Así fue el cruce de palabras de diputada de Libre con exjueza y periodista

TEGUCIGALPA, Honduras Un acalorado cruce de palabras se desató en las últimas horas en redes sociales entre la diputada del partido Libertad y Refundación (Libre), Olivia Zúniga Cáceres y otros dos personajes de la palestra pública. En una discusión que se originó en una publicación de El Pulso, la congresista intercambió mensajes con la abogada yexjueza Gracia María Bertrand y también con el reconocido periodista deportivo Rely Yosimar Maradiaga. Este periódico compartió un Ring -sección exclusiva sobre...
BFlores13 enero, 2022

TEGUCIGALPA, Honduras

Un acalorado cruce de palabras se desató en las últimas horas en redes sociales entre la diputada del partido Libertad y Refundación (Libre), Olivia Zúniga Cáceres y otros dos personajes de la palestra pública.

En una discusión que se originó en una publicación de El Pulso, la congresista intercambió mensajes con la abogada yexjueza Gracia María Bertrand y también con el reconocido periodista deportivo Rely Yosimar Maradiaga.

Este periódico compartió un Ring -sección exclusiva sobre los dimes y diretes entre las figuras públicas- acerca de una declaración que vertió Bertrand contra el parlamentario Jorge Cálix.

En la misma, ella dejó entrever que el representante de Libre se convirtió en el aspirante a diputado más votado del país debido a que se favoreció de actas en las que se «inflaron» votos.

«Verguenza te debería de dar llamarte ‘representante del pueblo’, pero me imagino que representás a los malos ciudadanos», le dijo la exjueza a través de Twitter.

Respondiendo al post de El Pulso, Zúniga defendió a su correligionario y desestimó la notoriedad de Bertrand.

«Águila no caza mosca. Doña Nadie no está en el nivel ranking de nuestro compañero Jorge Cálix», aseveró.

Bertrand contestó diciendo a sus seguidores que fue precisamente la población hondureña la que decidió no ejercer su sufragio a la hija de la extinta ambientalista Berta Cáceres y, por tanto, impidió su reelección en Intibucá.

«El pueblo decidió no votar por la oportunista Olivia Zúniga debido a su pobre desempeño como diputada, frenando así su carrera política. Le recomiendo que busque trabajo o se ponga a litigar, porque para ‘enchambarse’ el apellido Cáceres no es suficiente», señaló.

La respuesta llevó a un hilo de mensajes en las que ambas mujeres se atacaron mutuamente, inicialmente de manera sutil y después directamente.

«Doña Nadie está enojada porque le dijimos doña Nadie; no se enoje doña Nadie», expresó la diputada, en sentido burlesco.

Sin embargo, Bertrand no tomó el mensaje como ofensa y comentó que para Zúniga las personas tienen valor acorde al cargo que ostentan, pero que, al acabar la presente legislatura, ella pasará igualmente a «su condición de doña Nadie».

La congresista prosiguió asegurando que la jurista -con sus opiniones- estaría en búsqueda de desquitarse una presunta frustración económica que sería producto de un hurto de los ahorros que tenía su padre en una extinta entidad bancaria.

«Señora, ya no haga más show. Si usted es feliz haciendo el ridículo, usando mis fotografías para generar conflicto, solo denota su baja autoestima», arremetió por su parte Bertrand, mencionando que Zúniga podría acudir a terapia psicológica para abordar un posible síndrome de Estocolmo y un «vacío existencial».

A ese punto, la diputada se limitó a responder con una imagen de una niña llorando. Empero, Grace Marie -nombre con el que la exjueza figura en Twitter- le dijo que el «chillar» se lo dejaría a ella, ya que «es experta en hacerse la víctima».

«No siga opacando el apellido de sus padres y avergonzando a sus hijos con ‘el pésimo ejemplo’ por ser una mujer perezosa y advenediza», atizó.

