Contreras: De la patastera ideológica al peón (que usa a su hermano) para tumbar el reino de Calidonio

TEGUCIGALPA, Honduras  Nuestro recordado intelectual de izquierda (y a veces medio cómico y otras con discursos casi de derecha) Matías Funes acuñó una frase que se convirtió en una lápida para quienes tienen conductas políticas ambiguas: Patastera ideológica. En otras palabras, se refiere al sujeto que no tiene claridad en sus posicionamientos, que cambia constantemente de bando, que no tiene constancia en sus postulados. En el caso de Roberto Contreras, se puede asemejar a ese...
BFlores14 noviembre, 2021

TEGUCIGALPA, Honduras 

Nuestro recordado intelectual de izquierda (y a veces medio cómico y otras con discursos casi de derecha) Matías Funes acuñó una frase que se convirtió en una lápida para quienes tienen conductas políticas ambiguas: Patastera ideológica. En otras palabras, se refiere al sujeto que no tiene claridad en sus posicionamientos, que cambia constantemente de bando, que no tiene constancia en sus postulados.

En el caso de Roberto Contreras, se puede asemejar a ese perfil y aunque un día esté de cachetes embarrados en la derecha y al siguiente negocie con la izquierda, él es de derecha y quizá no tenga conciencia de ello, por lo que tiene esa facilidad de cambiar de bando sin importar muchas veces las consecuencias. Al menos, Yani Rosenthal lo sabe a la perfección que no puede contar con él.

De hecho, hagamos un poco de memoria cuando el líder rojiblanco que compite por ser presidente mandó a decir en un comunicado que fue emitido el 8 de enero anterior que Contreras le dejó tirada la postulación (cuántos quisieran aspirar a dirigir la comuna sampedrana, ubicada en una región que produce el 53 por ciento del PIB y que es una codiciada plataforma para lanzarse a las aguas turbias de la política vernácula).

El precandidato presidencial Yani Rosenthal confirmó, a través de un comunicado, que el empresario Roberto Contreras dimitió en su aspiración por la alcaldía de San Pedro Sula y no participará en las elecciones internas y primarias del 14 de marzo.

El comunicado detalla que Contreras decidió abandonar la corriente política yanista y no participará en la próxima contienda electoral bajo ningún cargo de elección popular.

“Nuestro amigo Roberto Contreras, candidato a la alcaldía por la ciudad de San Pedro Sula ha decidido no participar en el próximo proceso electoral por motivos personales… Agradecemos que los cuadros de Roberto Contreras continúen respaldando a nuestro precandidato a la presidencia Yani Rosenthal”, detallaba uno de los apartados del comunicado de la comisión de campaña del movimiento rojiblanco.

Rosenthal se comprometió con los sampedranos a “presentarles próximamente a un candidato o candidata con las mejores cualidades para representar al Partido Liberal en la ciudad industrial”.

No es la primera vez que Contreras declina en sus intenciones políticas. En 2020, el aspirante presidencial de Libertad y Refundación (Libre), Wilfredo Méndez, anunciaba que Contreras sería su precandidato de la corriente Honduras Libre para la alcaldía de San Pedro Sula.

Para el 18 de mayo (de ese mismo año), el empresario de la comida se postulaba a la presidencia bajo su corriente política denominada Renovación Liberal, sin embargo, el 22 de octubre, anunciaba que declinaba su aspiración debido a que muchos de sus allegados se fugaron a la corriente de Rosenthal.

“Prometí a nuestras estructuras y nuestro movimiento Renovación Liberal que iba a comunicar la decisión tomada por mi persona respecto a la alianza o integración de nuestra corriente política con otras plataformas dentro de nuestros partidos, por tal razón, hemos decidido no participar en el proceso de elecciones internas del Partido Liberal”, dijo.

Cuatro días después, el 26 de octubre, se retractaba y anunciaba su adición a la corriente Yanista aceptando ser el candidato por la comuna sampedrana con la justificación que “no debía esconder su cabeza” al considerarse “un soldado”.

“Estamos aquí porque creemos que podemos tener un mejor país. Tenemos un reto en frente que es nuestra patria. Yo no vengo a participar porque quiero ser alcalde de San Pedro Sula, yo vengo porque tenemos que ganar San Pedro Sula. Al principio dije que me mantendría al margen pero un soldado no puede esconder su cabeza como el avestruz”, declaró ese día.

Una de las ventajas de escribir es que queda plasmado para siempre y esta pieza periodística, producida por la redacción de El Pulso viene a confirmar la inestabilidad política de Contreras; no lo juzgamos, cada quien puede hacer de su vida lo que guste, pero no puede quitarse ese mote de patastera ideológica. 

Aunque su sueño de convertirse en alcalde y ser el peón que necesitaba la oposición para hacer el jaque mate al rey Calidonio, que se apresta a un tercer mandato, siempre habrá temor de que al jurar en el cargo (su hermano Rolando le está cubriendo) se desmarque de quienes lo pueden llevar a la silla municipal.

El votar por Contreras es votar por Contreras puede ser una estrategia para retener al votante que lo apoya y menos mal -para él- porque ya quedan pocos días de las elecciones, cuando se definirá si él (y su hermano) hacen la hombrada y tumban de una vez por todas el imperio que instauró Armando Calidonio.

