Presidente de EE.UU. señala a Honduras como productor y ruta del tránsito de drogas

TEGUCIGALPA, Honduras  Honduras se convirtió junto a otros países de la región y Asia en principales vías de tránsito y producción de droga, según denunció el presidente de EE.UU. Joe Biden. Según una normativa emitida por el gobernante norteamericano, basado en la sección 706 de la Ley de Autorización de Relaciones Exteriores, precisa que un total de 22 naciones que fueron identificadas como rutas por donde pasan toneladas de estupefacientes. «Identifico la los siguientes países...
BFlores17 septiembre, 2021

TEGUCIGALPA, Honduras 

Honduras se convirtió junto a otros países de la región y Asia en principales vías de tránsito y producción de droga, según denunció el presidente de EE.UU. Joe Biden.

Según una normativa emitida por el gobernante norteamericano, basado en la sección 706 de la Ley de Autorización de Relaciones Exteriores, precisa que un total de 22 naciones que fueron identificadas como rutas por donde pasan toneladas de estupefacientes.

«Identifico la los siguientes países como principales países de tránsito de drogas o principales productores de drogas ilícitas: Afganistán, Bahamas, Belice, Bolivia, Birmania, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, India, Jamaica, Laos, México, Nicaragua, Pakistán, Panamá, Perú y Venezuela», reza la orden ejecutiva de Biden.

En el escrito también deja claro que la nómina no necesariamente significa que los Estados no colaboren con EE.UU. en el combate al flagelo.

Según Biden, «la epidemia de sobredosis y adicción a las drogas en EE.UU. es una de las principales prioridades de salud pública de mi Administración, y abordar esta epidemia requerirá nuevas inversiones nacionales y una mayor cooperación con socios extranjeros para atacar a los proveedores de drogas ilícitas y las organizaciones criminales que se benefician».

La Casa Blanca, afirma el mandatario, «esbozó una estrategia que incluye ampliar el acceso a la prevención, el tratamiento, la reducción de daños basada en evidencia y los servicios de apoyo a la recuperación para frenar la adicción a las drogas y la epidemia de sobredosis».

Se prevé que haya una inversión de cuatro mil millones de dólares para apoyar programas de salud en beneficio de quienes sufren de adicción a las drogas dentro de EE.UU.

Asimismo, se solicitó para 2022 un presupuesto de 10 mil 700 millones de dólares «para respaldar la investigación, la prevención, el tratamiento, la reducción de daños basada en evidencia y los servicios de apoyo a la recuperación, con inversiones específicas para satisfacer las necesidades de las poblaciones con mayor riesgo de sobredosis y trastornos por uso de sustancias».

«La solicitud de presupuesto también incluye importantes inversiones para reducir el suministro de drogas ilícitas que se originan más allá de nuestras fronteras», ordenó el presidente Biden.

EE.UU. -prosigue- está comprometido «a trabajar junto con los países del hemisferio occidental como vecinos y socios para enfrentar nuestros desafíos compartidos del tráfico y el consumo de drogas».

«Mi Administración buscará ampliar la cooperación con socios clave, como México y Colombia, para dar forma a una respuesta colectiva e integral y ampliar los esfuerzos para abordar la producción y el tráfico de drogas sintéticas peligrosas que son responsables de muchas de nuestras muertes por sobredosis, en particular de fentanilo, análogos de fentanilo y metanfetamina», anunció el presidente norteamericano.

Respecto a México, declaró, «debemos continuar trabajando juntos para intensificar los esfuerzos para desmantelar las organizaciones criminales transnacionales y sus redes, aumentar los enjuiciamientos de líderes y facilitadores criminales y fortalecer los esfuerzos para incautar activos ilícitos».

El presidente de EE.UU. aprovechó para designar a Bolivia y Venezuela «por no haber realizado esfuerzos sustanciales durante los 12 meses anteriores para cumplir con sus obligaciones en virtud de los acuerdos internacionales contra el narcotráfico».

Mandó a decir al gobierno boliviano que debe «tomar medidas adicionales para salvaguardar los mercados lícitos de coca del país de la explotación criminal y reducir el cultivo ilícito de coca que continúa excediendo los límites legales de las leyes nacionales de Bolivia para usos medicinales y tradicionales».

«Además, Estados Unidos buscará ampliar la cooperación con China, India y otros países de origen químico para interrumpir el flujo global de drogas sintéticas y sus precursores químicos», anunció el titular de la Casa Blanca.

Este señalamiento directo del gobierno demócrata supone una bofetada a los esfuerzos que suele promover el presidente Juan Orlando Hernández, quien se ha declarado un socio estratégico de EE.UU. en cuanto al combate a la narcoactividad.

Si bien ha sido mencionado en un tribunal federal de Nueva York en los juicios contra exjefes narcos, como su hermano Juan Antonio y Geovanny Fuentes Ramírez, el gobernante sostiene que en sus ocho años de mandato se logró desarticular estructuras poderosas del narcotráfico al extraditar a varios cabecillas y pidió a su sucesor que continúe con esa misión.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021