘Apruebo’, añadieron, quedarán a merced de la voluntad de la derecha. «Instamos a no cometer el error histórico de tomar esa opción. No por aparecer aliados con la derecha, cuyo norte es la defensa de los intereses de los poderosos ni por lo que dijera nuestro camarada Radomiro Tomic que cuando estás con la derecha, es la derecha la que gana», explicaron.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021