Ómicron avanza en América Latina entre picos de casos y nuevas restricciones

MOSCÚ, Rusia Los países de América Latina ya luchan contra la variante ómicron del coronavirus y, mientras algunos intentan llevar la calma y confiar en la protección de la vacunación, otros como Argentina, Bolivia o Perú entraron de lleno en nuevas olas de casos y ya aplican restricciones. Ómicron ya está instalada en América Latina y sus países ya comenzaron a detectar incrementos inusitados de casos de covid-19. En algunos países de Sudamérica se registran...
BFlores31 diciembre, 2021

MOSCÚ, Rusia

Los países de América Latina ya luchan contra la variante ómicron del coronavirus y, mientras algunos intentan llevar la calma y confiar en la protección de la vacunación, otros como Argentina, Bolivia o Perú entraron de lleno en nuevas olas de casos y ya aplican restricciones.

Ómicron ya está instalada en América Latina y sus países ya comenzaron a detectar incrementos inusitados de casos de covid-19. En algunos países de Sudamérica se registran cifras récord de contagios desde el comienzo de la pandemia.

En Argentina, por ejemplo, el Ministerio de Salud reportó 42 mil 032 incidencias nuevas registradas el 28 de diciembre. La cifra es la más alta comunicada por el gobierno desde la llegada de la pandemia al país, en marzo de 2020. Hasta ese día, el récord lo ostentaba el 27 de mayo de este mismo año, cuando hubo 41 mil 080 infectados nuevos.

El Ministerio de Salud argentino confirmó la presencia de ómicron en el territorio el 5 de diciembre, cuando el Laboratorio Malbrán corroboró que un hombre de 38 años que había viajado a Sudáfrica regresó el 30 de noviembre sin saber que aquejaba la enfermedad.

Sus test habían dado negativo al llegar a Argentina, pero resultó positivo en exámenes hechos posteriormente, cuando supo que había tenido contacto con infectados en suelo africano.

Los primeros casos de ómicron en Brasil también provinieron de viajeros que llegaron desde Sudáfrica. Se trató de una pareja oriunda de Sao Paulo que regresó a Brasil en noviembre, convirtiéndose en los dos primeros infectados con la variante en su país y toda Latinoamérica.

Al igual que en otros naciones, la aparición de la nueva variante desató un alza en la cantidad de casos de covid-19. Según un relevamiento del Instituto Todos por la Salud, citado por el medio G1, el 31,7 por ciento de los casos reportados en ocho estados del país ya corresponden a ómicron.

En la ciudad de Río de Janeiro, por ejemplo, la tasa de positividad pasó de 0,7 a 5,5 por ciento en la última semana de diciembre. Por eso, el ministro municipal de Salud, Daniel Soranz, advirtió que es probable que ómicron ya tenga «circulación comunitaria» allí.

El avance de la variante ya provocó cancelaciones de eventos en Río, justo en la temporada en que la urbe carioca recibe más turistas. Las fiestas de Réveillon, tradicionales celebraciones de fin de año, fueron canceladas por el alcalde Eduardo Paes.

Por su lado, Colombia confirmó sus primeros tres casos de ómicron el 20 de diciembre, dos que llegaron desde Estados Unidos y uno desde España.

El 29 de diciembre, reportó seis mil 326 incidencias nuevas, casi el doble de los registrados dos días antes. El ministro de Salud, Fernando Ruiz Gómez, advirtió que la variante tiene un nivel de contagio 5 a 10 veces mayor y consideró que «estamos en la entrada del pico generado por ómicron».

Por el momento, el Gobierno colombiano descartó adoptar nuevas restricciones, siempre que la aplicación de antídotos continúe a buen ritmo.

«Si nos vacunamos y protegemos durante las próximas semanas tenemos la posibilidad de mantener las diferentes actividades abiertas, disponibles y todo de lo que hemos venido disfrutando en los últimos cuatro meses», apuntó.

El primer caso de ómicron en México fue el de un ciudadano sudafricano que llegó al Distrito Federal el 21 de noviembre. Desde entonces los contagios han ido en aumento y el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, advirtió que el país puede enfrentar una cuarta ola de covid-19, aunque intentó restarle dramatismo.

«Si se presentara esa cuarta ola a expensas de ómicron, podemos ver una gran cantidad de casos pero una proporción mucho menor de hospitalizaciones de lo que hemos tenido en marejadas previas», comentó.

Más preocupante todavía parece la realida Perú y Bolivia, donde los gobiernos nacionales ya implementaron restricciones ante picos de casos por la nueva variante.

En Bolivia, el gobierno debió declarar una emergencia sanitaria luego de registrar, el 29 de diciembre, seis mil 149 casos nuevos, un número récord desde el inicio de la pandemia.

Para mitigar el impacto, Bolivia incrementó las penas para quienes no porten el carné de vacunación, imponiendo sanciones que pueden llegar hasta los 10 años de cárcel.

En tanto, en Perú la cantidad de infectados con ómicron superó las 116 personas a finales de diciembre, tan solo 10 días después de que se registrara el primer caso en una antropóloga peruana que llegó al país desde Sudáfrica.

Ante el aumento de casos en varias regiones del país, el gobierno restringió la movilidad entre provincias y redujo el aforo en espectáculos y locales cerrados. La última medida fue el cierre de las playas del litoral peruano durante el 31 de diciembre y el 1 de enero.

Uruguay fue de los últimos países sudamericanos en confirmar la presencia de ómicron, junto a un pico de casos de más de mil 400 nuevos infectados, una cifra que triplica lo visto en las últimas semanas. (Con información de Sputnik). 

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021