Para comprender del porqué la conducta política maleable del -por ahora vetado por el Consejo Nacional Electoral- un psicólogo explicó a El Pulso bajo condición de anonimato que Contreras tiene baja tolerancia a la frustración que lo lleva a tomar conductas erráticas, por lo que no le resulta extraño que tenga cambios abruptos.

Teme que este personaje pueda padecer de un trastorno bipolar (anteriormente se los conocía como maníacos depresivos), aunque consideró que es necesario la intervención presencial de un especialista para dar un diagnóstico y los respectivos tratamientos. Al trasluz de sus comportamientos erráticos, exteriorizó que puede existir un desequilibrio neuroquímico que suele desembocar en graves trastornos como ansiedad y depresión. Claro, no solo Contreras podría tener ese tipo de problemas; el experto en conducta humana señaló que tales desequilibrios pueden surgir a cualquier edad por lo que aconsejó visitas seguidas a un profesional.

Profundizó en el análisis al hallar en el empresario de la comida que tiende a ser poco tolerante a la frustración «que lo lleva a tomar conductas erráticas… son muy inteligentes y empáticos, capaces de despojarse de sus cosas por ayudar y no es un sujeto materialista. Es bien entregado (a las causas) por lo que se frustra y quisiera hacerlo todo de manera correcta».

Quizá ese descubrimiento pueda justificar los cambios radicales de Contreras: de tener una candidatura con el derechista Rosenthal a aliarse con la izquierda encarnada en Libre; si Funes (quien se declaraba ácido con el humor a pesar de su condición de diabético) estaría insistiendo que el (por ahora) excandidato sí es una auténtica patastera ideológica.

Contreras es frontal, directo, sin pelos en la lengua, eso lo sabe a la perfección el comunicador sampedrano Jorge Oseguera, quien sostuvo una agria conversación radial luego que comentara sobre el decomiso de una lancha que habría sido vendida al exjefe narco Geovanny Fuentes Ramírez. «La pregunta debe ser ¿usted le vendió la lancha a Geovanny Fuentes Ramírez…? Que sea la última vez que hablemos de este tema», le increpó el jefe de la cadena Power Chicken a Oseguera.

«Jorge…por la gran puta… No le vendí la lancha a Geovanny Fuentes… Pero quién firma por la empresa don Roberto, por la gran puta…», se escucha en el audio donde entrevistador y entrevistado tuvieron una amarga conversación sobre la lancha. Al escuchar a Contreras alterado, vendría a confirmar que tiene cierta intolerancia a la crítica.

Cualquier chancero diría ante ese altercado que «toparon la piedra con el coyol».

El psicólogo consultado por El Pulso advirtió que los bipolares no son personas deseables para nadie y no descarta que le hicieran un perfil psicológico a fin de explotar sus debilidades y neutralizar sus fortalezas porque «no son buenos para los regímenes».

«Roberto Contreras tiene mucha inteligencia emocional, pero no tolera la frustración. Para él, las cosas son blancas o negras, siempre suele combinar su ropa y le gustan los colores claros. Ese tipo de personas son las que generan los cambios y por eso se vuelven peligrosas para los regímenes», explicó el estudioso.

Infirió que sus adversarios políticos fraguaron una estrategia para desgastarlo que concluyó con su desincorporación de la planilla integrada por Libre y Salvador de Honduras tras una orden emanada por el Consejo Nacional Electoral (CNE), a fin de neutralizarlo y desequilibrarlo emocionalmente.

«Estoy casi seguro que lo quitan de la planilla porque le tienen miedo y prefieren neutralizarlo ahora y no matarlo después porque no es manipulable», razonó.

Al valorar otras cualidades del perfilado, rememoró que «durante pandemia (del coronavirus) le pagó sueldo a sus empleados a pesar de no tener ventas y usaron la coyuntura de las tormentas tropicales Eta e Iota para atacarlo. El hombre se había descapitalizado».

«No es de confianza para la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés, ni para el gobierno ni los palestinos», sentenció el psicólogo abordado por este periódico.

Claro está que todos tenemos un poco de locura, nadie es cuerdo por completo. Debemos dejar claro que los periodistas no tenemos permitido manipular nada, que debemos contar la historia tal cual, aunque a veces, en este tipo de perfiles, nos demos el lujo de parafrasear o ponernos en la piel de nuestros personajes.

Bien decía un viejo comunicador que «los periodistas buscamos historias y los personajes se ponen solos».

Don Roberto Contreras, quizá en ese afán por querer un país distinto sea blanco de críticas, señalamientos ataques y cuanto se le ocurra a sus detractores, pero los que trabajamos en el oficio -como lo llamaba el inolvidable Gabo- de juntar letras podemos jugar con figuras literarias para hacer más comprensible la lectura, por lo que nos encontramos uno de los tantas frases que nos dejó Erasmo de Róterdam en la sátira el Elogio de la locura de 1509 que si lo colocáramos en boca de otrora candidato independiente se escucharía de esta manera: «Únicamente al público corresponde juzgarme; no obstante, si el amor propio no me ciega en exceso, me parece que al hacer el elogio de la locura no estaba yo loco por completo».

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021