UNA SEGUNDA ‘PELEA’. Zúniga también se palabreó -mediante la misma red social- con el relator deportivo Rely Maradiaga.

El asunto inició cuando la diputada colgó un tuit en el que, en el marco de la discusión con la exjueza, garantizó sentirse aliviada de que su labor en el Congreso Nacional está por acabarse.

«Y a los que de verdad somos felices nos importa un pepino las opiniones de los infelices; gracias a Dios ya no tengo ese peso encima de “ser diputada” y me puedo cagar de la risa de la gente estupida que vive vomitando en Twitter», afirmó.

Rely citó la publicación y preguntó a la parlamentaria saliente por qué decidió intentar ocupar un curul por cuatro años más si es una tarea que no le satisface.

«Hola, Olivia. Qué bueno que ya no tiene ese peso encima, me alegra ver a la gente feliz. Pero cuénteme, si era tan terrible ser diputada… ¿por qué se volvió a lanzar? Y mi segunda consulta, con respeto…¿Cuáles fueron sus logros legislativos? Saludos y sea feliz», le cuestionó.

«Lamento decirte que una diosa como yo, no establece pláticas con idiotas como vos. Byeee», contestó Zúniga.

Asimismo, después de recibir múltiples críticas por sus controversiales tuits, calificó al periodista y a sus seguidores como «un atajo de marginales» y les digo que siguieran «llorando», al tiempo que adjuntó una imagen con una seña considera obscena.

«Jejeje que coman mierda todos esos que andan sudando calenturas ajenas de imitadores baratos de ESPN«, dijo.

Pero no se detuvo allí y expuso que si ella fue capaz de insultar al actual gobernante Juan Orlando Hernández, no entendería por qué habría quienes dudarían de que no lo haría hacia Rely o Gracia Bertrand.

«Si mandé a comer mierda a JOH en su cara, ¿que le hace creer a Rely, un chupa huevos de los Atala y de Mario Pérez (diputado nacionalista) y a una frustrada jueza de gallinero como Gracia María que a ellos no los voy a mandar a comer mierda?», arguyó.

«Rely, el chupa huevos de Mario Pérez y de los Atala», insistió la intibucana en un comentario a otra publicación de este medio.

Ante los agravios proferidos contra Rely, la abogada Bertrand volvió a pronunciarse y le pidió a Zúniga que desista de tales expresiones, pues ella continúa siendo parte de uno de los poderes del Estado.

«Doña, basta ya de insultos, Usted aún es una alta funcionaria de Estado, no una diosa con poderes ilimitados. Está sujeta a la ley y le debe respeto a los ciudadanos que pagamos impuestos. Usted avergüenza a su familia y a todos los que le confiaron el voto. Qué vergüenza de mujer», expuso.

CAMBIO DE APARIENCIA. El comportamiento de la parlamentaria llevó a decenas de usuarios a preguntarse si está pasando por un problema emocional o psicológico; incluso, sustentaron la posibilidad señalando que Zúniga se cortó todo el cabello.

No obstante, ella aseguró que se cambio de look es porque quería alzar su voz -o no sentirse atada- a supuestas características de la sociedad hondureña.

«Me rapé porque me dio la gana, porque siempre quise sentirme totalmente libre y rebelarme a una sociedad enferma, patriarcal, violenta, discriminatoria y envidiosa. Mucha gente opina tratando de herirte, de juzgarte por los actos de otros, de lanzarte a la hoguera por envidia», declaró.

«Son ignorante que no serán capaces jamás de crear de resistir y construir ni un poquito de lo que yo he logrado, porque su inteligencia llega hasta donde les da su nariz y son marionetas de un sistema que los esclaviza. Me siento orgullosa de mí y quiero que el mundo lo sepa», sentenció.

Algunas personas sugirieron que Olivia Zúniga habría sido hackeada y eso explicaría el porqué de sus mensajes, pero no se ha provisto ningún tipo de indicio que respalde la versión.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021