Fiscalía investiga a exmagistrados del TSE y empresa por irregularidades en contrato

TEGUCIGALPA, Honduras Todavía quedan cabos sueltos de las elecciones más cuestionadas en la historia de Honduras, cuando la oposición interpuso denuncias de fraude que -para ellos- fueron vastas y a pesar que el proceso ocurrió hace cuatro años, continúa bajo la lupa. El fenecido Tribunal Supremo Electoral (TSE) fue blanco principal de las críticas de un proceso calificado de viciado, cuando sus otrora magistrados anunció una ventaja irreversible a favor del candidato Salvador Nasralla, pero...
BFlores29 septiembre, 2021

TEGUCIGALPA, Honduras

Todavía quedan cabos sueltos de las elecciones más cuestionadas en la historia de Honduras, cuando la oposición interpuso denuncias de fraude que -para ellos- fueron vastas y a pesar que el proceso ocurrió hace cuatro años, continúa bajo la lupa.

El fenecido Tribunal Supremo Electoral (TSE) fue blanco principal de las críticas de un proceso calificado de viciado, cuando sus otrora magistrados anunció una ventaja irreversible a favor del candidato Salvador Nasralla, pero terminó proclamando ganador al nacionalista Juan Orlando Hernández.

Una nueva investigación retrae los fantasmas de aquella contienda, involucrando a los exmagistrados David Matamoros Batson (quien fungió como presidente y de filiación nacionalista), el liberal Erick Mauricio Rodríguez Gavarrete y el democristiano José Saúl Escobar Andrade.

Como parte de las pesquisas, la Fiscalía Especial para la Transparencia y Combate a la Corrupción Pública (Fetccop) y la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC) efectuaron ayer una inspección a la empresa Mapa Soluciones, acreedora de contratos a manos del desaparecido TSE.

En el proceso se requisó un total de dos mil 711 escáneres que fueron utilizados para el escrutinio del 26 de noviembre de 2017 y que permanecían almacenados en un complejo comercial de la capital.

Según el Ministerio Público, la acción es para «levantamiento de indicios» en el equipo de Mapa Soluciones, que suscribió un contrato con las autoridades por más de 41 millones de lempiras para la transmisión de datos electorales.

Asimismo, el gerente de la empresa, Faustino Reyes Rodríguez, también está bajo investigación.

«La contratación de esta empresa se gestó de forma directa, amparándose en un acuerdo de emergencia decretado por los magistrados del TSE y donde tuvo participación el señor Reyes Rodríguez como consultor, adjudicatario y beneficiario a la vez», señala la fiscalía en una nota de prensa.

Tras el anuncio de estas pesquisas, Nasralla, quien según el conteo oficial perdió por el cerrado margen de poco más de 50 mil votos, acusó a los exmagistrados de haber ocasionado una tragedia electoral.

«Los autores del fraude de 2017 siguen en la picota pública. Son culpables de miles de muertes al firmar el fraude y reelección», dijo el líder político, quien aspirar a la presidencia en los próximos comicios.

El también expresidente del TSE, Augusto Aguilar, opinó que la indagación es preocupante a menos de dos meses de nuevas elecciones. Compartió su expectativa de que la conclusión del caso podría ser que hubo errores administrativos y no corrupción.

Quien orquestó el triunfo nacionalista, según la oposición, fue el Matamoros Batson. Recibió duras críticas y fue la imagen más visible del cuestionado proceso.

Incluso, la oposición creó el término Curva de Batson para describir una fluctuación ficticia en la gráfica de votantes sustentada por las caídas del sistema de transmisión y, aseguraron, sería la única forma de justificar el drástico cambio de tendencia en favor del partido oficialista.

Matamoros Batson tenía vasta carrera relacionada al partido de gobierno. Fue en el mandato del nacionalista Ricardo Maduro (2002-2006) que fue comisionado de la Comisión Nacional de Telefonía (Conatel).

Luego, tomó el mando de la Secretaría del Comité Central del Partido Nacional y, además, se convirtió en diputado por esa entidad.

Sin embargo, renunció para desempeñarse como magistrado del TSE, donde estuvo por dos períodos, acabando su participación después de las conflictivas elecciones de 2017.

Hubo una facción del Partido Nacional que pretendía que Matamoros repitiera en el cargo, en esta ocasión, en el Consejo Nacional Electoral (CNE), pero al final se decidió que debían ser rostros nuevos.

En tanto, Erick Rodríguez, de oficio abogado y representante del Partido Liberal, también fue víctima de señalamientos, incluso desde antes de que llegara el día cúspide del proceso electoral de 2017.

Dirigentes de formación rojiblanca dijeron no entender algunas de sus acciones. Uno de ellos fue Enrique Ortez Sequeira, quien aseguró que Rodríguez quiso votar en favor de la línea continua y también de inscribir a JOH para que se presentara por segunda vez a elecciones, pero terminó cediendo a las presiones del partido.

Ortez, quien también fue presidente del TSE, dijo que parte del liberalismo comenzó a desconocer a su correligionario y que su hoja política dentro del partido podría quedar manchada con tinta azul.

El otro integrante del trío de señalados fue José Saúl Escobar, representante del Partido Demócrata Cristiano en el desaparecido organismo, pero fue señalado de estar coludido con el oficialismo.

Escobar, junto a Matamoros Batson, votaron por la inscripción de Juan Orlando Hernández, quien finalmente tomó las riendas del país para cuatro años más, pese al escándalo que hizo eco hasta en la comunidad internacional.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021