En la víspera de las elecciones generales, el partido Lidehr se enfrasca en conflicto interno

TEGUCIGALPA, Honduras Un lío por las credenciales para sus custodios electorales de todo el país y otros aspectos administrativos se desató en las últimas horas en el partido Liberación Democrático de Honduras (Lidehr). El candidato a alcalde de la capital por esta agrupación, Arnaldo Paguada, tenía los documentos, pero terminó entregándolos al presidenciable Lempira Viana en un episodio de tensión que conllevó señalamientos y hasta una amenaza de romper puertas con el apoyo de policías....
BFlores26 noviembre, 2021

TEGUCIGALPA, Honduras

Un lío por las credenciales para sus custodios electorales de todo el país y otros aspectos administrativos se desató en las últimas horas en el partido Liberación Democrático de Honduras (Lidehr).

El candidato a alcalde de la capital por esta agrupación, Arnaldo Paguada, tenía los documentos, pero terminó entregándolos al presidenciable Lempira Viana en un episodio de tensión que conllevó señalamientos y hasta una amenaza de romper puertas con el apoyo de policías.

En una entrevista concedida a El Pulso, el doctor Paguada aseguró que las credenciales son su responsabilidad porque autoridades electorales se las entregaron legalmente.

Subrayó que «ya que les costó mucho crear el partido», él conoce a los custodios y tiene la tabla de datos, dejando entrever que posee las facilidades para manejar el material.

Sin embargo, denunció que el aspirante presidencial le dijo reiteradamente que iba a romper las puertas de su casa junto a la Policía si no le cedía la caja con todas las acreditaciones.

«Dijo que me venía a capturar», aseveró.

Por tanto, expresó que «para evitar problemas» entregó las credenciales a Viana, aunque asumiendo que le regresaría las que le competen a él por ser el aspirante a alcalde del Distrito Central y el único enlace con la Comisión Nacional Electoral.

POSIBLE TRÁFICO DE CREDENCIALES. Pagoada afirmó que existe el riesgo de que la cúpula del partido esté desesperada por manejar las credenciales con el propósito de venderlas.

Entre líneas mencionó que los compradores serían actores del oficialismo, indicando que él cuestionó a los cachurecos en varias ocasiones, pero el presidenciable «casi nunca se enfrentó a ellos».

«El candidato que estamos combatiendo, al que queremos sacar de aquí es a Juan Orlando Hernández y, por tanto, mis planillas no pueden ir a donde JOH», expresó, aludiendo un vínculo entre el actual mandatario y el presidenciable Nasry Asfura.

Incluso, dijo que Papi a la Orden secuestró la municipalidad junto a quien le busca suceder bajo la bandera de Libertad y Refundación (Libre), Jorge Aldana, «porque son comparsas» y ahora el nacionalista «quiere secuestrar todo el país».

¿Y EL DINERO PARA EL ENTRENAMIENTO? Por otra parte, Paguada aseguró que Viana no le ha pagado nada a la mayoría de aspirantes a alcaldes de Lidehr en concepto de la capacitación del personal que integra las mesas.

«Hay infinidades de alcaldes sin que les haya dado un cinco; es incorrecto que alguien que no es responsable venga a hacer un partido», cuestionó.

«Creo que los candidatos a ediles no creen en Lempira y se están yendo. Lo ideal hubiera sido venir a hablar con ellos, entregarles dinero y preparar las cosas de las elecciones, pero él cree que él es la ley», ahondó.

En tal sentido, aquejó igualmente que Viana pretende colocar a alguien que «prácticamente desconocen», al periodista Víctor Barahona, como el encargado de las mesas electorales y también del dinero que sería designado para la capacitación de las mismas.

«DICTADURA» EN LIDEHR. Bajo la misma línea, el abogado Heriberto Baquedano, quien acompañó a Pagoada en el proceso, declaró a este periódico que Viana perdió poder dentro de la entidad y busca imponerse.

«Se ha convertido en un ícono dictatorial en su partido ya que no cuenta con las estructuras del partido y se ha personado para hacer él las cosas y no mediante los órganos que rigen los estatutos de un partido», dijo.

Asimismo, apuntó que entregaron la caja de credenciales intacta y subrayó que debieron ceder ante las amenazas que recibieron.

«Lempira Viana quiere que todo el mundo le obedezca», insistió, al tiempo que coincidió en que el trasfondo de la situación podría ser un tráfico de acreditaciones.

Expuso que lo menos que se paga por una credencial son dos mil lempiras pero que otros las compran hasta por 20 mil con el propósito de lograr la titularidad en una mesa y dar indicaciones precisas para obtener más votos.

«Es la costumbre y por eso es el pleito y presumo que hay intereses para venderlas o traficar y que el partido no tenga representación en las mesas», aseveró.

Calificó el proyecto de Lidehr como oscuro y dijo que prestarse para vender estos documentos es una forma de hacer democracia churuncuya y mantenerse en los esquemas de construir un sistema político pando y seguir las costumbres de los políticos.

SE DEFIENDE. Lempira Viana contraatacó y dijo en exclusiva a El Pulso que Pagoada no tenía autorización para tomar las credenciales e incluso buscó una cuantiosa suma de dinero por entregárselas.

«Es ladrón porque sin consentimiento mío ni del apoderado legal del partido se presentó y hurtó los documentos públicos, los acaparó y nos chantajeó exigiendo un millón de lempiras a cambio», manifestó.

«Ni que yo fuera la mujer de él», agregó, insistiendo en que la pretensión del candidato a alcalde era obtener fondos e incluso tiene un correo que lo comprueba.

El presidenciable reveló que interpuso este viernes la denuncia ante el Ministerio Público y el Consejo Nacional Electoral (CNE) señalando a Pagoada por hurto de documentos, acaparamiento de documentos públicos y la obstrucción del proyecto electoral, delitos que calificó como graves.

Indicó que el propio Pagoada llamó para devolver la caja de credenciales en cuanto tuvo noción de que él ya estaba recurriendo a las autoridades.

Sin embargo, Viana confió a El Pulso que el asunto no se quedará ahí, sino que lo querellará porque lo ha estado difamando. «Mi dignidad la vamos a hacer valer», acotó.

Por el mismo lado, hizo hincapié en que el aspirante a alcalde no es un representante legal del partido para tomar decisiones y, más bien, lo expulsarán al término del proceso electoral actual.

«La confianza se perdió. Puede culminar estos días que quedan, pero ya no forma parte de nosotros», sentenció.

CAPITAL POR NÓMINA «EN MANO». Sobre el dinero para la capacitación de los miembros de las juntas receptoras de votos, Viana reconoció que obtuvo un millón 900 mil lempiras para ese propósito.

Sin embargo, explicó que solo están otorgando su cuota a los representantes de cada municipio cuando estos entregan un listado detallado de quiénes conformarán las planillas.

Dijo, por ejemplo, que Pagoada no enumeró a una sola persona para la representación en las mesas.

Viana también desestimó las valoraciones de Baquedano, al asegurar que él fue parte del partido Libre y después quiso ligarse a Lidehr e incluso imponerse, pero no logró su cometido.

En ese sentido, aseveró que el Paguada ha tenido complicidad de personas que le causaron daño.

El ambiente a lo interno del novel partido Lidehr permanece crispado y con tanto roce por las credenciales de los custodios, podría ser aún peor con las de los integrantes de mesas o si surgen más problemas en la recta final de las elecciones generales.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021