Assange disputa garantías dadas por Washington a Londres para forzar su extradición

LONDRES, Inglaterra Julian Assange disputa la legalidad de las garantías ofrecidas por Estados Unidos al Gobierno del Reino Unido en el último pulso de su batalla judicial para recuperar su libertad y proteger el derecho de informar, según indicó a Sputnik una fuente legal próxima al fundador de WikiLeaks. La posición del periodista e informático australiano se detalla en la solicitud para elevar el recurso ante el Supremo británico, que están estudiando los jueces del...
BFlores20 enero, 2022

LONDRES, Inglaterra

Julian Assange disputa la legalidad de las garantías ofrecidas por Estados Unidos al Gobierno del Reino Unido en el último pulso de su batalla judicial para recuperar su libertad y proteger el derecho de informar, según indicó a Sputnik una fuente legal próxima al fundador de WikiLeaks.

La posición del periodista e informático australiano se detalla en la solicitud para elevar el recurso ante el Supremo británico, que están estudiando los jueces del Alto Tribunal y cuya decisión se espera en los próximos días.

«Esas garantías no se presentaron ante la Corte de Magistrados de Westminster, que revisó los testimonios y evidencias de ambas partes, y evitaron así el Criterio Othman», explicó la fuente.

El llamado «criterio Othman» se refiere a Omar Othman (alias Abu Qatada), quien recurrió ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) su expulsión a Jordania, donde había sido condenado en rebeldía por diversos delitos terroristas.

El Gobierno británico perdió el recurso en 2012, pero logró deportarle al año siguiente mediante garantías recogidas en un pacto con Amán, lo cual llevó al TEDH a emitir una serie de recomendaciones para valorar la legitimidad de estos recursos diplomáticos.

Entre los 11 puntos de la guía judicial destaca la divulgación ante la corte de los términos de las garantías diplomáticas.

Estados Unidos emitió su paquete de garantías después de perder el proceso de extradición, en primera instancia judicial, en enero de 2021.

El Alto Tribunal de Londres revertió la sentencia original y dio luz verde a la deportación el pasado diciembre.

Assange lleva más de 1.000 días encarcelado en la prisión de máxima seguridad de Belmarsh, la mayoría sin cargos pendientes en el Reino Unido y ante el riesgo y las restricciones del covid-19.

Mientras, su familia y su extenso equipo legal siguen enzarzados en el proceso judicial, que bien podría saltar de la capital británica a Estrasburgo, sede del TEDH.

La etapa actual se centra en la solicitud de permiso para recurrir ante el Supremo del Reino Unido la sentencia del Alto Tribunal, que autorizó la deportación en base a garantías condicionales de que el reclamado no será sometido en EEUU al régimen penitenciario de extrema seguridad y aislamiento.

La petición aborda, además de las polémicas garantías estadounidenses, cuestiones enfocadas en la salud física y mental de Assange y el riesgo de que sea tratado inhumanamente en el rígido sistema judicial y penal norteamericano, de acuerdo con la fuente consultada por Sputnik.

La Justicia estadounidense reclama al exdirector de WikiLeaks para juzgarle por un cargo de conspiración para infiltrar sistemas informáticos gubernamentales y por diecisiete supuestos delitos de obtención y difusión de información confidencial en violación de la ley de Espionaje, de 1917.

Las imputaciones están relacionadas con la publicación en la pionera plataforma de unos 90.000 partes de actividades de la guerra en Afganistán, 400.000 de acciones en Irak, 250.000 documentos del Departamento de Estado y más de 800 informes sobre los reclusos retenidos en Guantánamo.

Los ficheros desvelan aparentes crímenes de guerra y abusos cometidos por autoridades y operativos estadounidenses, como el asesinato de civiles en Irak, desde un helicóptero Apache, que se documenta en un video filtrado por la ahora exanalista militar Chelsea Manning.

Assange corre el riesgo de morir en prisión –los cargos se penalizan con hasta 175 años entre rejas– si es deportado a EEUU y le juzgan en el estado de Virginia por acciones que constituyen el trabajo propio de un periodista de investigación, según alerta su entorno. (Con información de Sputnik). 

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021