Colombia persiste en reconocer a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela

BOGOTÁ, Colombia A un año del fin del mandato del colombiano Iván Duque, el mandatario persevera en su política respecto a Venezuela, contraria al pragmatismo que requiere una frontera común de más de 2.200 kilómetros. En momentos en que el Gobierno de Nicolás Maduro anuncia la reapertura de frontera para retomar el intercambio comercial de productos, Colombia insiste en reconocer al líder opositor Juan Guaidó como «presidente interino de Venezuela». Una jugada política con la...
BFlores11 octubre, 2021

BOGOTÁ, Colombia

A un año del fin del mandato del colombiano Iván Duque, el mandatario persevera en su política respecto a Venezuela, contraria al pragmatismo que requiere una frontera común de más de 2.200 kilómetros.

En momentos en que el Gobierno de Nicolás Maduro anuncia la reapertura de frontera para retomar el intercambio comercial de productos, Colombia insiste en reconocer al líder opositor Juan Guaidó como «presidente interino de Venezuela».

Una jugada política con la que hace dos años, la diplomacia colombiana se jugó el todo por el todo, y logró convencer a más de 48 países para que también aceptaran a Guaidó. Sin embargo, en la actualidad, esa posición carece de efecto en el terreno.

«El Gobierno de transición al cual reconoce el Estado colombiano no tiene mayor capacidad de injerencia. La misma existencia del Gobierno de oposición es difícil de sostener», dijo a Sputnik Ronald Rodríguez, investigador y vocero del Observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario.

La Unión Europea aseveró, a comienzos de este año, que dejaba de reconocer al líder opositor Juan Guaidó como presidente interino o encargado de Venezuela (aclarando, también, que dudaba de la legitimidad de la elección de la nueva Asamblea Nacional Venezolana, tras la cual, Guaidó dejó de ser su presidente).

Igualmente, varios países latinoamericanos quitaron sus credenciales a la representación diplomática paralela venezolana.

Aún así, Colombia persevera, como quedó evidenciado esta semana con las declaraciones de Duque sobre la reanudación del tránsito oficial por la frontera, que atribuyó a la presión de la oposición.

Igualmente, el 6 de octubre, en la conmemoración del Bicentenario de la Constitución de 1821 de Cúcuta (que marcó el inicio de la República), el Gobierno colombiano transmitió una declaración de Guaidó, como «presidente interino de Venezuela», al mismo nivel de los discursos enviados por el presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, y el jefe de Estado de Panamá, Laurentino Cortizo.

«Pocas veces el Gobierno colombiano ha apoyado tan decididamente a la oposición venezolana. En este momento, decidió hacerlo con Juan Guaidó y no ha resultado nada bien», agregó Rodríguez, quien destacó, además, que la presión por reabrir la frontera se ha dado por gobiernos locales, y no «por un acercamiento entre Iván Duque y Nicolás Maduro, ni por la oposición venezolana».

Guaidó, quien en ese momento era presidente del legislativo venezolano, se autoproclamó presidente interino en 2019 y Colombia fue uno de los primeros países en aceptarlo.

Tras el impulso diplomático internacional, el líder opositor organizó una entrega de «ayuda humanitaria» para su país, que pasaría en camiones por los puentes internacionales limítrofes en la ciudad de Cúcuta (este), como el Simón Bolívar, el Francisco de Paula Santander, y el de Tienditas, que no alcanzó a ser inaugurado.

Maduro rechazó la iniciativa entonces, al considerarla una injerencia extranjera, y su Gobierno puso unos contenedores en estos puntos para bloquear el paso de vehículos. Por este motivo, la entrega no se produjo.

A raíz de esta tensión, los funcionarios de servicios consulares colombianos fueron expulsados y desde entonces, las relaciones colombo-venezolanas son prácticamente nulas.

«La oposición convenció a varios gobiernos con cantos de sirena de que era inminente la salida de Nicolás Maduro (…) y eso no era cierto. La realidad es que la situación en Venezuela era mucho más compleja», agregó el experto.

El apoyo colombiano a la oposición venezolana no fue, sin embargo, retribuido. Para Rodríguez, «Duque ha sido muy generoso con el gobierno encargado de la transición y la oposición venezolana no se ha portado en similitud».

Una muestra de ello es la falta de nombramiento de embajador de Guaidó en Colombia, advierte el analista o, incluso, el manejo inadecuado de Monómeros, filial de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), que tiene sede en Colombia.

«La corrupción de Monómeros afecta la relación, porque es una empresa estratégica en el sector agrícola colombiano, y pasamos de la corrupción que se presentaba con el régimen venezolano a la corrupción con la oposición», asevera.

Duque entregó la administración de esta empresa agroquímica a representantes de Guaidó, tras su reconocimiento como «presidente interino».

Pero el cambio de administración no solo significó «un cambio de corrupciones, sino que se ha puesto a uno de los importantes proveedores en el sector agrícola colombiano en veremos», insiste Rodríguez.

La recuperación de la empresa estuvo en el centro de la negociación de Maduro con la oposición, que se lleva a cabo en México.

En septiembre pasado, la Superintendencia de Sociedades de Colombia anunció que «sometió a control a Monómeros Colombo Venezolanos S.A., (…) tras identificarse situaciones susceptibles de mejora, en sus procesos económicos, jurídicos y administrativos», según un comunicado de esa entidad.

La tensión entre ambos gobiernos representa un reto para que la frontera vuelva a tener vida. O, por lo menos, vida legal: cuando no hay paso oficial por los puentes, habitantes de la zona cruzan por las trochas informales (debajo de ellos) que, según las autoridades y quienes transitan por allí cada día, están controladas por grupos armados ilegales.

Las diferencias políticas pueden, en cualquier momento, «romper la posibilidad de reapertura de la frontera», advierte Rodríguez.

Por eso, «hay un trabajo muy importante por parte de las organizaciones de la sociedad civil para que esta ventana de oportunidad no se cierre», agrega.

La vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, anunció la reapertura esta semana del lado venezolano, aunque el Gobierno colombiano argumentó que, por su parte, el paso ya estaba autorizado desde junio.

La retoma del tránsito no ha sido inmediata, aunque Freddy Bernal, protector designado en temas de frontera por el Gobierno de Nicolás Maduro, dijo que esperaba que se diera el 8 de octubre. (Con información de Sputnik). 

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021